Donnay Clinica Dental
La obsesión del Dr. Donnay, director médico de Donnay Clínica Dental, es que «seamos capaces de digitalizar todos y cada uno de nuestros procesos».

Donnay Clínica Dental

«Un nuevo concepto de clínica dental integral e integrada». Así define su director médico a Donnay Clínica Dental, el resultado de una visión forjada allá por 1997 en la pequeña ciudad de Vitoria-Gasteiz tras un amplio bagaje profesional y la clara visión del Dr. Imanol Donnay sobre cómo deberían ser las clínicas dentales del futuro. Una filosofía basada en la profesionalidad, capacidad y experiencia médica puesta en práctica en cada uno de sus casos, junto con una obsesión por cuidar el más mínimo detalle en la relación con el paciente. Todo ello, acompañado de la más alta tecnología en sus instalaciones y un complejo y diverso equipo humano que fortalece, día a día, la confianza que las personas depositan en su clínica dental.

En el año 1997, y de la mano del Dr. Imanol Donnay, nace Donnay Clínica Dental en Vitoria-Gasteiz. Tal y como él mismo afirma, la apuesta en esta pequeña ciudad de Álava, «sonaba arriesgada» en aquel entonces y en un mercado donde se pretendía transformar los habituales comportamientos de los pacientes respecto de su clínica dental de referencia. Hoy, 22 años después, aquel pequeño proyecto, pero con una gran visión de futuro, ha pasado a convertirse en una de las referencias nacionales del sector odontológico, respaldado por una clínica de 700 metros cuadrados con 11 gabinetes, un equipo de 48 personas y una estable cartera de pacientes a la que se añaden personas que provienen de otras provincias limítrofes a ser tratadas por su equipo.

318_AlaUltima
Donnay Clínica Dental dispone de un total de 11 gabinetes y un equipo de 48 personas, todo ello en una superficie de 700 m2.

En este tiempo, si algo se ha mantenido estable en la evolución de Donnay Clínica Dental ha sido la permanente actualización de conocimientos médico-odontológicos del Dr. Donnay. «La continua formación es fundamental si queremos afrontar los retos del futuro del sector odontológico. Si algo estamos aprendiendo de nuestra trayectoria es que lo que hoy sabemos probablemente no nos valga para las nuevas necesidades y, sobre todo, exigencias de nuestros pacientes. Hoy somos mucho más críticos en nuestra labor, no solo porque hablamos de la salud de una persona, sino, sobre todo, por el incremento de la calidad de los servicios prestados a los pacientes que, cuando llegan a una clínica dental, quieren que sea todo exactamente como se lo imaginan y, a poder ser, que supere sus expectativas. Esto nos obliga a ir un paso por delante en muchos aspectos y ahí radica la necesidad constante de la formación», asegura el Dr. Donnay.

Pensar en digital

En plena madurez del siglo XXI, el ámbito digital ha calado tan hondo en nuestras vidas que prácticamente cualquier aspecto personal, profesional y de ocio está totalmente influenciado por el mundo de la digitalización. Así lo entiende el Dr. Donnay, al afirmar que «quien piense que al hablar de digital nos referimos exclusivamente a plataformas de comunicación, o al marketing en las webs, redes sociales, etc., o simplemente en adquirir nuevas máquinas más avanzadas, está absolutamente equivocado. Estamos viviendo una auténtica transformación digital de nuestro negocio a todos los niveles organizativos y médicos de nuestras clínicas dentales. Quien no lo vea así, quedará apartado, no por el sector, sino por el mercado».

Pero ¿en qué momento surgió esta necesidad de apostar por la Odontología Digital? Según su testimonio, el Dr. Donnay lo vio claro hace aproximadamente quince años, momento en el que lo digital ya estaba adquiriendo importancia en muchos sectores profesionales. En lo que se refiere al dental, «ya se estaba generando debate con antelación y las primeras casas comerciales comenzaban sus desarrollos tecnológicos en este área. Por ello, decidimos formar parte de los primeros pasos de la implementación de la tecnología digital en nuestra clínica, aún sabiendo que desconocíamos la deriva que tomaría en un futuro. Tenemos que entender y adaptar los nuevos procesos digitales en nuestras clínicas, incorporar el flujo digital en nuestro día a día, pensar en digital. Todo ello estoy absolutamente seguro de que redundará en mejorar la calidad de nuestros tratamientos. En nuestra clínica, cada día trabajamos para llegar a ser cien por cien digitales en todos y cada uno de nuestros procesos, tanto a nivel clínico como de gestión. Mi obsesión es ésta, que seamos capaces de digitalizar todos y cada uno de nuestros procesos. En los próximos meses nos convertiremos en clínica certificada en el Diseño de Sonrisas Digitales».

318_AlaUltima
Donnay Clínica Dental será, en breve, una clínica dental certificada en el Diseño de Sonrisas Digitales.

Como resultado de todo ello y en cuanto a la aparatología o herramientas con las que cuenta Donnay Clínica Dental, a día de hoy, el Dr. Donnay insiste en que «la tecnología ha sido uno de los pilares de nuestra filosofía desde nuestros inicios, siendo una constante en todos estos años. En este nuevo escenario digital podemos citar desde el CBCT, que supuso un gran cambio en nuestro modo de diagnosticar, hasta los diferentes modelos de escáneres intraorales, fresadoras, escáneres de sobremesa, gafas de realidad virtual, el X-Guide, impresoras, DSD (Digital Smile Design), gafas virtuales… En definitiva, tecnologías digitales adaptadas e incorporadas en nuestros procesos para mejorar la calidad de los tratamientos».

En este sentido y, precisamente, a la hora de analizar los principales cambios que se han producido en dichos tratamientos como consecuencia de la irrupción de la citada transformación digital, en palabras del director técnico de Donnay Clínica Dental, «antes los tratamientos protésicos eran más largos, se requerían tiempos de elaboración más extensos y disponíamos de menos datos para desarrollar planes más precisos. Ahora, nos encontramos ante tratamientos que son mucho más limpios, más reproducibles, en los que, si tuviera que destacar algo entre todos ellos sería la precisión y la exactitud que estas tecnologías nos aportan. Ciertamente es un campo extraordinario. Más cómodo para los dentistas y los pacientes y, en definitiva, menor tiempo de citas y mayor eficacia».