Sol Archanco destaca la evolución en el número de colegiados, que ha pasado de los 300 en el año 2006, a los casi 2.000 en la actualidad.

Sol Archanco, Presidenta del Colegio Profesional de Higienistas Dentales de la Comunidad de Madrid

Con varias legislaturas a sus espaldas al frente del Colegio de Higienistas de Madrid, que acaba de estrenar sede, Sol Archanco continúa firme en su labor de dar a conocer la actividad del higienista dental tanto a nivel social como institucional. El impulso de la formación continua, la lucha contra el intrusismo y el reconocimiento de la profesión de higienista como elemento clave en la prevención de la salud son algunas de sus prioridades al frente de la organización colegial.

—Recientemente el colegio se ha trasladado a una nueva sede. ¿A qué se debe este cambio de ubicación? ¿Qué ofrecen las nuevas instalaciones a los colegiados?
—De forma resumida, habría que decir que la anterior sede se nos había quedado pequeña. En el año 2006, el colegio contaba con 300 colegiados, pero en la actualidad somos cerca de 2.000 y, lógicamente, los servicios y actividad que ahora realiza el organismo son infinitamente mayores. La nueva sede, situada en Paseo de la Castellana 143, está bien comunicada por transporte público y dispone de una estructura y dimensiones, que hace cómodas y sencillas las gestiones profesionales que realizan los colegiados. La nueva sede dispone, además, del área administrativa; de un área específica de biblioteca para el estudio y consulta; una de atención al colegiado y, sobre todo, ofrece unas magníficas instalaciones para los cursos de formación.

Y dentro de esa tarea de búsqueda, selección y adecuación me gustaría destacar la magnífica labor del secretario, César Calvo Rocha, quien ha dirigido y coordinado dichos trabajos.

—El colegio ha potenciado mucho la formación continua en los últimos años. En el arranque de su último mandato nos decía que el objetivo era convertir su organización en la referencia formativa de la profesión. ¿Cree que se está consiguiendo este ambicioso objetivo?
—Uno de los objetivos de la actual Junta es dotar al colectivo de higienistas de toda España de la mejor oferta formativa posible, –tanto en su modalidad presencial como on line–. Una oferta formativa completa, que abarcará no solo la formación en aspectos clínicos, sino también en otras áreas como gestión y habilidades personales que nos hagan mejores profesionales. Y la verdad, es que sí, que estamos muy orgullosos de los éxitos que la formación continuada ha alcanzado. Un éxito que, sin duda alguna, tiene como protagonista a nuestra vicepresidenta y responsable de Formación, Leonor Martín-Pero.

—¿Qué podrán encontrar formativamente, de cara a este nuevo curso que arranca, los higienistas madrileños?
—Pensábamos que la gran actividad formativa realizada hasta el momento no podría superarse, sin embargo, la constante demanda de formación de nuestros colegiados ha hecho que, prácticamente, durante todos los fines de semana del próximo curso exista actividad docente en el colegio y, además, diversificada en todas las áreas: Odontología tradicional, holística, nuevas tecnologías, gestión, habilidades profesionales, etc… Esta actividad, tanto por su volumen como por la calidad de sus cursos y docentes, ha hecho que se sigan incorporando a este programa formativo nuevos laboratorios, como colaboradores y patrocinadores. A todos ellos, les agradezco su compromiso con la formación de nuestros higienistas.

—¿Qué respuesta tiene la formación on line –plataforma «e-higiene»– entre sus colegiados?
—El compromiso del colegio de Higienistas Dentales de Madrid es con todos los higienistas de España por lo que, conocedores de las dificultades que, a veces, existen para acudir presencialmente a los cursos, creamos «e-higiene», una plataforma digital abierta a todos los profesionales, que desde su creación, en 2010, ha formado ya a más de 1.700 higienistas.

—Además de la formación, ¿en dónde está centrando sus esfuerzos la presidenta del colegio de higienistas madrileño y su equipo para mejorar la situación del profesional de la higiene dental?
—Es importante dar a conocer la actividad del higienista a nivel social e institucional por eso, desde el colegio, tratamos de tener la mayor presencia posible en centros educativos y universitarios, y entidades sanitarias públicas y privadas; además tenemos suscritos convenios de colaboración con departamentos sanitarios de la Comunidad de Madrid, como es el caso del Área de Atención Primaria, así como con entidades locales y municipios de la región, para la celebración de jornadas y actos conjuntos relacionados con la salud dental.

—¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta la profesión de higienista dental? ¿Tiene margen de crecimiento profesional?
—Vivimos en un mundo en permanente cambio y transformación. Basta observar para ver cómo quedó atrás la imagen del dentista individual haciendo su trabajo de forma aislada. Los equipos multidisciplinares, en el ámbito asistencial del sector dental, marcan el modelo a seguir; la colaboración entre profesionales (dentistas e higienistas) es el modelo que la sociedad moderna exige. Por otro lado, los avances técnicos y de la ciencia han ido cambiando el perfil de las profesiones en general, creándose nuevas áreas y actuaciones que, hace años, no podían pensarse, y esto es de aplicación, también, al sector dental.

Esa nueva forma de entender el trabajo, mediante equipos de profesionales y la continua aparición de nuevas técnicas y especialidades, provoca que el ejercicio profesional sea cada día más complejo y que el higienista dental deba estar en permanente cambio y adaptación para responder a esas nuevas áreas y habilidades que han surgido y que seguirán apareciendo.

—Desde asociaciones y colegios se han lanzado también en los últimos meses campañas informativas para acercar la figura del higienista dental a la sociedad, así como para combatir el intrusismo. ¿Han encontrado colaboración y ayuda en la Administración?
—El intrusismo es una lacra, en esta profesión y en todas. Dentro de las competencias del Colegio de Higienistas de Madrid, se encuentra la de luchar contra el intrusismo, por eso, desde su creación, el colegio ha trabajado en colaboración con los Servicios de Inspección de la Consejería de Sanidad de Madrid, para detectar la presencia de falsos higienistas en las clínicas dentales, –carentes de titulación académica o de la colegiación obligatoria–, que, con su actividad, ponen en peligro los derechos de pacientes y usuarios. Este modelo de colaboración está funcionando magníficamente y ha servido para corregir numerosas irregularidades en las clínicas, por lo que desde estas líneas vaya por delante nuestra felicitación para las personas que integran y desarrollan su trabajo en dicho Servicio de Inspección de Centros Sanitarios de la Comunidad de Madrid.

—Y a nivel judicial, ¿ha llevado a cabo su colegio iniciativas de este tipo?
—El colegio no ha dudado en interponer las oportunas querellas criminales cuando ha tenido conocimiento de situaciones explícitas de intrusismo; de hecho, desde el año 2007 a hoy, se han tramitado y finalizado con sentencia firme cinco querellas, finalizando todas ellas con condena penal para el intruso, la última el pasado mes de julio. Además, por parte de nuestros servicios jurídicos, se analizan e investigan las denuncias recibidas, por si pudieran ser constitutivas de delito e interponer las oportunas querellas.

—¿Es el higienista dental un perfil reconocido dentro del sector dental?
—Se está produciendo una gran transformación en el sector dental y la conciencia de trabajar mediante equipos disciplinares ha hecho que se produzca un reconocimiento de la figura y competencias del higienista para la salud de la población, tanto por parte de los propios dentistas, que cada vez se apoyan más en el higienista, como por parte de las sociedades científicas y laboratorios que, conscientes de la creciente importancia de esta profesión, incorporan al higienista a sus foros y paneles de expertos.

Sol Archanco aboga por una mejor preparación técnica de los higienistas, extendiendo su formación académica a los 240 créditos ECTS.
Sol Archanco aboga por una mejor preparación técnica de los higienistas, extendiendo su formación académica a los 240 créditos ECTS.

—A su juicio, ¿serían deseables mejoras en los planes de estudio de los higienistas dentales?
—Dada la complejidad técnica y los avances que está experimentando la sanidad dental aconsejaría asegurar una mejor preparación técnica de los higienistas, extendiendo su formación académica a los 240 créditos ECTS, acompañado de unos mayores niveles de formación práctica, al igual que en los países más avanzados, tales como Finlandia, Holanda o EEUU.

—¿Cómo ve el futuro de la higiene dental a medio plazo?
—La sensibilidad del sector político no puede darle la espalda a esta importante profesión sanitaria que es el higienista dental. Nuestra profesión posee un componente fundamental en la prevención de la salud. La correcta actividad de un higienista dental genera importantes beneficios para el individuo y para la sociedad, tanto en forma de salud como de ahorro de costes, por lo que estoy segura de que todos los estamentos políticos y administrativos seguirán tomando conciencia de la importancia y la gran labor que aporta el higienista dental, mediante su labor preventiva y de colaboración con el dentista.

—Después de todo lo expuesto, ¿cómo resumiría la importancia del colegio?
—El Colegio de Higienistas de Madrid se ha convertido en la referencia de esta profesión, tanto para la sociedad como para la Administración. Los números y hechos avalan esa afirmación: más de 1.500 colegiados; las cuotas colegiales más bajas de cualquier colegio profesional con servicios que se extienden desde la cobertura de la póliza de responsabilidad civil profesional gratuita al asesoramiento jurídico gratuito (en cualquier área o especialidad); la cobertura gratuita de una póliza de accidentes; herramientas informativas como la web o la Revista Digital RH y la formación continuada, tanto presencial como a través de nuestra plataforma de on-line, «e-Higiene», con unos precios muy por debajo de la oferta existente en el mercado, además de convenios específicos con las principales universidades y sociedades científicas españolas, entre otros servicios, hacen de este Colegio un verdadero referente en la profesión.

—¿Cuál es el secreto del éxito?
—Se logra gracias al trabajo y la transparencia en la gestión, al esfuerzo de los distintos equipos de entusiastas compañeros que han formado las Juntas de Gobierno y las Comisiones de Trabajo que, sacrificando su tiempo libre (y también «no libre»), dedican muchas horas y presencia a los trabajos del colegio.

Y por otra parte, el principio de transparencia en la gestión que hemos establecido. Somos conscientes de que somos gestores de los intereses de la profesión y por ello hemos ido dotando al colegio de instrumentos que faciliten esa transparencia; así, por ejemplo, el pasado año, y a iniciativa de la propia Junta de Gobierno, se sometieron al control de auditoría externa las cuentas económicas del colegio; un modelo de control voluntario que repetiremos en los ejercicios restantes de este mandato. Y por otra parte estamos inmersos ahora en la implementación de los protocolos de Corporate Compliance («buen gobierno») que garantice que todas las actuaciones del colegio, de sus miembros y colaboradores se realizan con estricto cumplimiento de la Ley y de los principios éticos.