De izda. a dcha., los Dres. Luis Vázquez Vázquez, Xavier Gil Mur, Montserrat Catalá, José Luis Gutiérrez, Manuel Díaz Lanciego, Daniel Torres Lagares, Mª José Muñoz Leal y Concepción Martínez Álvarez junto a José Luis del Moral, director de GACETA DENTAL en el centro de la imagen.

Docentes universitarios analizan el actual escenario formativo

Ante la llegada o no de las especialidades a España, másteres oficiales, doctorados y títulos propios siguen dando forma a la oferta universitaria de postgrado en nuestro país. Para conocer más de cerca los diferentes programas educativos GACETA DENTAL reunió a ocho docentes del mundo universitario, quienes se refirieron también a la importancia del perfil investigador dentro del equipo formativo, la generación de sinergias entre universidades y la inminente necesidad de renovación de un profesorado cada vez más envejecido.

Más allá de la tan mencionada plétora profesional, el demandado establecimiento del númerus clausus, la creación de las especialidades odontológicas que tanto se hacen esperar, o el cada vez más delicado mercado laboral al que tienen que hacer frente los recién graduados en Odontología, los invitados al último desayuno de trabajo organizado por GACETA DENTAL, un grupo de docentes universitarios, pusieron sobre la mesa otros asuntos que también ocupan el día a día de los equipos formativos de nuestro país. Entre ellos, la necesidad de aprovechar las sinergias que se pudieran generar entre las diferentes universidades, tanto públicas como privadas, el fortalecimiento de la labor investigadora de los docentes, así como la elaboración de planes de estudios basados y orientados a la práctica clínica con especial atención a las nuevas tecnologías o el modelo de las fundaciones clínicas universitarias.

De todo ello debatieron los doctores Xavier Gil Mur (Universidad Internacional de Cataluña, UIC), José Luis Gutiérrez Pérez y Daniel Torres Lagares (Universidad de Sevilla), Concepción Martínez Álvarez (Universidad Complutense de Madrid, UCM), Luis Vázquez Vázquez (Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, URJC), Montserrat Catalá Pizarro (Universitad de Valencia), Manuel Díaz Lanciego (Universidad CEU San Pablo de Madrid) y Mª José Muñoz Leal (Universidad Europea de Madrid).

Con el fin de conocer más en detalle la oferta formativa actual de cada una de las universidades mencionadas, inició el turno de intervenciones la Dra. Concepción Martínez Álvarez, quien refiriéndose al Grado de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) aseguró que «estamos teniendo muy buena respuesta, siempre hay exceso de alumnos, con lo que al final en las previsiones que hace el rectorado siempre nos quedamos con más de los 100 alumnos que normalmente solicitamos. Ahora estamos involucrados en un proceso de remodelación del plan de estudios bastante profundo. En relación con el postgrado, en el Máster oficial desde que tenemos nivel 3 de MECES (marco español para promover la movilidad de la educación superior en Europa) hemos experimentado un bajón en el número de alumnos que lo solicitan. Tenemos 50 plazas que se llenan, pero un poco a trancas y barrancas. Sí que se cubren con mucha facilidad las 30 plazas del Doctorado, que está funcionando muy bien. En cuanto a los Títulos Propios son bastantes y muy requeridos. Por su parte, la formación continua cuenta con proyectos interesantes con muchísima demanda siempre».

Formación en inglés

Desde la Universidad Europea de Madrid, la Dra. Mª José Muñoz Leal quiso destacar el Grado tanto en español como en inglés. «Estamos cubriendo plazas y lo que me está llamando mucho la atención en estos dos últimos años es que cada vez más estudiantes españoles demandan formación en inglés, sobre todo para poder trabajar en el extranjero. En cuanto a los másteres, tenemos cinco y las expectativas de cubrirlos son bastante altas. En este caso, aun siendo oficiales y orientados hacia la investigación con un gran número de créditos, al alumno le atrae el carácter profesionalizante del Máster, ya que lo que buscan es aprender en un área concreta, más allá de que le pueda conducir o no al Doctorado. Para este último, la demanda es menor».

Manuel Díaz Lanciego, responsable del área de Odontología de la Universidad CEU-San Pablo, aseguró que su centro oferta 100 plazas, 60 nacionales y 40 internacionales. «Además, tenemos dos Másteres oficiales y tres Títulos Propios con una demanda altísima. No tenemos problema de cobertura y no es un número de plazas muy elevado, unos ocho alumnos por Máster de los que estamos muy satisfechos. En cuanto al Doctorado, este año ha sido una explosión. Se está empezando a realizar mucha investigación con las dos cátedras que tenemos, progresando y publicando mucho».

Grado en bioingeniería

Los docentes asistentes al desayuno incidieron en la necesidad de crear sinergias entre las diferentes universidades.

Por su parte, Xavier Gil Mur quiso destacar cómo en la Universidad Internacional de Cataluña «estamos muy satisfechos porque vemos que personas que tienen nota para entrar en una universidad pública, cada vez más vienen a la privada. Tenemos el Grado en castellano y en inglés, al que acuden muchas personas de Asia, de algunos países de Europa y sobre todo de México. En el Doctorado también ocupamos las plazas y tratamos de que las tesis sean realmente potentes, dar un salto de calidad en la investigación. Como dato más original reseñar nuestro futuro ‘Grado en Bioingeniería: prótesis dentales y técnicas ortopédicas del aparato locomotor’, que hemos creado de la mano de los colegios profesionales de protésicos dentales. En estos momentos hay estudios de FP que, por las características de los mismos, no abordan o no pueden abordar los avances tecnológicos de la prótesis dental. Creemos que es dignificar una profesión, la del protésico dental, que ya no es tan artesanal, sino que tiene una parte científica y tecnológica de primera magnitud. Es un salto que vamos a comenzar en el próximo curso académico para cubrir una necesidad del país».

La Dra. Montserrat Catalá, vicedecana de Odontología de la Universidad de Valencia, añadió otro aspecto relacionado con la titulación de Odontología, la gran vocación existente en España por las Ciencias de la Salud. «Odontología en Valencia está dentro de la Facultad de Medicina y esta proximidad atrae mucha vocación de médicos que eligen esta opción por si no pueden acceder a Medicina. Con respecto al Grado, tenemos 80 plazas porque nuestra estructura formativa en cuanto a equipamiento es de 80 unidades y contamos con una experiencia ya de nueve años como Fundación Lluís Alcanyís. Dicha organización, que es pública, tiene la encomienda de gestionar todo lo que es formación clínica, donde los estudiantes trabajan prácticamente en unas condiciones similares a las de una clínica privada, solo que con tutores clínicos a su lado para que se desenvuelvan clínicamente. También tenemos un Máster oficial de carácter exclusivamente investigador que concebimos para aquellas personas que quieren hacer una prolongación, si no exclusiva en docencia, en investigación y que quieren hacer su tesis doctoral. También ofertamos más de 20 Títulos Propios, cuya gestión va asumiendo progresivamente la fundación».

Los asistentes al encuentro explicaron, uno a uno, la oferta de postgrado de sus centros.

Revisión continua

Para el Dr. José Luis Gutiérrez Pérez, por su experiencia como docente en la Universidad de Sevilla, «las reglas del mercado no han reducido la demanda de estudios por parte de los jóvenes, sino que están cambiando las condiciones de trabajo de los egresados, pero sus expectativas, su ilusión, todavía no se ha conseguido derribar. La universidad en su conjunto ha conseguido posicionarse y curiosamente, y aunque no está entre sus troncos principales, ha encontrado un espacio bastante razonable en el ámbito de la formación continuada. Sin embargo, con el espacio europeo de educación superior, el Máster oficial ha quedado ahorcado, no genera esa expectativa de fortalecimiento del perfil investigador. Por ello, y como novedad de la Universidad de Sevilla, el Dr. Gutiérrez Pérez afirmó que «hemos hecho una apuesta bastante rompedora aplicando el criterio de troncalidad, confiando en que algún día lleguen las especialidades. Hemos configurado un Máster oficial, en tres versiones (Odontología médico quirúrgica, Infantil y Restauradora), que genera el inicio de un marco profesionalizante para el alumno. Estamos en este proceso de revisión continua del Máster oficial con la idea de ligar un continuo y que el alumno pueda luego completarlo con los Títulos Propios». Por otra parte, el Dr. Gutiérrez se refirió también al modelo de las fundaciones como un ámbito muy interesante «que me gustaría explorar. Todas las facultades de Odontología cubrimos parcelas difíciles de abordar incluso en los hospitales y que pueden dar respuesta a las necesidades de la sociedad», concluyó.

recisamente y como director clínico de la Fundación Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, el Dr. Luis Vázquez Vázquez se refirió a que «nuestra profesión es una necesaria combinación de práctica clínica y formación teórica, por ello llevamos dos años inmersos en un proceso de adaptación de la formación basada en aprendizajes a través de nuestra fundación que lo único que pretende es poner de relieve todas las realidades que necesita la universidad para que sus alumnos puedan desarrollar una mayor práctica clínica. El objetivo final de las fundaciones es autofinanciar o mejorar el nivel de las prestaciones, de las inversiones en nuevas tecnologías…». En relación al Máster Oficial, englobado en este caso en la Facultad de Ciencias de la Salud, desde la URJC «lo que se decide es apostar por la calidad, la Facultad de Ciencias de la Salud sólo dispone de 60 plazas habilitadas, donde prima la calidad sobre la cantidad de tesis, buscando que los doctorandos que tiene un perfil investigador se distingan por ello», aseguró el Dr. Vázquez.

Búsqueda de sinergias

Uno de los aspectos que en más ocasiones se repitió por parte de los participantes en este encuentro fue la necesidad de colaborar entre todos los actores implicados. Así lo aseguró el Dr. Gutiérrez Pérez, para quien «entre universidades privadas y públicas hay que generar sinergias y un entorno colaborativo del que todos nos beneficiamos y que, afortunadamente, cada vez va cuajando más. Probablemente el único marco en el que esto se puede dar es en universidades orientadas a la excelencia. El problema es que hay un buen número de ámbitos universitarios que no abandonan su zona de confort y en consecuencia se generan resistencias al cambio. En este sentido, las privadas han aportado mayores ámbitos de innovación que las públicas. Hay que romper, hay que innovar y saltar de dicha zona».

La renovación del profesorado fue otro de los temas tratado durante el encuentro.

A este respecto, la Dra. Martínez Álvarez mostró su acuerdo con que «estamos en un momento en el que hay que romper, dar un paso adelante, ver dónde estamos, a dónde tenemos que ir, pero hay que ver también lo que hemos luchado durante muchos años para conseguir la formación odontológica tan buena que tenemos ahora a tenor de la demanda existente de nuestros odontólogos en el extranjero.

Simplemente quiero que echemos la vista atrás y que nos reconfortemos con que hemos generado un excelente producto».

En este punto y retomando la necesidad de establecer colaboraciones, el Dr. Vázquez afirmó que «son muy importantes las sinergias entre las universidades y aprender unos de otros para determinar cuál es la metodología que más puede beneficiar a los alumnos. Es necesario establecer vínculos y herramientas de comunicación mediante grupos de trabajo y más reuniones de este tipo que permitan extraer las claves fundamentales para impulsar, que el método de formación en España sea mejor, si cabe, del que es. Seguramente dichas claves estén ya en el propio sistema educativo. Además, un modelo como el de una Fundación, pretende buscar y optimizar unos recursos propios que supondrán una importantisima mejora añadida a aquellos que recibimos de la Comunidad de Madrid, pues a nadie se le escapa que la calidad requiere y va de la mano de un buen capital humano y de la inversión en equipamiento y tecnología. Es importante basarse en la experiencia y el excelente trabajo que como antecesores habéis realizado y que hoy día permite que la calidad y la innovación docente sea una efectiva realidad», puntualizó.

Asimismo, el Dr. Gutiérrez añadió que «también es importante el tema de generar alianzas en el ámbito de la propia ciencia. Venimos de intentar montar laboratorios de investigación en las universidades y estamos incorporándonos poco a poco a la dinámica de la ciencia más avanzada y, afortunadamente, en todas las facultades existen grupos de personas que lo están logrando. Este concepto de cómo los dentistas acaban necesitando al conjunto de profesionales y de la ciencia para establecer alianzas estratégicas es un reto muy interesante en este momento».