InicioNoticiasDr. Manuel Máiquez, presidente de SEOD: “Los dentistas podemos contribuir, de forma...

Dr. Manuel Máiquez, presidente de SEOD: “Los dentistas podemos contribuir, de forma muy activa, a que los atletas consigan sus metas”

Recientemente, la Sociedad Española de Odontología del Deporte (SEOD) se ha adherido al Consejo General de Dentistas. Para el Dr. Manuel Máiquez, presidente de la organización, esto permitirá, a buen seguro, “que los deportistas sean capaces de identificar al odontólogo como un profesional sanitario que puede contribuir a la prevención de lesiones musculares”.

Dr. Manuel Máiquez, es usted presidente de la SEOD, organización fundada en Barcelona en 1999. ¿Por qué surgió esta organización y cómo ha evolucionado en los últimos años?
– Los Juegos Olímpicos celebrados en Barcelona en 1992 supusieron el punto de partida para que, años más tarde, terminase de cristalizar el proyecto de la SEOD. El Dr. Esteban Brau, endodoncista exclusivo y, por entonces, catedrático de la Universidad de Barcelona, fue uno de los médicos estomatólogos que prestaron servicio bucodental en la villa olímpica y pudo constatar la elevada incidencia de problemas bucodentales que presentaban los deportistas, a los cuales se les presuponía un excelente estado de salud y que, sin embargo, distaba mucho de la realidad. Brau, que fue el primer presidente de SEOD, se rodeó de un equipo de excelentes profesionales, entre los que destacó el Dr. René Fasel, que asumió desde el inicio la vicepresidencia de SEOD, y que ya desde 1994 era presidente de la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo (IIHF) y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI). Junto a los doctores Carlos Canalda y Francisco Miravé, fundaron esta asociación sin ánimo de lucro el 25 de mayo de 1999 en Barcelona.

La SEOD estuvo adscrita al Consejo General de Dentistas desde entonces y hasta 2015, año en el que solicitó su baja. Paradojas de la vida, ese mismo año comenzaron los estudios de Odontología en la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), institución en la cual desempeño parte de mi vida profesional como vicedecano del Grado en Odontología y profesor de Odontología Deportiva, una asignatura que se creó para establecer sinergias con otros grados universitarios que ya se venían impartiendo con éxito en la universidad, pero que supuso un gran reto desarrollar al ser la primera universidad de España que contaba, y cuenta, con esta asignatura dentro del plan de estudios.

Un año más tarde, en 2016, la FDI World Dental Federation reconoció a nivel internacional esta especialidad en su Asamblea General celebrada en Poznań (Polonia). Así que entonces, con esta tormenta perfecta, pensamos que era el momento de coger el testigo de los miembros fundadores, formar a fuego lento un equipo que contase también con nuestros alumnos egresados más brillantes y revitalizar la SEOD aprovechando nuestros contactos a nivel internacional y con el apoyo de una universidad como la UCAM, comprometida con el deporte y los deportistas, tal y como se ha vuelto a corroborar recientemente con su alianza
estratégica con el Comité Olímpico Español (COE).

Para la FDI realizamos la traducción, adaptación y maquetación de las cuatro Guidelines de Sports Dentistry durante la pandemia, documentación que solo estaba disponible en inglés y comenzamos a estrechar lazos con sociedades científicas homónimas en otros países como Italia, Brasil y Chile, con el fin de aunar fuerzas en pro de esta especialidad.

“es fundamental que los clubes y las federaciones deportivas cuenten con un odontólogo especializado en deporte como referencia”

Aunque, tal y como explican desde la SEOD, “la Odontología del deporte es una disciplina en auge en diversos países que han sabido incorporar la figura del odontólogo al equipo técnico que monitoriza a un deportista o un grupo de atletas, en España, sin embargo, no ha sido fácil poner en valor este concepto. ¿Cómo ayuda, en este sentido, una organización como la SEOD?
– A pesar de que otros países, como por ejemplo Brasil, tengan aparentemente más tradición en el ámbito de la Odontología del Deporte, resulta llamativo que, de los 403.497 dentistas colegiados en ese país, según datos de noviembre de 2023, solo haya 41 especialistas en Odontología del Deporte. Eso significa que no estamos ni mucho menos tan atrasados. Hemos podido comprobar que el desconocimiento por parte de atletas, clubes y federaciones deportivas sobre los problemas bucodentales que pueden influir en el rendimiento deportivo es global. Por ello, nos toca ejercer una labor de concienciación, saliendo en muchas ocasiones de nuestras clínicas, para mimetizarnos con el entorno deportivo y empezar a difundir esta información.

En el concepto actual de One Health no es concebible que un atleta, tanto profesional como amateur, al cual se somete a un reconocimiento médico exhaustivo, se le estén obviando aspectos relacionados con el aparato estomatognático. Estamos trabajando para que, más pronto que tarde, veamos a dentistas especializados en deporte dentro de los equipos que monitorizan atletas, porque la repercusión de la salud bucodental tiene efectos a muchos niveles de nuestro organismo y no podemos permitir que personas que se entrenan durante cuatro años para rendir al máximo en competiciones de corta duración, vean disminuido su rendimiento por enfrentarse a un problema odontológico inesperado y no prevenido o no tratado con anterioridad.

La UCAM fue la universidad del mundo con más deportistas en los Juegos Olímpicos de Tokio. Imagen: cedida por el Comité Olímpico Español (COE).

¿Qué países han cuidado más esta disciplina?
– Si hacemos referencia al número de sociedades científicas de Odontología del Deporte, somos unos privilegiados porque a nivel mundial todavía no existen tantas. Anteriores a SEOD, únicamente EE.UU., Japón e Italia comenzaron a desarrollar asociaciones en este ámbito.

Posteriormente, países como Brasil, Corea del Sur, Chile, Alemania, Grecia y Portugal, algunos con más actividad y presencia que otros, siguieron esta tendencia. Pero no existen muchas más. Nosotros queremos ser parte activa de este cambio de paradigma que supone la figura del odontólogo y su relación con los deportistas, pero no se trata de llegar más rápido, sino de hacerlo más lejos y con el mayor número de personas alrededor. Buscando la analogía olímpica, tenemos la responsabilidad de mantener viva la llama del pebetero y de ser capaces de traspasarla a futuras generaciones de odontólogos para que continúen desarrollándola y puedan elevarla a la máxima expresión.

“cada euro que se invierte en prevención se transforma, con creces, en la obtención de mejores resultados y menor tiempo de recuperación de patologías orales por parte de los atletas”

¿Qué beneficios conlleva tener un dentista formado dentro de los equipos o federaciones deportivas?
– El odontólogo deportivo desempeña un papel fundamental en la prevención de patologías bucodentales y mejora del rendimiento de los atletas. Es absolutamente necesario instruir a este colectivo, y a sus allegados, desde los aspectos más básicos como pueden ser las técnicas de higiene oral, hasta las medidas más específicas para reducir el riesgo de lesiones bucodentales derivadas de la práctica deportiva o que permitan incrementar el rendimiento con la ayuda de la tecnología.

Digamos que es fundamental que los clubes y las federaciones deportivas cuenten con un odontólogo especializado en deporte como referencia, que trabaje conjuntamente con otros profesionales como médicos, podólogos, fisioterapeutas, nutricionistas y entrenadores para establecer un seguimiento pormenorizado de los deportistas en términos de identificación precoz de maloclusiones, problemas respiratorios o de la articulación temporomandibular, manejo de dientes traumatizados, alteraciones de la postura o de la cronobiología relacionada con los viajes y el descanso y que fomente el uso de protectores bucales individuales y férulas optimizadoras. En definitiva, un odontólogo formado que pueda intervenir en cualquier anomalía y enfermedad que afecte a los dientes, la boca, los maxilares y los tejidos anejos de los deportistas.

Hay que tener en cuenta que, cada euro que se invierte en prevención se transforma, con creces, en la obtención de mejores resultados y menor tiempo de recuperación de estas patologías por parte de los atletas y todas las federaciones y clubes quieren contar con deportistas que puedan rendir al máximo nivel.

Fomentar la realización de estudios relacionados con la Odontología y el deporte; crear vínculos científico-deportivos a nivel nacional e internacional; o colaborar con otras sociedades científicas, federaciones deportivas y entidades públicas y privadas, son algunos de los objetivos de la SEOD. ¿Cómo se canalizan los esfuerzos de la organización para lograrlos?
– El éxito de cualquier sociedad científica depende, en gran medida, del número de socios activos que sea capaz de atraer. Aunque nuestra asociación cuenta con una Junta Directiva donde están representadas cuatro nacionalidades (española, marroquí, francesa y brasileña) y varios profesores universitarios, necesitamos aumentar el número de socios. Ellos son nuestro motor, no solo científico, sino también económico, ya que con sus inscripciones nos permitirán hacer eventos formativos cada vez más variados, numerosos y abarcando más ciudades de España.
Otros protagonistas también importantes en esta ecuación son las casas comerciales, los Colegios Oficiales de Dentistas y las universidades. SEOD está abierta a todo aquel que se sienta identificado con su espíritu fundacional y quiera poner su granito de arena para dar visibilidad a esta labor.

Recientemente, se han adherido al Consejo General de Dentistas. ¿Qué supone este paso para la SEOD?
– Pues supone devolver a la asociación a la que siempre fue “su casa”, poniendo a disposición del Consejo todo nuestro conocimiento en este ámbito. Ir de la mano de una institución que representa a más de 41.000 dentistas en España es siempre una gran responsabilidad, que aceptamos con gratitud, y que a buen seguro permitirá una mayor difusión del mensaje que pretendemos transmitir, y no es otro que los deportistas sean capaces de identificar al odontólogo como un profesional sanitario que puede, entre otras muchas cosas, contribuir a la prevención de lesiones musculares.

No solo somos capaces de alinear los dientes para que luzcan perfectamente en las fotografías cuando muerden una medalla, gesto que se realiza a cualquier edad y que se convierte en la instantánea más reclamada por los fotógrafos de cualquier evento deportivo. Desde la antigüedad, esta tradición de los comerciantes que comprobaban la autenticidad de las monedas de metal llevándoselas a la boca y mordiéndolas, es la mejor campaña de marketing gratuito que la historia nos ha regalado a los dentistas que trabajamos con atletas. Y deberíamos hacer uso de ella.

“Tenemos la posibilidad de empezar a cambiar la mentalidad de los estudiantes para que pongan en valor la Odontología del Deporte, innoven, la desarrollen y puedan ejercerla como profesión el día de mañana”

Actualmente, la formación que se ofrece en este campo es escasa como ya ha mencionado. Usted, como profesor, ¿qué líneas estratégicas considera que se deben seguir para que los centros empiecen a incorporar dichas enseñanzas?
– Ser los primeros en impartir Odontología Deportiva en una universidad de España nos ha dotado de experiencia y contactos a nivel internacional como para dar el salto próximamente a impartir una formación de posgrado, de la mano de Postgrado en Odontología de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (PgO UCAM), donde vamos a transformar y profundizar en el contenido que venimos impartiendo, con la puesta en marcha de un Máster Internacional de Odontología del Deporte avalado por varias universidades y sociedades científicas homónimas pertenecientes a otros países. Este proyecto, que aúna como docentes a profesionales de Chile, Brasil, Italia y España, nace para cubrir con rigor científico la cada vez más creciente demanda por formación especializada en nuestro país, pero con el consenso internacional global al cual hemos llegado especialistas de varias nacionalidades.

En mi opinión, es una cuestión de tiempo, conforme vayamos formando a dentistas especializados en deporte, que otras universidades de España valoren incorporar a sus planes de estudio esta y otras asignaturas que se irán instaurando más adelante. La Odontología de nuestro país se encuentra entre las mejores del mundo y la gran ventaja es que se adapta con gran celeridad a los cambios que proporciona, entre otros factores, la tecnología.

Además de la formación, ¿a qué otros obstáculos se enfrenta la Odontología del deporte? ¿Cómo cree que será su futuro?
– Tanto en el deporte como en la vida, tenemos que ser capaces de focalizar hacia dónde queremos dirigirnos sin pensar en las dificultades que podamos encontrar por el camino.

Pienso que no hay metas inalcanzables, solo que algunas requieren de mucho más tiempo del que inicialmente concebimos. Tenemos la posibilidad de empezar a cambiar la mentalidad de los estudiantes para que pongan en valor la Odontología del Deporte, innoven, la desarrollen y puedan ejercerla como profesión el día de mañana.

El deporte es una cuestión de superación y los dentistas podemos contribuir de forma muy activa a que los atletas consigan sus metas. Hay que tener fe, trabajar y confiar en que el futuro sea siempre esperanzador.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!