Flujos digitales en Odontología
Flujos digitales en beneficio de una atención integral y complementaria del paciente con necesidades estéticas y funcionales. Figura 1. Estado inicial del paciente.

A propósito de un caso clínico.

Introducción

Un flujo de trabajo digital se define como una secuencia de procesos compuesta por ayudas computarizadas que suponen: la adquisición de imágenes, el diseño asistido por ordenador (CAD), el maquinado asistido por ordenador (CAM) y la posproducción del resultado logrado.

La integración de archivos que se originan desde diversas fuentes digitales va generando distintas etapas que tienen como finalidad la materialización de un producto que se utilizará en la clínica odontológica para la exploración, el diagnóstico, la planificación, la ejecución del tratamiento, su control y mantenimiento, según sea el propósito propuesto.

La tecnología digital en Odontología, si bien está asociada en gran parte a los sistemas CAD/CAM, involucra, además, diversos dispositivos que hoy son de uso diario en la consulta odontológica y que facilitan la virtualización del paciente. La digitalización permite, por ende, que aún cuando el paciente se ausente físicamente de la consulta, el odontólogo y su equipo puedan continuar con los diversos procesos de diagnóstico de las diversas patologías y la respectiva planificación de la terapia más acorde con cada caso.

Gracias a la digitalización en Odontología, la interacción disciplinar entre los miembros del equipo se vuelve cada vez más productiva. La Odontología restauradora es más predecible y la comunicación entre profesional odontólogo y paciente es cada vez más fluida, pues el paciente puede comprender de mejor manera los escenarios a los que se expone (1).

Se hace difícil iniciar un caso clínico hoy, en el cual la Odontología no incorpore la tecnología en sus procedimientos. Un enfoque moderno basa sus procesos en los alcances cada vez más veraces de los dispositivos usados (2). Colocar un implante dental, cuyo objetivo final es la colocación de un aparato protésico para reemplazar uno o varios dientes, hoy tiene en la cirugía guiada un procedimiento que asegura mayor predictibilidad, menor morbilidad para el paciente y que viabiliza una rehabilitación protésica que cumpla con requerimientos estéticos y funcionales (3). Además, integrar en un mismo paciente procedimientos restauradores que se puedan realizar una vez finalizados los tiempos biológicos requeridos, por ejemplo, para la oseointegración y la estabilidad tisular en los implantes y tejidos circundantes, para lograr un resultado integral, es posible gracias a sistemas como aquellos que utilizan un enfoque chairside. Estos sistemas, estandartes por excelencia de las ventajas de la Odontología digital, siguen siendo una herramienta de alta utilidad para optimizar tiempo sin disminuir la calidad (4).

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Crea tu cuenta
¿Ya tienes cuenta?