Anestesia dentista
Shutterstock / wavebreakmedia.

La organización colegial de Santa Cruz de Tenerife recomienda acudir a las revisiones periódicas e informar al odontólogo de cambios de medicación o aparición de patologías, ya que pueden afectar al tipo y cantidad de anestesia utilizada en los tratamientos.

Cuando un paciente o usuario acude a la consulta de su dentista es vital que informe al odontólogo sobre varios temas que pueden influir en el tipo de anestesia que se le va a aplicar. El Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recomienda acudir a las revisiones periódicas e informar al odontólogo de cualquier alergia, cambio recetado en la medicación o la aparición de nuevas patologías, ya que pueden afectar al tipo y cantidad de anestesia utilizada en los diferentes tratamientos.

La anestesia local es la más aconsejable y utilizada en empastes, endodoncias, carillas y extracciones dentales. Además, no está contraindicada en el caso de embarazo. De forma excepcional, puede ser requerida también a la hora de realizar la limpieza dental, bien porque la placa dental es muy abundante o porque se sufre de alta sensibilidad. De ahí la importancia de una higiene diaria bucodental adecuada como medida preventiva de esta situación y de las revisiones periódicas con el dentista.

Los odontólogos tienen también a su disposición cremas o geles anestésicos, pero que solo son útiles para adormecer la zona en la que se inyectará anestesia local. Se utiliza para evitar el dolor provocado por el pinchazo.

Sedación

La mayoría de tratamientos odontológicos pueden llevarse a cabo con anestesia local. En este sentido, desde el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recuerdan que es el dentista quien determinará el tipo de anestesia.

El uso de la sedación con óxido nitroso se utiliza para aminorar la ansiedad y las náuseas del paciente. La sedación, que puede ser leve o consciente (se utiliza más cantidad), es más frecuente en el tratamiento periodontal o implantológico. La sedación consciente intravenosa requiere un anestesista y especialista en reanimación y se utiliza en intervenciones quirúrgicas en la cavidad oral.

«Debido a los diferentes requisitos y personal cualificado que requiere la aplicación de sedación, es importante que acudamos a nuestro odontólogo habitual. Él nos explicará todo lo necesario o nos aseguraremos que sea un profesional colegiado quien nos haya prescrito este tipo de anestesia en un establecimiento de confianza», dicen desde la organización colegial tinerfeña. Asimismo, recuerdan que el uso de anestesia general no se puede llevar a cabo en una clínica, ya que debe realizarse siempre en un entorno hospitalario.