331_OdontologiaDigital
Figura 1.

Introducción

En los últimos años vemos en nuestras consultas cómo cada vez aumenta la incidencia de casos de pacientes con desgaste dentario (1, 2). En muchas ocasiones, el propio paciente o un diagnóstico inadecuado, atribuyen este desgaste a los efectos del bruxismo debido al estrés o a otra actividad parafuncional que genere un desgaste de origen mecánico.

En realidad, y tal como determinó, definió y clasificó Bartlett desde hace más de una década (1, 2), muchos de estos casos se deben a erosión dentaria de origen químico, bien sea de origen intrínseco (transtornos de la alimentación, reflujo gastroesofágico, etc.) o bien de origen extrínseco (hábitos dietéticos, ambientes laborales, etc.).

Aprender a diagnosticar el origen del desgaste dentario que sufre nuestro paciente es fundamental para la elaboración de un diagnóstico adecuado y eso nos permitirá realizar un plan de tratamiento adecuado, conservador con la estructura dentaria, predecible e, incluso, elegir el momento idóneo para iniciar el tratamiento, ya que evitaremos, en los casos en los que haya una erosión activa, realizar técnicas de adhesión en estructuras dentarias constantemente atacadas por ácidos y con un complejo dentinopulpar sensibilizado, con el correspondiente riesgo de sensibilidad dentaria, fallos en la adhesión e, incluso, necrosis de las piezas dentarias tras pulpitis muy dolorosas.

Palabras clave: Erosión dental, reflujo gastroesofágico, desgaste dentario, rehabilitación oral adhesiva, carillas palatinas, planificación digital, odontología digital.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Regístrate