Dra. Montserrat Mercadé Bellido, vicedecana de Investigación de la Facultad de Odontología de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC)

Comprender las bases moleculares de las células madre pluripotenciales, la prevención y el tratamiento de la periimplantitis oral, la digitalización en el campo de la restauración dental o el desarrollo de los métodos de diagnóstico pulpar son algunos de los objetivos de las líneas de investigación de la Facultad de Odontología de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC). Hemos hablado sobre estos proyectos con la Dra. Montserrat Mercadé Bellido, vicedecana de Investigación, quien, además, señala la importancia de transmitir a los alumnos «la pasión por la investigación».

—¿Qué importancia otorga la Universitat Internacional de Catalunya (UIC) a la investigación odontológica?
—Para nosotros la investigación es primordial, por eso fomentamos que nuestros alumnos, tanto en su formación de grado como postgraduada, aprendan a investigar e intentamos inculcarlos, asimismo, la pasión por la investigación. Es importante para nosotros que un odontólogo recién graduado sienta la importancia de continuar con su formación, de actualizarse mediante la lectura de la literatura científica y de investigar para mejorar y aportar a la profesión el conocimiento que vaya adquiriendo.

—¿Qué papel juega el universo académico en la investigación odontológica?
—Creo que el mundo académico puede llegar a jugar un papel fundamental. Nosotros creemos que desde una etapa muy temprana de la formación se debe inculcar la importancia de la investigación e incentivar a los alumnos con proyectos atractivos. Igualmente, todos los profesores deben dedicar parte de su tiempo laboral a la investigación, además de a la docencia, lo cual es muy importante para que los alumnos de grado vean su importancia.

—¿Existe interés por parte del colectivo estudiantil de Odontología por desarrollar su carrera en torno al ámbito de la investigación?
—Sí que existe interés, no es un interés muy generalizado, pero cada año hay un grupo de alumnos que quieren realizar carrera investigadora compaginándola con la docente y con la práctica clínica. Por el momento, no tenemos odontólogos que dediquen el cien por cien de su tiempo laboral a la investigación, y este es uno de los objetivos que nos gustaría conseguir en los próximos años.

—¿Cuáles son las principales líneas de investigación que se están desarrollando en la UIC en el campo de la Odontología?
—Actualmente contamos con cuatro grupos de investigación aprobados por la Generalitat de Catalunya: «Biomateriales en restauración dental y Endodoncia», coordinado por el Dr. Miguel Roig; «Tratamiento del inválido orofacial», dirigido por el Dr. Federico Hernández Alfaro; «Células madre y su aplicación en Medicina Regenerativa», en manos del Dr. Maher Alatari; y «Prevención y tratamiento de la periodontitis oral», coordinado por la Dra. Deborah Violant y cuyo director de área es el Dr. José Nart.

Además, uno de los grupos emergentes de la Facultad de Odontología de la UIC es el de «Transtornos respiratorios del sueño en la infancia y alteraciones dentofaciales», dirigido por el Dr. Andreu Puigdollers, en colaboración con el Dr. Eduard Esteller, del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital General de Cataluña.

—La investigación en células madre o en biomateriales se está desmarcando en el ámbito odontológico por sus inmensas posibilidades en Medicina Regenerativa. ¿Qué resultados se están obteniendo?
—Las células madre pluripotenciales de la pulpa dental (DPPSC) tienen capacidad regenerativa de hueso y mantienen la estabilidad genética antes y después de la diferenciación. Esta estabilidad genética es muy importante porque nos permite obtener resultados muy cercanos a la realidad, por lo tanto, es un buen modelo para probar diferentes biomateriales. El primer objetivo que nos planteamos fue desarrollar nuevas terapias para el tratamiento de las patologías óseas. Básicamente se trató de conseguir tejido óseo para poder regenerar hueso autólogo, disminuyendo así la complejidad de las técnicas quirúrgicas necesarias para tratar este tipo de casos. Sin embargo, todavía podemos avanzar mucho y pronto veremos cambios en la regeneración de los tejidos óseos y mucosos.
Otro campo en el que se está avanzando, aunque más lentamente, es el centrado en la regeneración de tejidos dentales, incluso con el objetivo de proporcionar un diente nuevo, que ha sido el sueño de la Odontología desde siempre.

272_IDIEntrevista
De izda. a dcha., la Dra. María Arregui, coordinadora del
Laboratorio de Investigación en Odontología de la UIC; Julia García-Valdecasas, coordinadora de relaciones con la
industria; y las doctoras Montserrat Mercadé, vicedecana
de Investigación, y Deborah Violant, directora del Máster
de Investigación en Odontología.

—¿Qué descubrimientos o avances más relevantes se han producido en los laboratorios de la Facultad de Odontología de la UIC?
—El desarrollo más importante de la UIC ha sido la patente de las células madre pluripotentes derivadas de la pulpa dental del tercer molar. Esta línea de investigación ha dado lugar a la constitución del Instituto de Medicina Regenerativa de la UIC, dirigido por el Dr. Maher Alatari.

El objetivo principal de este instituto es comprender las bases moleculares de las células madre pluripotenciales adultas de la pulpa dental (DPPSC) y comparar su capacidad regenerativa con otras células madre de diferentes orígenes. De esta forma, podremos desarrollar y explorar nuevas vías terapéuticas para futuros estudios en Medicina Regenerativa, participando en ensayos preclínicos y clínicos a partir de células fácilmente accesibles, como las DPPSC, que poseen carácter embrionario y capacidad regenerativa pluripotencial.

Nuestro primer objetivo fue conseguir hueso, pero, al ver el potencial de las DDPSC, empezamos a trabajar en la diferenciación de las mismas con otros tipos celulares y tejidos (hepatocitos y tejido hepático, neuronas, tejido muscular o córnea, entre otros) con la colaboración de otros centros de investigación y universidades.

—¿Existen suficientes apoyos a la investigación dental?
—Nunca son suficientes. Actualmente contamos con una gran ayuda por parte de las empresas privadas, que son las que están financiando la mayor parte de la investigación que realizamos. La ayuda pública ha disminuido en los últimos años y es muy difícil de conseguir, sobre todo en el campo dental. Sin embargo, disponemos de un proyecto competitivo a nivel europeo, que es la beca Osteology Foundation for young researchers, y de otro a nivel latinoamericano otorgado por el gobierno peruano.

—¿Cuáles son los retos que hay que afrontar en el futuro en el campo de la investigación dental?
—En el ámbito de la Periodoncia estamos apostando por la prevención y el tratamiento de la periimplantitis oral. Creemos que esta enfermedad va aumentar su prevalencia en un futuro a medio plazo y será necesario más conocimiento para poder prevenirla y tratarla.

En el campo de la restauración dental, estamos apostando fuerte por la tecnología digital. Hemos introducido en la Clínica Universitaria Odontológica (CUO) de la UIC muchos de los sistemas de digitalización que existen en el mercado y se están investigando y usando, tanto en grado como en postgrado. Este es un campo que está empezando y que tiene mucho recorrido por delante.

En Endodoncia creo que una de las líneas más prometedoras es la investigación sobre métodos de diagnóstico pulpar. Estos métodos deberían poder utilizarse en la clínica dental en un futuro para orientarnos sobre el estado histológico de la pulpa, lo que nos ayudará a decidir el tratamiento a seguir.

—¿Y qué retos se plantea como vicedecana de Investigación de la UIC?
Principalmente seguir apostando por las líneas de investigación que tenemos y apoyar a sus integrantes para que se sigan acreditando y consigan financiación que les permita continuar con su trabajo. De la misma forma, trabajaré para que salgan más proyectos que puedan transformarse en nuevas investigaciones. Por ejemplo, tanto el decano de la facultad como yo misma, creemos que es muy importante tener una línea de investigación en educación dental y estamos trabajando para conseguir que sea una realidad en un futuro próximo.

Otro reto sería conseguir que una mayor cantidad de alumnos de Odontología y de postgrado sientan la necesidad de investigar y dediquen parte de su trabajo a esta tarea. Como punto culminante, nos gustaría hacer de la CUO un centro de investigación con el objetivo de aumentar la cantidad y la calidad de la investigación clínica para conseguir avanzar en el conocimiento de nuestra profesión.