Según publica la revista Antiquity, en un yacimiento de la Chene, al norte de Francia, se han localizado los restos de una joven que, según los investigadores, podría ser la portadora del implante dental más antiguo descubierto hasta el momento en Europa Occidental.

Además de huesos, se han encontrado brazaletes y 32 dientes, uno de ellos de metal, de unos 2,4 centímetros de longitud. La joven se calcula que murió en torno al año 250 AC y que tendría una edad de entre 20 y 30 años.

El investigador principal del estudio, Guillaume Seguin, destacó que las tumbas donde se hallaron los restos presentan signos de pertenecer a una cultura celta. La relación de ésta con la etrusca puede, a juicio del investigador, explicar el porqué de este implante tan prematuro, cuya práctica comenzó a extenderse en el Siglo XX.

La prótesis dental más antigua del Este de Europa localizada hasta este reciente hallazgo fue localizada en una necrópolis greco-romana, también en Francia, concretemante en Essone, y databa del sigo II DC.