Figura 2. Sala de esterilización.

Introducción

Tras la aparición en los años 80 del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), se empezaron a tomar medidas más rigurosas en nuestro campo en cuanto a asepsia se refiere. Evitar las infecciones cruzadas en nuestro gabinete ha de ser nuestra meta principal en cada tratamiento. Es nuestra obligación y va en la ética profesional de cada uno poner en marcha todos los protocolos disponibles para ello (1).

Sobre las superficies de nuestro entorno y de nuestro instrumental se depositan multitud de microorganismos como bacterias, virus, protozoos… que pueden transmitir diversas enfermedades. La cadena epidemiológica consta de una fuente infectiva, un huésped susceptible y una vía de transmisión de microorganismos. Se define como los pasos que ese agente causal recorre desde su medio habitual hasta provocar una infección en un huésped. Nuestra labor es romper esa cadena para que los microorganismos no lleguen al huésped.

Es obligatorio que todo el personal que trabaja en la consulta tenga conocimiento de cómo utilizar los materiales sanitarios y de desinfección. Todo esto está regulado por la norma 93/42/CEE y su traducción a la normativa de nuestro país en el Real Decreto 1591/2009 del 16 de octubre (2, 3).

Los procesos de desinfección y esterilización no son nuevos. Las gangrenas y las amputaciones de miembros eran habituales. Ya en la antigua Roma, Galeno hacía hervir los instrumentos y las gasas antes de curar a los gladiadores. En 1680, Denis Papin inventó el digestor, antepasado de nuestros autoclaves, el cual no era más que una olla a presión. Después de la invención del primer microscopio por Anton van Leeuwenhook en 1683, un naturalista italiano, Lazzaro Spallanzani, en 1765 estudió la efectividad del calor en la destrucción de bacterias. Joseph Lister en 1866 demostró que con calor podía detener el crecimiento de las bacterias, lo que influyó en el procedimiento de la pasteurización. Carles Chamberlain en 1880 hizo el primer autoclave de vapor presión. En 1933 se comercializó el primer autoclave en EE.UU. (4).

A lo largo de este artículo vamos a describir los procesos de esterilización desde la recogida del material utilizado en el gabinete, hasta su almacenaje final.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Regístrate