269_IDICiencia
Figura 1. Bizcochos hechos con elaborina de tortilla de patata y de fabada.

La primera necesidad del ser humano es la alimentación; sin alimentación se produce la pérdida de la salud, de las capacidades cognoscitivas y funcionales, pudiendo llegar su falta incluso a producir la muerte.

Esta necesidad es anterior a otras como las de vivienda, vestido y transporte y aquellas de nivel superior como la filosofía, la estética o las necesidades sociales.

La persona desde su concepción necesita alimentarse para mantenerse viva, crecer, desarrollarse como individuo y persona, y reproducirse. Incluso en la llamada tercera edad, una correcta y variada alimentación es esencial, siendo una de estas necesidades la conocida como «Nutrición Emocional» que conlleva la variedad olfativa, gustativa y lúdica de los alimentos.
No podemos olvidar que en nuestras sociedades occidentales y desarrolladas, las alteraciones que nos encontramos no provienen solo de los alimentos y sus tipos, sino del aumento de la población mayor de 65 años, con sus problemas de masticación y deglución, por sus situaciones estomatológicas como el edentulismo o la falta de saliva como en el llamado Síndrome de boca seca (1, 2).

 

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Crea tu cuenta
¿Ya tienes cuenta?

 

Autores

    Prof. Titular del Departamento de Estomatología I. Facultad de Odontología. Universidad Complutense de Madrid (UCM).

    Colaboradores

    • Dra. Alicia Celemín Viñuela - Profesora Contratada Doctora del Departamento de Estomatología I. Facultad de Odontología. UCM.
    • Dra. María Belén López Morales - Profesora Titular. Departamento de Nutrición y Tecnología de los Alimentos. Universidad de Murcia.
    • Dra. María Dolores Garrido Fernández - Catedrática. Departamento de Nutrición y Tecnología de los Alimentos. Universidad de Murcia.
    • Fernando Martínez Vázquez de Parga - Cocinero-Propietario del Restaurante “El Olivar” de Moratalla (Murcia)