Los bebés nacidos de mujeres con bajos niveles de vitamina D durante el embarazo podrían tener un mayor riesgo de padecer defectos en el esmalte dental y un deterioro temprano de los dientes, según un estudio realizado en Canadá.

Investigadores de la Universidad de Manitoba analizaron los niveles de vitamina D en 206 mujeres que atravesaban su segundo trimestre de embarazo, y descubrieron que sólo 21 — un 10,5%— tenían un nivel adecuado, y que estaba directamente relacionado con la frecuencia de su ingesta de leche y el consumo de suplementos de esta vitamina.

Los responsables del estudio examinaron también a 135 niños, de los cuales el 21,6% mostraban defectos en el esmalte y un 33,6% presentaban caries tempranas.

Las madres de niños con defectos en el esmalte dental tenían concentraciones de vitamina D inferiores (aunque no significativamente) durante el embarazo que las madres de niños sin defectos en el esmalte. Asimismo, se detectó un nivel de esta vitamina mucho más bajo en las madres de niños con caries. Según los expertos, los niños con defectos en el esmalte son más propensos a desarrollar caries.

El estudio se presentó el la Sesión General de la International Association for Dental Research, en Toronto, a principios del mes de julio y es el primero que muestra la relación existente entre los niveles de vitamina D maternos y la dentición de los niños.