InicioNoticiasLa introducción de técnicas de imagen marca el futuro de la medicina...

La introducción de técnicas de imagen marca el futuro de la medicina altamente personalizada

Mesa de la rueda de prensa. De izda. a dcha., el Dr. Luis Martí-Bonmatí, presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM); el Prof. José Luis Carreras, académico de Número de la Real Academia Nacional de Medicina y presidente de la Sociedad Española de Medicina Nuclear (SEMN); el Prof. D Manuel Díaz Rubio, presidente de la Real Academia Nacional de Medicina; D. Javier Colás, presidente de la Fundación Tecnología y Salud, y D. Julio Vega, vicepresidente de la Fundación Tecnología y Salud

“La introducción de las tecnologías de diagnóstico por imagen han abierto las puertas a una medicina altamente personalizada, dispuesta a transformar la práctica médica y contribuir a mejorar la salud y calidad de vida de los pacientes”, ha asegurado el Profesor Manuel Díaz Rubio, presidente de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), el 12 de marzo en la inauguración de la II Conferencia “Innovación en Diagnóstico por imagen”, del Ciclo La Aportación de la Tecnología Sanitaria que organizan la Real Academia Nacional de Medicina y la Fundación Tecnología y Salud. Este ciclo de encuentros tiene como objetivo aportar a todos los agentes del sistema sanitario un conocimiento más profundo de las tecnologías sanitarias y dar a conocer a la sociedad los beneficios derivados de la aplicación de estas tecnologías y de su incorporación al Sistema Sanitario.

En lo relativo a la aportación del diagnóstico por imagen en el ámbito social, Javier Colás, presidente de la Fundación Tecnología y Salud, ha asegurado que “la investigación en el área de la Tecnología Sanitaria ha permitido la incorporación del diagnóstico por imagen a la práctica clínica de la mayoría de las especialidades médicas. Además, ha impulsado la creación de “superespecialidades” dentro de los propios servicios hospitalarios, ampliando las técnicas de exploración disponibles, así como los tratamientos terapéuticos”.

Para la realización de pruebas diagnósticas y tratamientos mediante técnicas de imagen, España cuenta con alrededor de 6.000 equipos de alta tecnología, principalmente para la realización de TAC, resonancias magnéticas y mamografías. Los expertos consideran que España tiene una dotación tecnológica de equipos de resonancia magnética menor que la media de los países de la OCDE y se sitúa en la media en cuanto a dotación de equipos TAC.

Medicina Nuclear: diagnóstico precoz y tratamiento selectivo
En opinión del profesor José Luis Carreras, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina, presidente de la Sociedad Española de Medicina Nuclear (SEMN) y que participó en la puesta en marcha del primer centro PET en España en 1995 “la Medicina Nuclear ha evolucionado de manera espectacular en los últimos años. En la actualidad están en marcha en España más de 50 equipos de tomografía por emisión de positrones (PET), de los cuales aproximadamente la mitad son PET-TAC”, es decir, tecnología que aporta la ventaja de la fusión de imágenes que adquiere la Tomografía Axial Computarizada (TAC) y una mayor localización anatómica de las lesiones malignas. Asimismo, este experto aclara que “está prevista la incorporación de seis más sólo en la Comunidad de Madrid”. Según los datos de la SEMN, en la actualidad existen en España 140 centros con unidades de Medicina Nuclear, de ellos, el 60% son públicos y el 40% son privados.

Las tecnologías en Medicina Nuclear emplean isótopos radioactivos, radiaciones nucleares, variaciones electromagnéticas de los componentes del núcleo y técnicas biofísicas afines para la prevención, diagnóstico, terapéutica e investigación médica. “Es decir, se inyectan moléculas marcadas con trazados radioactivos para seguirlas por el cuerpo y obtener imágenes, curvas o puntajes que permiten un diagnóstico preciso de la enfermedad”, aclara este experto. Sin embargo, matiza que “no sólo se trata de medicina molecular, porque no sólo se observan comportamientos moleculares, sino también celulares, entre otros”. Todo ello permite “intervenciones mucho más precisas”, apostilla.

En el área del diagnóstico, las ventajas de estas innovaciones radican fundamentalmente en que la Medicina Nuclear “no es invasiva” y permite detectar anomalías difíciles o imposibles de percibir con otras técnicas. “Con ello se favorece el diagnóstico precoz y se permite una mayor rapidez en el tratamiento de la enfermedad”, destaca el profesor Carreras. En el caso del cáncer, detalla que la Medicina Nuclear “permite detectar la célula cancerosa por su función, mientras que por su aspecto podría pasar desapercibida”. En el área terapéutica, su “gran aportación” es el tratamiento selectivo y directo de tumores, mediante substancias que van directamente al órgano enfermo y destruyen las células cancerosas.

De acuerdo con el profesor Carreras, la técnica de cirugía radioguiada más importante que se utiliza en la actualidad en este ámbito es la llamada técnica de la biopsia selectiva del ganglio centinela (BSGC), que permite determinar al cirujano el primer lugar en la que hay presencia de metástasis en los casos en los que ésta se ha producido. “Antes se quitaban todos los ganglios y éstos no estaban afectados en tres cuartas partes de los casos”, asegura. En la actualidad, y gracias a estas innovaciones, se evitan linfadenectomías (extirpación de los ganglios linfáticos en el área del tumor) innecesarias. Asimismo, explica que “estas técnicas están validadas en melanoma y cáncer de mama, pero se está probando estas técnicas de la biopsia de ganglio centinela en otros tumores como cánceres de cabeza y cuello y colorrectales”.

Radiología Médica: un entorno digital
En primera línea de la trasformación de la práctica médica está la especialidad de la Radiología Médica. De acuerdo con el doctor Luis Martí-Bonmatí, presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM), “hace no muchos años los radiólogos se aproximaban al paciente analizando las imágenes radiográficas impresas en una placa, en un soporte físico. El número de imágenes que analizaba estaba limitado al número de placas que se imprimían y, además, el análisis era única y exclusivamente cualitativo”.

En este sentido, la trasformación de la especialidad viene de la mano de “un entorno totalmente digital en el que, desde el ámbito radiológico, todos los parámetros cada vez están más accesibles para mejorar la detección precoz de la enfermedad, su gradación (saber cuánto de agresiva es) y para la evaluación de la respuesta al tratamiento”, explica. “Como consecuencia, este entorno digital ha permitido la manipulación informática por ingeniería de esas imágenes. Y lleva consigo un cambio en la concepción de la enfermedad: ya no sólo se analizan enfermedades sino también parámetros que expresan los componentes moleculares, celulares, estructurales y fisiológicos que son relevantes a la enfermedad. Este entorno tiene mucho que ver con las imágenes de biomarcadores y la imagen molecular”. En definitiva, habla de “un cambio de paradigma de la imagen médica: desde el arte de interpretar a la ciencia de la imagen”.

Sin embargo, el doctor Martí-Bonmatí asegura que el paso hacia el análisis de propiedades físicas, químicas y fisiológicas de los tejidos mediante imágenes digitales “a día de hoy se utiliza muy poco”, por lo que considera necesaria “una mayor información, estandarización e investigación en todos estos campos. Para desarrollar estas tareas en entorno clínico, hacen falta más profesionales con incentivación clínica, docente y de investigación”.

Buenos profesionales, menos recursos
En España existen radiólogos con una gran formación y muy activos en la investigación, según el índice de publicaciones en el Congreso Europeo de Radiología, donde España siempre se sitúa entre los cinco primeros países. Sin embargo, en cuanto a tecnología, los expertos coinciden en señalar que España está algo por detrás de otros países de nuestro entorno en cuanto a la adquisición y uso de la tecnología más puntera, a pesar de que cuenta con un importante número de equipos de última generación.

En este sentido, Julio Vega, vicepresidente de la Fundación Tecnología y Salud, asegura que “Si bien las tecnologías sanitarias han asumido un papel determinante tanto en el diagnóstico como en el tratamiento en las últimas décadas y favorecen el desarrollo de la medicina personalizada, es necesaria una mayor difusión de los beneficios de la tecnología entre los ciudadanos”. En su opinión, “la potenciación de su uso en prevención y tratamiento mejorará sin duda la calidad de vida a un menor coste.”

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí