En el Juzgado de Instrucción número 10 de Palma de Mallorca prestó declaración un presunto falso dentista que, durante más de 25 años, habría llevado a cabo múltiples intervenciones y tratamientos sin titulación y falseado numerosa documentación médica.

El acusado de intrusismo profesional fue denunciado recientemente por una de sus pacientes y finalmente ha sido citado a declarar como imputado.

En la denuncia, la víctima que ha denunciado los hechos apunta que, durante más de dos décadas, el denunciado le ha extraído piezas dentales, ha efectuado carillas y endodoncias, múltiples empastes y actuaciones invasivas en su boca, con resultado «muy grave y perjudicial» para su salud.

Según relata la paciente, siempre había padecido «ciertas molestias» tras las intervenciones, que a veces precisaban de nuevas visitas, «incluso de urgencia», y que desde hace dos años padecía importantes dolores y otras molestias. Además, uno de los últimos tratamientos a los que se sometió, le causó una importante infección que le obligó a acudir al servicio de urgencias de un hospital.

La denunciante relata que cuando acudió a la clínica para solicitar explicaciones, el denunciado le reconoció la carencia de titulación, palabras que la víctima grabó. Durante los días sucesivos, la paciente afirma recibir llamadas de la secretaria y la dueña del establecimiento para intentar evitar la denuncia, a pesar de reconocer ambas que el supuesto dentista ejercía como tal sin serlo. La denuncia, por tanto, apunta que la administradora y dueña de la clínica es también responsable de los hechos.