Los ordenadores permiten ya expandir capacidades en el tiempo y en el espacio.

Las novedades tecnológicas para este 2018 (I)

Estamos seguros de que en este 2018 seremos testigos de muchas novedades en el sector dental en general y concretamente en las nuevas tecnologías CAD-CAM. Bajo el lema «Innovación, tecnología y futuro digital» se celebrará el Salón Internacional de Equipos, Productos y Servicios Dentales, Expodental 2018, del 15 al 17 de marzo. Será una magnífica oportunidad para observar de primera mano las novedades y avances que se irán incorporando en el campo dental. Asimismo, el salón dedicará un espacio al sector de formación siendo la fecha del 15 de marzo el Día del Estudiante, este es el día elegido para la visita de los alumnos/as de 4º y 5º de Odontología así como de los futuros higienistas y protésicos dentales, que ofrecerá un marco de referencia e información cualificada sobre la oferta académica actual.

Mientras quedamos a la espera de la Expodental 2018 y de todas sus novedades, y dadas las fechas en las que nos encontramos, iniciaremos este espacio de divulgación tecnológico con una exposición que hemos visitado recientemente y que aúna tradición y futuro. La exposición que se puede ver en la Fundación Telefónica (Madrid) hasta el 4 de febrero no dejará indiferente a nadie: «el futuro y el pasado pueden inspirar el presente».

Futuros comunes de Norman Foster

El objetivo de esta muestra es aproximar al público la obra de Norman Foster y su visión del futuro. La exposición se centra en el trabajo del arquitecto y confirma cómo el futuro y el pasado pueden inspirar el presente. Desde sus primeras obras, hace más de medio siglo, la arquitectura de Norman Foster ha procurado utilizar el conocimiento técnico para prefigurar el futuro para superar barreras físicas o sociales. Inspirándose tanto en las construcciones históricas como en los avances científicos, sus proyectos reconcilian tradición y modernidad, inteligencia urbana y capacidad transformadora, excelencia estética e innovación tecnológica.

Norman Foster.

Y en esa línea de futuro, e incluso con la meta de la expansión de la humanidad fuera del mismo planeta, se muestra un colosal proyecto, una base lunar para la Agencia Espacial Europea, construida con robots y tecnología 3D, con la primera realización del arquitecto, un minúsculo refugio en forma de cabina de avión, el Cockpit.

El proyecto explora la posibilidad de construir alojamientos en la luna mediante técnicas de impresión 3D. Debido al reto que supone transportar peso a través del espacio, se propone usar como materia prima el suelo lunar, conocido como regolito. Cada habitáculo acoge cuatro personas, ofreciéndole protección ante los meteoritos, las radiaciones y los grandes cambios de temperatura. Las cápsulas se construyen a partir de un módulo tubular que viaja en un cohete espacial y, a partir de él, una cúpula inflable sirve como base de la definitiva. La cubierta final se imprime sobre la cúpula mediante capas sucesivas de regolito inyectadas por un robot siguiendo un patrón celular inspirado en estructuras biológicas como los huesos de los pájaros, para lograr la máxima resistencia con la mínima cantidad de material (Código QR1).

De vuelta a la tierra nos hacemos eco de una noticia relacionada con las nuevas tecnologías del futuro que ya están aquí.

Base lunar de la Agencia Espacial Europea construida con robots y tecnología 3D.

Recientemente se presentó lo que se ha denominado la próxima revolución en la informática de la mano de Windows Mixed Reality, donde los ordenadores permitirán expandir capacidades en el tiempo y espacio. Es una nueva experiencia que combina la sensación de la realidad virtual con un fenomenal sentido presencial, sumergiéndose en mundos virtuales y permitiendo la realización de actividades aparentemente imposibles.

Esta tecnología no es nueva y desde el 2015 la introducción de Microsoft HoloLens, el primer sistema holográfico totalmente autónomo del mundo, ya nos mostraba el camino que se iba a seguir en el futuro inmediato.

Además, para aquellos que sigan pensando que esto está todavía muy lejano, pues nada más lejos de la realidad, de hecho en la pasada IDS 2017 de Colonia sorprendentemente las vimos y tuvimos la oportunidad de probarlas y comprobar las increíbles posibilidades que puede ofrecer este tipo de tecnología.

No nos atrevemos a aventurar si estas gafas se utilizarán en un futuro próximo en el campo dental pero desde luego nadie hoy en día pensará que esto es solo ciencia ficción y desde luego para los más jóvenes estudiantes este tipo de tecnología es real e incluso totalmente posible (Códigos QR2y QR3).
Otro ejemplo de este tipo de tecnología aplicada a la Odontología es ICNOS.

¿Qué es ICNOS?

Es el primer sistema de comunicación y distracción de Realidad Aumentada pensado para el paciente que acuda al dentista. Este sistema emplea las gafas Epson Bt350 y la App Icnos, mediante la cual el paciente puede elegir diferentes opciones de entretenimiento, además de poder comunicarse con el dentista.

ICNOS.
Beneficios

Los pacientes: Pueden comunicarse durante el tratamiento y pueden escoger los contenidos de entretenimiento, lo que repercute en una disminución de la ansiedad.
Los profesionales: Aumentan la eficacia del tratamiento, ofrecen a los pacientes una experiencia agradable en la clínica (Códigos QR4y QR5).

Las impresoras 3D en el aula

Y si de futuro hablamos necesariamente tendremos que dedicar un apartado especial a la educación. Todos estamos de acuerdo en su importancia, y así nos lo recuerda la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO): «Ante los numerosos desafíos del futuro la educación es una herramienta indispensable para que la humanidad pueda progresar en valores como Paz, Libertad y Justicia Social». Esta educación, además, se tiene que prolongar a lo largo de toda la vida del ser humano.

Una de las tecnologías que está llamada a revolucionar la sociedad en general y la educación en particular es la fabricación aditiva y algo que hay que tener claro es que el tiempo nunca se detiene y sigue imparable hacia el futuro, por lo que se van a requerir de nuevas habilidades y capacidades en el mundo laboral, las Ciencias y las Humanidades. En el presente hay muchas personas que están trabajando para hacernos posible el futuro, pero el futuro sin duda alguna es de los estudiantes de hoy en día.

En la última IDS de Colonia se pudieron probar numeros avances tecnológicos como gafas 3D.

La situación actual de la educación es difícil de analizar y mucho menos se puede generalizar, pero existen informes como el del programa internacional para la evaluación de estudiantes (PISA) que analiza el rendimiento de los estudiantes en varios países, y no arroja unos buenos resultados para la enseñanza de España.

Según los datos de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat) 2016, España es el segundo país de la Unión Europea en fracaso escolar.

En la educación secundaria existe abandono escolar e incluso en la educación universitaria se ha producido un descenso en las matrículas.

En el ámbito de la educación, en general, se percibe cierta falta de motivación del alumnado.
Todos estos hechos están generando un clima de cierto desencanto entre los miembros de la comunidad educativa.

¿Cambio de paradigma?

Los talleres son un recurso formativo muy utilizado en el sector dental.

Sin embargo, frente a la educación tradicional, en el informe Horizon presentado por Johnson y colaboradores (2015), se habla de seis tendencias educativas emergentes, que pueden mejorar las capacidades de los estudiantes:

• Flipped classrom (aula invertida)
• Bring your own device (trae tu propio dispositivo)
• Makerspace (talleres creativos)
• Wearable technology (tecnología de objetos portátiles)
• Adaptative learning technologies (tecnologías de aprendizaje adaptativo)
• The internet of things (internet de las cosas)

Estas tendencias no son totalmente nuevas y de hecho algunas ya están incorporadas de diferentes maneras en los centros de formación. Los «makerspace» talleres son un recurso formativo muy utilizado en el sector dental desde la formación secundaria como en las universidades, pasando por congresos, ferias y colegios profesionales).

¿Has oído hablar del movimiento maker?

El movimiento Maker se puede traducir como hacedores o creado­­­res, y promueve el aprendizaje a través de la experiencia y la creación de productos de forma artesanal y en comunidad utilizando para ello la tecnología. Surgió hace algo más de una década a partir del concepto Do It Yourself (DIY). Gracias a él, se generan comunidades compuestas por personas con diferentes perfiles y conocimientos que, preocupadas por los problemas y necesidades de la sociedad, trabajan juntas para buscar una solución. Y lo hacen de forma artesanal, por medio de la tecnología y siguiendo dos premisas: generar soluciones económicas y fácilmente replicables.