269_EntrevistaVIllares
José Enrique Villares está al frente de la dirección Asistencial Sur de Atención Primaria del Servicio Madrileño de Salud.

José Enrique Villares Rodríguez, Director Asistencial Médico del Servicio Madrileño de Salud

Desarrollar actividades preventivas dirigidas a la población, así como otras formativas para los profesionales e impulsar proyectos de investigación en materia de salud oral son las líneas de colaboración trazadas recientemente por el Servicio Madrileño de Salud y el Colegio Profesional de Higienistas de la región. Sobre el papel y la situación de este colectivo en las Unidades de Salud Bucodental (USBD) charlamos con José Enrique Villares, director asistencial médico del Servicio Madrileño de Salud.

—Actualmente, la composición de las Unidades de Salud Bucodental (USBD), pertenecientes a la Dirección General de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, es muy heterogénea, ¿qué medidas se están adoptando para su homogenización?
—Desde la entrada en vigor del Decreto 52/2010 de estructuras básicas sanitarias y directivas de Atención Primaria, una de las líneas de trabajo de la Gerencia de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid fue la homogenización de las Unidades de Salud Bucodental adscritas a los Centros de Salud, para lo que estableció un grupo técnico constituido por profesionales odontólogos, estomatólogos e higienistas dentales. El resultado del análisis realizado fue un documento en el que se definen y estructuran diferentes medidas dirigidas a la homogenización de la estructura y trabajo de las USBD para implementar a lo largo del tiempo. Este documento lo podríamos definir como la hoja de ruta a seguir en los próximos años.

Entre las medidas contempladas en el mismo, destacarían la dotación informática de todas las USBD, el diseño e implementación de un protocolo de registro en la historia clínica informática de Atención Primaria de Madrid, la definición de un procedimiento normalizado de las agendas de citación y la oferta de servicios en función de la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud, poniendo especial énfasis en el servicio 107 de la Cartera de Servicios estandarizada de Atención Primaria en la Comunidad de Madrid, referido a la atención bucodental en la infancia.

Por otro lado, se define la composición de las USBD, así como las funciones y competencias de sus integrantes para poder dar a la población de la Comunidad de Madrid una atención sanitaria de excelencia.

Contempla, además, la detección de necesidades formativas por parte de este colectivo y las líneas de desarrollo de estas actividades, así como aquellas enfocadas a la investigación.

—¿Cómo deberían estar formadas las Unidades de Salud Bucodental? ¿Cuál sería el mejor modelo?
—Las USBD desarrollan su trabajo como un equipo multidisciplinar compuesto por dentistas (odontólogos u odontoestomatólogos) e higienistas dentales, en interrelación y coordinación con el resto de integrantes del Centro de Salud al que están adscritos, médicos de familia, pediatras, enfermeras y auxiliares de enfermería.

Cada uno de ellos ejerce sus funciones y competencias encaminadas a la mejora de la salud bucodental de su población de referencia. Debido a la especificidad de su capacitación, los profesionales de estas unidades organizan su actividad asistencial diseñando su agenda diaria en la que establecen la atención tanto a la población adulta como a la población infantil. Una parte de esta agenda se reserva a la citación de técnicas en las que se hace necesaria la intervención conjunta a «cuatro manos».

Otra parte de la actividad diaria está reservada a la realización de actividades de educación para la salud, sobre todo en población infantil, y a la participación en el programa docente del propio Centro de Salud.

—Entendemos que existe disparidad asistencial en las distintas USBD, ¿no sería conveniente que los servicios que se realizan fuesen similares en todas ellas?
—Ésta fue una de las líneas de mejora identificadas en el análisis de situación y en la que se priorizó a la hora de implementar las medidas de mejora. En la actualidad estamos trabajando para que la oferta de servicios a la población de referencia sea la misma en todas las USBD de atención primaria de la Comunidad de Madrid, priorizando la salud bucodental en la infancia a los niños de 6 a 15 años. La prevención hoy de los problemas de salud oral en esta población infantil nos asegurará, o al menos nos facilitará, una buena salud dental en la población adulta de mañana.

—Se lleva tiempo sin convocar oposiciones de higienistas dentales para el Servicio Madrileño de Salud, nos podría aclarar ¿en qué situación se encuentra la convocatoria de oposiciones? ¿Se tiene pensado dotar o cubrir nuevas plazas de higienista dental a corto plazo?
—El pasado 26 de marzo, el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid acordó la autorización de convocar un concurso-oposición de personal estatutario de la Consejería de Sanidad, en el que se contemplan, entre otras plazas, 30 para higienistas dentales y 16 para odontólogos.

Respecto a la segunda cuestión, en la actualidad todas las plazas de higienistas dentales de atención primaria están cubiertas, bien por profesionales propietarios, interinos o eventuales. Por otro lado, se está trabajando en la posibilidad de incrementar el número de plazas de higienistas dentales para poder llegar a establecer un ratio de 1:1 (dentista:higienista dental), si bien este aspecto está condicionado por la ley de presupuestos.

—¿Nos podría decir qué representación tienen los higienistas dentales en la Sanidad madrileña? ¿Cuántos profesionales se integran en el sistema?
—A la hora de establecer grupos técnicos de trabajo para definir protocolos de actuación, revisión de material o procesos clínicos, desde la Gerencia de Atención Primaria siempre se cuenta, al igual que con los odontólogos y estomatólogos, con la valiosa aportación de los higienistas dentales como profesionales de la salud oral. Me parece clave, para conseguir que las personas se sientan satisfechas con su trabajo, que se les haga partícipes en la toma de decisiones de aspectos importantes en los que ellos son los que tienen el mayor conocimiento.

Actualmente contamos en atención primaria con 102 higienistas dentales que desarrollan su trabajo en las 82 USBD repartidas por toda la Comunidad de Madrid.

—¿Cómo valora usted el trabajo desarrollado por el higienista en las USBD?
—Teniendo en cuenta que la actividad prioritaria de las USBD es la prevención y promoción de la salud en la población infantil de 6 a 15 años, el papel a desarrollar por las higienistas dentales es clave. En el marco de su función asistencial está practicar la educación y promoción sanitaria de forma individual y colectiva, controlar las medidas de prevención que los pacientes realicen, realizar intervenciones directas para prevenir las enfermedades bucodentales y trabajar conjuntamente con el odontólogo en intervenciones dentales complejas, en definitiva, el eje fundamental para el desarrollo de la prevención de enfermedades y la promoción de la salud. Tiene que tener, asimismo, un papel predominante en actividades docentes dirigidas no solo a la población, sino a los propios integrantes del Centro de Salud a través del desarrollo de sesiones docentes, claves para unificar criterios de actuación y compartir el conocimiento.

El reto que tenemos es implantar el nuevo modelo del papel del higienista dental en las USBD. Hasta ahora su rol, en algunas USBD, era de mero asistente del dentista y estamos decididos a cambiar esto, de manera que desarrollen su actividad específica como profesionales de la salud oral que son, asumiendo sus funciones y responsabilidades propias en la consecución de los objetivos planteados en la USBD en la que realizan su trabajo.

—En el mes de febrero pasado se reunieron con miembros de la junta directiva del Colegio de Higienistas madrileño, un encuentro que sirvió para establecer líneas de colaboración entre éste y el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS). ¿Cómo se materializará esta cooperación?
—Uno de los objetivos contemplados en las líneas estratégicas de la Dirección General de Atención Primaria es establecer un marco de colaboración y coordinación con instituciones y colegios profesionales ya que se entiende que, a la hora de ofrecer una asistencia sanitaria de calidad a nuestra población de influencia, siempre es mejor sumar y aunar esfuerzos.

Efectivamente, el pasado 19 de febrero, mantuvimos una entrevista los referentes de salud bucodental de la Dirección General de Atención Primaria con los miembros de la junta de gobierno del Colegio de Higienistas Dentales madrileño. En esa reunión ambas partes pusimos de manifiesto la necesidad de coordinarnos para el desarrollo de actividades preventivas dirigidas a la población, así como de otras formativas dirigidas a los profesionales, y, por otra parte, potenciar la puesta en marcha de proyectos de investigación necesarios para abrir nuevos campos de actuación en materia de salud oral.

—Desde el colegio existe la preocupación de que todos los profesionales, incluidos los que ejercen en el ámbito público, estén debidamente colegiados, ¿qué controles ejerce la Administración para llevar a cabo esta verificación de higienistas colegiados?
—Entiendo que la verificación de higienistas colegiados es competencia del propio Colegio profesional; no obstante, actualmente, en la Gerencia de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid uno de los requisitos exigidos a los higienistas dentales, a la hora de contratarles, además de la titulación, como es obvio, es el certificado de estar colegiado. En caso de no presentar la colegiación no se les puede contratar.