Defensa de la profesión

Otro de los aspectos que surgió a lo largo del debate fue el de la competencia derivada de las clínicas franquiciadas. En opinión de Román Barrocal, «el 70% de la Odontología que se está haciendo en la actualidad en lo que se refiere a volumen de pacientes se lleva a cabo en las clínicas de franquicia, cuyo funcionamiento es diferente».

En este sentido, el doctor Peláez Rico aseguró que «hace años no había tanta competencia. El problema es que el paciente te exige inmediatez y aunque sabemos que hay ciertos tiempos que no podemos acortar, intentas hacerlo porque sabes que si no, tristemente, el paciente se va a ir a otra clínica. Las clínicas franquiciadas a lo mejor cuentan con un laboratorio propio que solo trabaja para ellos, lo que nos obliga también a nosotros a un nivel de exigencia para que los pacientes no se vayan».

Para Bettina Cortés, «el gran problema con las franquicias dentales proviene de que al paciente le falta un poco de respeto hacia la figura del odontólogo. Creo que antes la Odontología se veía de otra manera y ahora ha pasado a ser algo meramente cosmético porque las franquicias lo venden así. Y no podemos olvidarnos de la parte médica».

En el mismo sentido se refirió Román Barrocal a este tipo de clínicas en las que en su opinión «el paciente no habla con el odontólogo, sino con un profesional que le vende un producto».

Más optimista se mostró Pedro Herrera Torres, quien aseguró que «no me preocupa no trabajar para ninguna clínica de franquicia porque tener gente de esos volúmenes y que solo quiere una prótesis rápida estropearía nuestro laboratorio y deterioraría los tiempos de mis clientes de siempre, aquellos que me están demandando un trabajo determinado y una respuesta. En este aspecto considero muy importante posicionarse dentro del mercado. Además, el que va a una boutique no compra en un mercadillo. Quiere un resultado determinado, no se va a una franquicia».

En este punto, Bettina Cortés insistió en que «el mercado se ha empequeñecido muchísimo porque han crecido tanto estas franquicias que si se llevan el 70% del volumen, ¿qué nos queda a todos los demás?».

Para el doctor Sánchez Turrión «no cabe duda de que hay que aspirar a un tipo de tratamiento cada vez mejor. Pero estamos hablando del paciente, siempre los habrá que vayan a ti porque creen que eres bueno y que se lo vas a hacer muy bien sin importarle que cobres más que otra persona. Ese es el tipo de paciente con el que quieres seguir.

Pero cuando te viene un paciente que ha ido a cuatro clínicas y te empieza a preguntar si le cuesta más o menos, sin hablar ni de lo que hay que hacer, mal vamos».

Al margen de la clínicas franquiciadas, Román Barrocal hizo referencia a la competencia procedente también de los clínicos que «a día de hoy están montando fresadoras en las propias clínicas».

A ese respecto, Pedro Herrera Torres recordó que «el aspecto legal dice que el único que puede fabricar prótesis, al igual que la Odontología solo la puede ejercer el odontólogo, es el técnico especialista en Prótesis Dental (ahora técnico superior), quien puede diseñar, reparar y fabricar prótesis dentales». El problema para el doctor Jesús Peláez Rico es que «cuando se meten empresarios que no solo quieren vivir bien, sino además lucrarse, pasan estas cosas».

Flujo digital

En cuanto a la «relación tecnológica» creada entre el laboratorio y la clínica, todos los presentes en el encuentro se refirieron a la necesidad de mejora en los escáneres intraorales. La percepción de Pedro Herrera Torres es que «el laboratorio, en líneas generales, ha ido por delante de la clínica. Son muchos los laboratorios que tienen escáneres, son un poco menos los que tienen escáneres de fresadoras y son menos los que tienen varios de ambos, pero nosotros que trabajamos casi con 100 clínicas no recibimos ni un solo archivo digital. El flujo digital se rompe en el escáner intraoral. Y no es que huyamos de lo que viene, sino que vamos a lo que nos funciona y a lo práctico».

De izda. a dcha., Pedro Herrera Torres, José Luis del Moral, Bettina Cortés y Andrés Sánchez Turrión.
De izda. a dcha., Pedro Herrera Torres, José Luis del Moral, Bettina Cortés y Andrés Sánchez Turrión.

No obstante, Herrera Torres añadió que «un día el flujo digital existirá. Que van a mejorar los escáneres está clarísimo y que estaremos trabajando como no nos imaginamos también es verdad». Por su parte, el doctor Peláez Rico recordó que «todavía hay mucho volumen de protésicos y odontólogos, no tan inmersos en el ámbito universitario, a los que les resulta algo chocante el tema de la tecnología», añadiendo que «el flujo digital es relativo, por eso al final seguimos realizando modelos físicos».

Por su parte, Román Barrocal, aseguró que «el modelo convencional, el de escayola, tiene una cosa que no tienen todos los demás y es que es retocable, puede retocarse en el laboratorio».

«Acordaros de lo que decía Gregorio Marañón: ‘utiliza siempre el penúltimo tratamiento más moderno’», concluyó el Dr. Serrano Madrigal.

El protésico, ¿especie en extinción?

Otro de los aspectos que protagonizó este encuentro entre técnicos de laboratorio y clínicos fue el expuesto por Román Barrocal de una posible «desaparición de los protésicos» provocada por los avances tecnológicos y la cada vez mayor competencia en el sector. El más contundente al respecto fue Pedro Herrera Torres, quien aseveró que «hoy día el decir que se va a acabar la profesión puede ser un titular, pero está lejos de la realidad porque nosotros tenemos la obligación de reciclarnos, de aprender, de disfrutar viendo qué podemos hacer. Si uno se ancla, se muere. Lo que hace falta es el conocimiento del experto manejando una máquina, las máquinas nos ayudan, pueden hacer muchas cosas, pero qué le vas a hablar a una máquina de reconstrucción de la articulación temporomandibular (ATM) y de oclusión. El futuro del protésico, como en cualquier otra profesión a la que le afecta la tecnología, está en la reconversión. No va a desaparecer, pero se va a tener que reconvertir», concluyó Herrera.

Los invitados, uno a uno

  • Dr. Andrés Sánchez Turrión. Profesor titular de Prótesis Estomatológica en la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Miembro del Comité Científico de GACETA DENTAL.
  • Dr. Benjamín Serrano Madrigal. Médico estomatólogo, doctor en Odontología (UCM).
  • Pedro Herrera Torres. Gerente y director técnico de Prótesis del Sur. Vicepresidente de la Asociación Científica Andaluza para la Divulgación de la Prótesis Dental (Acaden).
  • Román Barrocal. Director y gerente del Laboratorio Rab Dental. Miembro del Comité Científico de GACETA DENTAL.
  • Dr. Jesús Peláez Rico. Profesor Asociado del Departamento de Prótesis Bucofacial de la UCM, Máster Prótesis Bucofacial por la UCM y profesor colaborador del mismo.
  • Bettina Cortés. Directora del Laboratorio Dental Cortés Bergmann.
    Antonio Resino. Digital Restoration & Sales Specialist Manager de Henry Schein.

Patrocina

HENRY SCHEINN BAJA LOGO