InicioCiencia y clínicaInvestigaciónLo que los profesionales de la odontología deben saber sobre la viruela...

Lo que los profesionales de la odontología deben saber sobre la viruela del mono

Los primeros casos humanos de viruela del mono se identificaron en la República Democrática del Congo en 1970. Causada por un virus, esta viruela se propaga mayormente de una persona a otra a través del contacto directo con su sarpullido infeccioso, costras o fluidos corporales, así como durante un contacto cara a cara prolongado, a través de las secreciones respiratorias.

¿Por qué los odontólogos deben conocer la viruela del mono?

No ha sido hasta este año 2022, concretamente en mayo, cuando la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA) informó sobre la identificación de dos casos en el Reino Unido y a partir de ahí se ha visto cómo el virus se ha ido extendido al resto de Europa y del mundo.

En el caso de España, el Ministerio de Sanidad sitúa la cifra de contagio en más de 3.000 personas. Cifra que de momento y hasta ver los efectos de la vacuna, parece ser una tendencia que va en aumento.

Por este motivo, una carta al editor publicada el 17 de julio en el Journal Oral Surgery, defiende que los profesionales de la salud, entre ellos los profesionales dentales, – destacando a los cirujanos orales, – deben conocer los signos y síntomas de la viruela del mono, ya que algunas de sus lesiones más frecuentes asociadas pueden observarse primero en la región maxilofacial.

«La viruela del mono sigue siendo un desafío de diagnóstico para los médicos, especialmente en países no endémicos, y las enfermedades asociadas podrían presentar síntomas que indicarían la presencia de una infección que vaya de la mano con esta viruela», escribieron los autores del estudio, dirigidos por el Dr. Samuel Macedo Costa, PhD, investigador del servicio de cirugía oral y maxilofacial en la Universidad de São Paulo en Brasil.

Síntomas orales de la viruela del mono

En cuanto a las lesiones maxilofaciales asociadas con la viruela del mono, la carta destaca las erupciones papulopustulosas con formación de costras y cicatrices, que pueden aparecer como una dermatitis necrotizante creciente con distintas etapas vesiculopustulosas, descamativas y maculopapulares.

Asociación a otras enfermedades

Las ampollas pequeñas y frágiles en el tejido blando oral, las úlceras orales dolorosas, las lesiones dispersas múltiples en la piel dentro de la boca y los labios, las erupciones faciales y el dolor intenso, las lesiones petequiales en el paladar duro y la rigidez de la articulación temporomandibular pueden sugerir una inmunosupresión subclínica asociada con una infección de viruela del mono, escribieron los autores.

Además, la viruela símica también puede estar asociada a enfermedades como el herpes zoster, el herpes simple, el sarampión, el zika, el dengue y la sífilis.

Fuente: Dr. Bicuspid.

artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí