Las elecciones se celebrarán el 24 de enero

El domingo 24 de enero se celebrarán las elecciones a la Junta de Gobierno del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región y las Juntas Provinciales de Ávila, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. Dos han sido las candidaturas presentadas: las encabezadas por los doctores Antonio Serrano y Felipe Sáez. Ambos candidatos han atendido amablemente a GACETA DENTAL para desgranarnos los principales puntos de sus programas.

El Dr. Antonio Montero apunta a la plétora profesional como el principal problema de la profesión.
El Dr. Antonio Montero apunta a la plétora profesional como el principal problema de la profesión.

DR. ANTONIO MONTERO: «ME PREOCUPA LA DERIVA QUE LA PROFESIÓN ESTÁ TOMANDO EN ESTOS ÚLTIMOS AÑOS»

—¿Por qué ha decidido presentarse a la presidencia del COEM?
—En primer lugar, por considerarme un apasionado de mi profesión. Soy un privilegiado. Esta profesión me ha dado muchas cosas: la satisfacción de ayudar a los demás, así como algunos de mis mejores amigos y me ha permitido desarrollar mi vocación docente y una forma digna de ganarme la vida. Se puede decir que mi trabajo es además la mayor de mis aficiones. Creo que ha llegado el momento de devolverle algo de lo que todos estos años me ha otorgado. Estoy orgulloso y feliz de ser dentista y me preocupa la deriva que la profesión está tomando en estos últimos años: el mercantilismo, la competencia desleal, los sobretratamientos en ocasiones diagnosticados y prescritos por comerciales y tantas y tantas cosas que hacen que cada vez más compañeros se sientan desencantados, deprimidos y no vean un futuro esperanzador a medio plazo. A mí mis maestros me enseñaron que el éxito profesional acaba llegando poco a poco, trabajando duro, formándose bien y tratando de hacer las cosas cada día mejor. Hoy esto parece que no vale y lo único que les interesa a algunos empresarios es el enriquecimiento a corto plazo dejando a un lado el interés asistencial, explotando a compañeros recién graduados y centrándose únicamente en el mercantilismo. Esto desprestigia la profesión y nos perjudica a todos.

—¿Quiénes le acompañan en la candidatura?
—Hemos configurado un equipo potente de gente joven y comprometida con la profesión. Todos son magníficos clínicos y dedican su trabajo a tratar pacientes desde distintos ámbitos de la profesión: algunos tienen consulta propia, otros trabajan por cuenta ajena, en Atención Primaria, incluso en las Fuerzas Armadas; lo que nos da una perspectiva de la situación real de los colegiados y de la profesión. Ninguno está vinculado al mundo empresarial ni a la gestión de cadenas dentales, que tanto daño están haciendo a nuestro sector.

Como vicepresidente me acompaña el Dr. José Aranguren, actual secretario de la Junta de Gobierno, endodoncista de referencia a nivel internacional y, sobre todo, amigo desde hace muchos años. Como tesorera continúa la Dra. Isabel Pernía, que ha desarrollado una labor impresionante y que nos aporta confianza, transparencia y honradez. También continúan en la junta los doctores Tarek el Halabí y Bruno Baracco, que han desarrollado una labor extraordinaria y mantienen la ilusión y las ganas de trabajar. Como nuevas incorporaciones contamos con el Dr. Juan López-Quiles, cirujano de referencia y vinculado a la Comisión Científica del COEM desde hace muchísimos años, y el Dr. David Rubio, profesor asociado de la Complutense, trabajador y competente, que será un magnífico secretario.

Asimismo, estoy especialmente orgulloso de poder contar con las Dras. Lola Temprano, muy vinculada a la Atención Primaria y al Colegio de Médicos; Carmen Martín, excelente investigadora, y Silvia Ascasíbar, ortodoncista comprometida con la defensa de la profesión desde hace muchos años. Por último, como vocales supernumerarios nos acompañarán en este proyecto las doctoras Natalia Navarrete, reconocida endodoncista y docente, y Elena Villalta, comandante del Cuerpo de Sanidad de las FAS destinada en la Guardia Real.

Respecto a la Comisión Científica, el presidente será mi gran amigo el Dr. Eugenio Grano de Oro, y el vicepresidente, Jaime Jiménez, los dos clínicos y docentes de referencia desde hace muchos años y muy vinculados al COEM. En esta Comisión continúan la mayoría de los vocales actuales y se reforzará con nuevos miembros que, sin duda, darán un impulso a la Formación Continuada. En la Comisión Deontológica continúa el Dr. Germán Zarandieta y su equipo que llevan tantos años realizando una labor más que encomiable. En el resto de las comisiones continúan, salvo algún pequeño cambio, las mismas personas. Es un grupo de profesionales inmejorable que ha permitido que el COEM haya alcanzado el nivel actual.

—¿Cuáles serán sus objetivos en caso de salir elegido?
—Creo que el problema principal de nuestra profesión es la plétora profesional. Es la raíz de todos nuestros males y que ha desembocado en las malas prácticas, el paro, el mercantilismo y la explotación. Tenemos que exigir ante la Administración el establecimiento de númerus clausus. No somos unos ingenuos y sabemos que es una labor difícil, pero creo que es una obligación del Colegio aspirar a su consecución.

El Dr. Antonio Montero con los integrantes de su candidatura, un equipo, según sus propias palabras, «potente y comprometido con la profesión».
El Dr. Antonio Montero con los integrantes de su candidatura, un equipo, según sus propias palabras, «potente y comprometido con la profesión».

El otro gran problema es la publicidad engañosa. Nuestro objetivo es lograr que se regule como en otros países de nuestro entorno y que, como en otras Comunidades Autónomas, sea el COEM el que vise la publicidad del sector que se puede o no emitir. Tenemos negociaciones abiertas y creo que es un logro asumible. También creo prioritario el desarrollo del tan necesario Convenio Colectivo Profesional del sector y del asociacionismo. La profesión ha cambiado y es necesario adaptarse a esos cambios.

—¿Cuáles serán sus líneas prioritarias de actuación? ¿Seguirá una línea continuista respecto al Dr. Ramón Soto-Yarritu?
—Efectivamente somos una candidatura continuista y nuestro principal objetivo es seguir desarrollando la magnífica labor del Dr. Ramón Soto-Yarritu y su equipo. No será tarea fácil porque en estos años el Colegio ha avanzado de manera vertiginosa. Tenemos la gran suerte de contar con la colaboración de prácticamente todos los miembros de la Junta de Gobierno actual vinculados a alguna de las muchas comisiones de las que disponemos. Será una ayuda inestimable. Pretendemos mantener y aumentar los servicios que oferta el COEM y, sobre todo, intentar que todos esos colegiados que no participan de su Colegio entren en él, lo conozcan y se impliquen. Tenemos el reto de optimizar nuestra fantástica nueva sede. Queremos que sea un referente en la Odontología española y, para ello, tenemos nuevas y novedosas ideas que pretendemos desarrollar si contamos con el apoyo mayoritario de la colegiación.

—¿Qué destacaría como lo más innovador de su programa?
—Vamos a dar una gran importancia a la formación continuada. Contaremos con ponentes de primerísimo nivel internacional y pretendemos que todas nuestras actividades tengan acreditación como formación continuada oficial. Asimismo, queremos conseguir que las casas comerciales den a los colegiados del COEM propietarios de clínicas los mismos descuentos que ofrecen a las grandes cuentas, es decir, grandes cadenas y franquicias y desarrollar un servicio de gestión Integral de clínicas que se encargue de todos los trámites burocráticos a los que nos somete la administración: gestión de residuos, control de rayos, protección de datos, etcétera.

Nuestro objetivo es implicar a la gente joven y a los dentistas trabajadores por cuenta ajena que hasta ahora no se han sentido bien representados en el COEM. Así, impulsaremos una potente Vocalía de Jóvenes y crearemos una Vocalía de trabajadores por cuenta ajena que recoja las necesidades de este gran colectivo. Y otras muchas ideas que, si somos capaces de contar con el apoyo mayoritario de la colegiación, nos comprometemos a desarrollar.

Más información:
Web: www.candidaturamontero.es
Fabebook: www.facebook.com/Candidatura-Montero-216624862007588/?fref=ts
Youtube: https://youtu.be/05K14qKljHg

 

El Dr. Felipe Saéz se manifiesta preocupado por la deuda que ha ocasionado la compra de la sede colegial.
El Dr. Felipe Saéz se manifiesta preocupado por la deuda que ha ocasionado la compra de la sede colegial.

DR. FELIPE SÁEZ: «TENGO LA SENSACIÓN DE QUE NUESTRO COLEGIO HA ESTADO DORMIDO. ES HORA DE DESPERTARLO Y PONERLO A TRABAJAR»

—¿Por qué se presenta a la presidencia del COEM?
—Hace ya un tiempo que sigo de cerca la actividad del Colegio. Mi natural curiosidad profesional hizo que empezara a interesarme un poco más, debido a los importantes cambios que se empezaron a producir, especialmente en los últimos dos años.

Sin embargo, el detonante fue la compra de la nueva sede. A la mayoría de los clínicos no nos gusta nada todo lo que tenga que ver con la parte empresarial de dirigir un proyecto. Y es lógico. Durante años «no era necesario», las cosas marchaban más o menos bien. Hoy día, ya sabemos todos que seguir por ese camino, nos guste o no, se torna muy peligroso para la salud de una consulta y que los jóvenes que se incorporan viven una situación muy distante de aquellos tiempos. Lo que me sorprende es que en la dirección del Colegio se manifiesta esa misma actitud que ignora la realidad que acontece, de otra forma no entiendo este tipo de decisiones que se han tomado.

¿Cómo si no se explica que nos hayamos endeudado en casi diez millones de euros –capital más intereses de la compra de la nueva sede–, teniendo que hacer frente a pagos de 540.000 euros al año los próximos veinte? Hay que tener en cuenta que el Colegio gasta absolutamente todo lo que ingresa, unos tres millones, según sus propias cuentas, y que ese dinero procede en su práctica totalidad, casi un 95%, de las cuotas que pagamos. Si gasto todo lo que ingreso, ¿de dónde provendrá ese dinero? Ni los ingresos por cursos –menos de un tres por ciento–, ni el incremento de colegiados en años venideros, pueden hacer frente a esa cantidad, así que, o bien se aplican derramas –ya hemos sufrido una subida encubierta–, o habrá que recortar o eliminar, si se puede, partidas que, ahora mismo, según los actuales «gestores», parecen necesarias.

—¿Quiénes le acompañan en la candidatura?
—Las doctoras Rocío Vélez, vicepresidenta; Carmen Vera, tesorera; Margarita Gómez, vocal contador; Patricia Santiago y Yolanda Rodríguez, vocales y los doctores Carlos Parra, secretario, y Daniel Cárcamo, Mario Alvarado y Marco Serradell, vocales; un equipo magnífico del que me siento orgulloso y con el que comparto una motivación arrolladora: «la de contribuir a elevar nuestra profesión al escalón más alto al que podamos llevarla». Además de formar un equipo increíble, con el que llevo más de un año trabajando con pleno compromiso para aportar valor a nuestra profesión desde nuestra humilde y desinteresada posición como colegiados, todos ellos tienen experiencia en la clínica diaria y, a su vez, ejercen o han ocupado cargos de responsabilidad en importantes entidades, como en la dirección de universidades, sociedades científicas y son formadores y líderes de opinión en sus respectivos campos.

—¿Cuáles serán sus principales objetivos en caso de salir presidente del COEM?
—Mi principal objetivo, qué duda cabe, debe ser evitar la posible quiebra de nuestro Colegio. Ya hay antecedentes de este hecho en colegios de nuestro sector y otros que le puedo documentar. Tenga en cuenta que a lo que he contado anteriormente hay que añadir que la Ley Omnibus 25/2009 deja claro que la colegiación para nosotros es obligatoria, pero, del mismo modo, establece un techo de cuotas al año de unos 240 euros (actualmente pagamos 357,24) ¿Qué pasará cuando los casi únicos ingresos del Colegio caigan además un 33%? Y es más, la misma Ley deja libre el lugar de colegiación, con lo que para ejercer en una provincia no es necesario estar colegiado en la misma. ¿Cree que los colegiados asumirán una derrama como ya ocurre en Barcelona pudiendo colegiarse en cualquier otro sitio? Esta serie de factores ponen en serio riesgo la continuidad del Colegio.

Por otro lado, está sucediendo el hecho más determinante para nuestro ejercicio: la negociación de nuestro convenio en la que estoy presente en calidad de asesor. Según el RD Ley 1/1995, en esa negociación no puedes estar más que como sindicato o como patronal, pero un colegio como el nuestro no está capacitado. No quiero entrar en detalles pero, la única forma posible de intervenir es mediante la estructuración a través de una asociación de empresas o un sindicato de nuestro ámbito que tenga la representatividad necesaria que exige la Ley, y el Colegio se deshizo de esta, a la llegada de nuestro ya ex presidente, no me pregunte porqué. Si no hay nadie que luche por los intereses de los dentistas me temo que el sindicato, integrado sobre todo por el personal «base» mejorará sus condiciones y acabará siendo una nueva dificultad para aquel que tenga personal a su cargo sin mejora de nuestras condiciones laborales.

—¿Cuáles serán sus líneas prioritarias de actuación?
—Desde luego no va a ser continuista con la línea de actuación de los últimos años, que nos ha endeudado para las próximas tres generaciones con el pretexto de que tenemos un salón de actos pequeño. Fíjese en la fecha de la Ley Omnibus, es decir, a la firma de la compra de la nueva sede ya se conocía esto que le cuento ¿Les dio igual o no se molestaron en leerlo? De corazón todavía espero que sepan algo que yo no haya visto. Que incumple la misma Ley Omnibus ya en la actualidad, no publicando las cuentas en la web o la situación de quejas o demandas como es obligatorio dentro del primer semestre del año.

Además, se han hecho campañas de publicidad denunciadas por la propia asociación de consumidores por «dañar la imagen de nuestros propios compañeros», al decir que todo aquel dentista que hace publicidad te engaña.

No puedo ser continuista con el Dr. Soto-Yarritu y su junta, personas que, cuando el Consejo General nos bajó las cuotas, no solo no nos lo comunicaron sino que «casualmente» unificaron el desglose que nos llegaba en el recibo de 20 euros para el Colegio y 9,77 euros para el Consejo y llevan dos años apropiándose de un total aproximado de casi medio millón de euros. Además cobran unas tasas y cuota de nueva colegiación muy superiores a las que permite la ley. De hecho, en un estudio que he hecho es la segunda más cara de España –la diferencia es de más de 400 euros con la más baja– y cito textualmente «la cuota de inscripción o colegiación no podrá superar en ningún caso los costes administrativos mínimos asociados a la tramitación de la inscripción».

Es la primera vez en la historia del Colegio que el Consejo General ha tenido que intervenir y convocar él las elecciones, con casi un año de mandato caduco, y un gobierno en funciones que ha dejado al colegio en un limbo legal de indefensión, ya que esto no está previsto en los estatutos, por el particular capricho de hacerse una «foto de inauguración y corte de cinta».

Esta junta de un día para otro decidió cambiar el nombre del colegio incumpliendo la Ley y quitando el dinero a las juntas provinciales impidiéndoles trabajar en beneficio de nuestros compañeros de las provincias. No son afirmaciones baladís. En cuanto fui consciente puse en conocimiento, mediante escrito con registro al Consejo, de todo lo que aquí cuento. Podrás estar de acuerdo o no con la Ley, puedes querer cambiar los puntos que no te interesen, pero no se puede incumplir. Es una irresponsabilidad a la que tendremos que hacer frente todos.

He asistido a asambleas donde el Dr. Soto-Yarritu justificaba sus decisiones diciendo que era lo que «sus asesores decían que había que hacer». Los asesores asesoran, pero quien dirige es el responsable. No se puede ejercer la dirección desde la ignorancia. Este presidente y su junta tienen mentalidad de gasto, no de inversión. Es el primer error de un «gestor» no profesional, y lo que más me preocupa es que la Junta de Gobierno en funciones, muchos de cuyos miembros –candidato a la presidencia incluido– siguen en la otra candidatura y no sé si lo hacen ignorantes de lo que han provocado o con el ánimo de seguir gestionando de forma tan, y esto es mi opinión, inconsciente y poco profesional. He de reconocer que, eso sí, el anterior presidente manejaba muy bien el «espectáculo» y la comunicación.

—¿Qué destacaría como lo más innovador de su programa?
—En primer lugar, que el Colegio se preocupe por los pacientes. ¿Inauguramos una nueva sede de diez millones, nos ponemos nuestras mejores galas e invitamos al ministro y luego le decimos que nuestro colectivo atraviesa dificultades? ¿Y a los pacientes que les cobramos lo justo? A mí no se me ocurre comprarme un coche nuevo y contarle a mis empleados que paso dificultades.

Mi experiencia me ha demostrado que para obtener éxito has de demostrar interés sincero por las personas con las que te relacionas. Dar ese primer paso para recibir. Creo que uno de los errores que hemos cometido es alejarnos de la sociedad. La ciudadanía nos ve todavía como profesionales «privilegiados y ricos», aunque eso se aleje de nuestra realidad.

La publicidad ha estado dirigida, más que a los ciudadanos, a dirimir luchas internas entre profesionales y empresas. Debemos cambiar. Si entra en la web del colegio no hay ninguna pestaña de acceso para pacientes. Pruebe a entrar en un «colegio» alemán o inglés, o en una asociación americana ¡Qué raro que nuestra profesión sea la más valorada en Estados Unidos! Confío en que si demostramos esto, la sociedad nos lo devolverá.

¿Sabía que de los tres millones de euros que el Colegio recauda sólo se emplean 270.000 en los servicios hacia los colegiados? Realmente es paradójico que a la razón de ser del colegio, la prestación de servicios hacia sus colegidos, se destine apenas un 8% de los ingresos. Cualquier empresa que se precie no solo enfoca sus recursos hacia su actividad principal, sino que debe mejorarla sistemáticamente. Ahí radica la excelencia. Por eso, he creado una Comisión para la mejora continuada del servicio colegial, liderada por la Dra. Ana Suárez.

Transformar al colegio para que sea voz de todos y no solo de unos pocos y modificar su estructura para que pueda representarnos ante la Administración, su otra principal función. Tengo la sensación de que el Colegio ha estado dormido, distraído en fiestas y ajeno a la realidad que vivimos y es hora de despertarlo y ponerlo a trabajar.

Más información:
Web: https://felipesaez.wordpress.com
Facebook: www.facebook.com/Felipe-S%C3%A1ez-704607869668128