Dr. Torres Hortelano SEDCYDO

Dr. José M. Torres Hortelano, Presidente de SEDCYDO

Posicionar a la Sociedad Española de Disfunción Craneomandibular y Dolor Orofacial (SEDCYDO) como uno de los referentes fundamentales para el desarrollo y la difusión de la Disfunción Craneomandibular (DCM), el Dolor Orofacial (DOF) y la Medicina Oral del Sueño (MOS) en España marcan la hoja de ruta del recientemente nombrado presidente de la entidad, el Dr. José Manuel Torres. Desde estas páginas reivindica, además, una formación universitaria del odontólogo más sólida y amplia sobre la prevención y el tratamiento de las citadas patologías.

—¿Cómo afronta su nuevo cargo al frente de SEDCYDO y qué líneas de trabajo seguirá a partir de ahora?
—Es un inmenso honor y una gran responsabilidad asumir la presidencia de la Sociedad Española de Disfunción Craneomandibular y Dolor Orofacial, ya que es una sociedad con una dilatada y prestigiosa actividad científica, que ha celebrado recientemente su trigésimo segundo aniversario tras la excelente reunión internacional conjunta SEDCYDO-SEMO celebrada el pasado mes de junio en Bilbao.

Nuestras líneas de trabajo irán encaminadas a potenciar la especialidad y a favorecer el crecimiento de SEDCYDO, con el fin de que se posicione como uno de los pilares fundamentales para el desarrollo de la investigación y difusión de la Disfunción Craneomandibular (DCM), el Dolor Orofacial (DOF) y la Medicina Oral del Sueño (MOS) en España.

Intentaremos mantener un alto nivel científico tomando como referencia a las más prestigiosas instituciones internacionales en este campo, como la European Academy of Orofacial Pain and Dysfunction y la American Academy of Orofacial Pain.

Y para asegurar la supervivencia económica de la sociedad se prevé una racionalización de los gastos y una intensa campaña de captación de socios, con especial énfasis en los jóvenes odontólogos. Por último, y no menos importante, queremos potenciar la participación de los socios en los eventos científicos organizados y en la toma de importantes decisiones que hacemos en la Asamblea Anual.

—¿Cómo cree que contribuirá su equipo de colaboradores para llevarlas a cabo?
—Durante mis tres años de presidencia (2019-2022), tendré el privilegio de contar con un excelente equipo de colaboradores, todos ellos buenos amigos, grandes personas y excelentes profesionales: los Dres. Antonio Romero (vicepresidente), Antonio Blanco (secretario), Francisco Ramos (tesorero), Pilar Núñez, Javier Hidalgo y Francisco López (vocales). En este equipo se conjuga la veteranía de casi treinta años de profesión; la experiencia clínica con dedicación exclusiva; la excelencia académica (nada menos que cuatro miembros tenemos el doctorado); la proyección internacional de algunos de nuestros miembros, y la juventud y las ganas de imprimir huella y de apasionar de las nuevas generaciones. Creo que somos un equipo compacto y sin fisuras, donde todos sumamos. A todos ellos se les pide que aporten a SEDCYDO un retorno de los conocimientos y de la experiencia adquirida en su dilatada trayectoria profesional. Creo que va a ser una Junta que marcará un antes y un después.

—¿Cómo valora el trabajo realizado por su antecesora al frente de la Sociedad, la Dra. Carmen Benito?
—La Dra. Carmen Benito es una trabajadora incansable, que supo formar una Junta Directiva dinámica y coordinada, de la que tuve la suerte de formar parte. Su labor ha sido excelente, habiendo potenciado la divulgación y enseñanza de la DCM, el DOF y la MOS entre toda la comunidad odontológica y el resto de profesionales de la salud con los que compartimos intereses médicos, como los neurólogos, especialistas en dolor, cirujanos maxilofaciales, reumatólogos, psicólogos, médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, otorrinolaringólogos, etc. También intentaremos mantener esta línea de trabajo.

317_ProtagonistasTorres
Presentación de la nueva Junta Directiva de SEDCYDO en la Reunión Conjunta Internacional SEDCYDO/SEMO que tuvo lugar en Bilbao el pasado mes de junio. De izda. a dcha., los doctores Antonio Blanco (secretario), Francisco López (vocal), José Manuel Torres (presidente), Antonio Romero (vicepresidente), Francisco Ramos (tesorero) y Pilar Núñez (vocal).

—¿Cuáles serían para usted los grandes cambios que se han experimentado en la práctica de la disfunción craneomandibular y el dolor orofacial en los últimos 30 años?
—Las últimas tres décadas han venido marcadas por un gran aumento de los conocimientos científicos en ciencias básicas, la universalización de los mismos a través de las redes digitales y el desarrollo de nuevas herramientas diagnósticas médicas como la RMN, el CBCT y la polisomnografía, que nos han permitido «ver donde antes solo mirábamos», mejorando el entendimiento de la fisiopatología de los cuadros médicos relacionados con la DCM, el DOF y la MOS.

Nos hemos visto obligados a cambiar el modelo tradicional biomédico mecanicista de relación causa-efecto por un enfoque basado en el entendimiento del individuo como una unidad biopsicosocial que implica un planteamiento diagnóstico y terapéutico más integral del paciente y de su patología.

El enfoque terapéutico de la DCM y el bruxismo ha cambiado radicalmente, pasando de los modelos tradicionales basados en una etiología mecanicista ocluso-dental (Síndrome de Costen) a modelos médicos interdisciplinarios donde se explora todo el conjunto del sistema estomatognático, se estudia su relación con estructuras próximas cráneo-cervicales, se valora el entorno psico-social del paciente y se tienen en cuenta posibles interacciones que pueda haber con otros cuadros médicos de carácter general como, por ejemplo, la Hiperlaxitud Ligamentosa Sistémica, o con ciertas alteraciones respiratorias del sueño, como el Síndrome de Apnea/Hipopnea Obstructiva del Sueño.