Figura 3. Colocación de la fresa en un tallado realizado por el Dr. Vela (imagen cedida por el propio doctor).

Introducción

La rehabilitación de sectores posteriores mandibulares con extrema reabsorción vertical es un reto en la cirugía implantológica al que nos enfrentamos en las clínicas dentales de forma rutinaria. Otra práctica que se está convirtiendo en rutina en las consultas también es la implementación de técnicas quirúrgicas de menor invasividad (cirugía mínimamente invasiva) que consigan reducir la morbilidad de los pacientes al mismo tiempo que preservar al máximo los tejidos del paciente y reducir los costes del tratamiento (en tiempos y económicos) (1-3).

En esta línea de actuación surgen los implantes cortos y extracortos, para minimizar las intervenciones quirúrgicas en los pacientes con extremas reabsorciones verticales, presentando tasas de éxito comparables a los implantes de longitud «convencional» (4-5). Aun con esta nueva herramienta -los implantes cortos y extracortos- existen casos en los que no es posible realizar el tratamiento de los pacientes sin previamente colocar injertos debido a que el volumen óseo residual no permite la inserción de los implantes extracortos de menor longitud de forma directa. Para este tipo de atrofias se ha desarrollado esta técnica que presentamos a continuación, que consiste en el fresado parcial o total de la cortical superior del canal dentario para la inserción del implante, aprovechando estos milímetros vitales en estos casos tan complejos.

El propósito de este estudio es el de describir un abordaje mínimamente invasivo de los casos con grandes atrofias verticales mandibulares a través del fresado de la cortical del canal dentario, analizando una serie de casos en los que se ponga en práctica esta técnica.

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Crea tu cuenta
¿Ya tienes cuenta?

 

Amplía tus conocimientos y fórmate