De izq. a drcha., José Manuel Navarro, presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas, y Jesús Morera, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias.

Ya hay censadas un total de 497 clínicas dentales

La plétora compromete la situación laboral de los dentistas y la atención odontológica a los pacientes.

El Colegio de Dentistas de Las Palmas ha querido llamar la atención de las autoridades administrativas en materia sanitaria y educativa, e informar a la población acerca de las consecuencias del incremento del 26% de dentistas en Las Palmas en los últimos cinco años.

Según refleja la Estadística de Profesionales Sanitarios Colegiados en 2015, en la provincia se contabilizaron 631 dentistas colegiados en 2015 frente a los 499 de 2011. Un índice de crecimiento que contribuye a que, en Canarias, con 59 dentistas por cada 100.000 habitantes, se duplique la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de «un dentista por cada 3.500 habitantes». De las 497 clínicas dentales inscritas en el Registro de Centros Sanitarios Autorizados del Servicio Canario de la Salud, 400 se ubican en Gran Canaria, 60 en Lanzarote y 37 en Fuerteventura.

La plétora profesional continúa

El Colegio señala como uno de los problemas más acuciantes en el sector de la Odontología en la actualidad el de la plétora profesional, al comprometer la situación laboral de los dentistas y la calidad de la atención odontológica a los pacientes. Su presidente, José Manuel Navarro Martínez, manifiesta al respecto que «los serios problemas derivados del excesivo número de profesionales en Canarias en particular, y en España en general, están afectando seriamente a las condiciones de trabajo de los dentistas, pues vemos cómo, además de avocar a muchos de ellos a emigrar a otros países, empiezan a proliferar el subempleo, el paro o la figura del falso autónomo, lo que a su vez compromete la prestación de una atención odontológica de calidad a los pacientes».

De izq. a drcha., José Manuel Navarro, presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas, y Jesús Morera, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias.
De izq. a drcha., José Manuel Navarro, presidente del Colegio de Dentistas de Las Palmas, y Jesús Morera, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias.

Anualmente, en España, a un mercado laboral ya saturado, se suman 1.850 nuevos odontólogos, provenientes de 21 universidades españolas, un motivo que justifica la petición de establecimiento de un numerus clausus que contribuya a restringir el número de titulados y que mejore las perspectivas laborales de los profesionales, a la vez que redunde en una atención odontológica de calidad.

Según señala la Conferencia de Decanos de Facultades de Odontología, un 60% de los dentistas provienen de las 9 universidades privadas, y el 40% restante de las 12 universidades públicas, siendo España uno de los pocos países que permite cursar la carrera de Odontología en universidades privadas, donde el número de estudiantes matriculados casi duplica al de las facultades públicas.

En el caso de la Comunidad Autónoma de Canarias, según se desprende de la Estadística de Profesionales Sanitarios Colegiados en 2015 del INE, el incremento del número de dentistas en los últimos cinco años alcanzó el 24% –de 1.015 en 2011 a 1.259 colegiados en 2015–, siendo el crecimiento en el conjunto de España del 19%, con 29.070 dentistas en 2011 y 34.641 en 2015.

La plétora profesional preocupa, especialmente, en un territorio saturado de dentistas y afectado por la mercantilización de la Odontología, cuyo efecto ha contribuido a un incremento del 70% en las reclamaciones presentadas por los pacientes en el Colegio de Dentistas de Las Palmas al cierre de 2015 y que, según la institución colegial, continúan creciendo en lo que va de año, a un ritmo de dos reclamaciones por semana.

De ahí que, en la reunión celebrada en marzo entre José Manuel Navarro y el Consejero de Sanidad, Jesús Morera, para tratar las cuestiones prioritarias que afectan a la Odontología en la provincia de Las Palmas, se abordaran, entre otros, los asuntos relacionados con el elevado incremento de las reclamaciones presentadas en el Colegio de Dentistas de Las Palmas hacia cadenas de clínicas dentales, la importancia de regular la publicidad engañosa, y la problemática asociada a la plétora profesional.