caries
Un grupo de niños consumiendo caramelos. Foto: Pixabay / Adina Voicu.

El 14 de octubre se celebra en todo el mundo esta cita con el fin de concienciar a la sociedad sobre cómo cuidar la salud de los más pequeños y prevenir esta enfermedad.

El Día Mundial del Futuro sin Caries (WCFFDay) se celebra por cuarto año consecutivo y, en esta ocasión, se centra en crear conciencia sobre cómo limitar el azúcar a los menores de dos años. Los expertos consideran que es es vital para su salud dental y, en consecuencia, para su estado general.

Detrás de esta cita se encuentra la Alianza por un Futuro Libre de Caries (ACFF). Se trata de una iniciativa internacional formada por grupos de expertos en Odontología y Salud Pública Oral que trabajan conjuntamente para promover acciones a diferentes niveles. Todo ello para detener los perjuicios de la caries dental y de avanzar hacia un futuro libre de esta enfermedad. La Sociedad Española de Epidemiología y Salud Publica Oral (SESPO) es la representación española de la Alianza.

Más de 600 millones de niños en todo el mundo se ven afectados por la caries de la primera infancia. Aumentar la edad en la que se introducen los alimentos y bebidas que contienen azúcar y reducir la frecuencia de su consumo son dos formas de prevenir eficazmente esta enfermedad y sus consecuencias.

Prioridades del Día Mundial

Los principales retos de esta celebración en centran en concienciar de la gravedad de la aparición temprana de las caries en la infancia a padres, dentistas, pediatras, enfermeras y otros profesionales de la salud. También se pretende limitar el consumo de azúcares en comidas y bebidas, así como evitar los azúcares libres en niños menores de dos años.

Por otro lado, se incide en la importancia del cepillado dos veces al día con pasta fluorada en todos los niños y usando siempre la cantidad apropiada a cada edad. Por último, los expertos recuerdan la necesidad de proporcionar los primeros cuidados preventivos en el primer año de vida por un profesional de la salud, necesariamente un dentista.