Indicaciones de cada técnica

Implantes cigomáticos (Dr. Carlos Aparicio). «Yo pongo implantes cigomáticos cuando no hay hueso alveolar. ¿Por qué? porque es una técnica más rápida que un injerto de seno. Cuando no hay hueso alveolar tengo que buscar el hueso en una zona donde no se ha reabsorbido y donde va a enganchar».

Elevación de seno (Dr. Giuliano Fragola). «Si tenemos crestas residuales de 3 mm., sectores posteriores, dientes no unitarios… haría, en la medida de lo posible, una elevación transcrestal con un relleno de biomaterial, preferentemente senoinjertos o aloplásticos, con una elevación, no atraumática, pero sí por impactación. A partir de ahí, si tenemos situaciones en las que el hueso residual es de 2 o 4 mm. y la brecha es un poco más larga, optaría por abrir una ventana para tener mayor control, pero no optaría por implantes de 14 o 12 mm., sino que colocaría implantes de 6 u 8 mm., sobre todo de 8, o hasta 10 mm., que permiten rehabilitar al paciente de forma que tenga supervivencia a más de 10 años».

Implantes cortos (Dr. Alberto Salgado). «El implante corto es una solución muy buena cuando tenemos crestas de 6 mm. porque podemos anclar, incluso, si el hueso es de poca densidad».

Opciones de tratamiento en el maxilar posterior atrófico
Tipos de implantes cigomáticos.

Complicaciones

Implantes cigomáticos (Dr. Carlos Aparicio). «La complicación reina con la técnica quirúrgica convencional, no con la actual, ha sido la sinusal, que normalmente no es inmediata sino tardía. A las dificultades de la entrada palatal, y la falta de hueso –a veces ni 1 mm.– se unía que la propia técnica, con una pieza tan grande, hacía que se produjeran vibraciones. No es lo mismo taladrar para un implante cortito, donde la precisión es máxima, que con una pieza de mano de mayor tamaño, que tiene acoplada otra fresa que mide 10 o 15 cm. y, además, con la dificultad de mantener la integración de ese hueso.

Se han descrito complicaciones sinusales con la técnica convencional desde 0% a 30%. Concretamente nosotros reportábamos un 4,5% a los 10 años. La técnica nueva (que a mí no me gusta llamarla extrasinusal sino técnica anatómicamente guiada) tiene en cuenta o adapta la cirugía a la anatomía del paciente, más una carga inmediata que implica una carga de pilares, con la cual se produce la cicatrización de tejidos blandos. Ahora estamos registrando complicaciones mínimas de entre el 1,5% o 2,5%, aproximadamente».

Elevación de seno (Dr. Giuliano Fragola). «Cuando puedo, evito hacer una elevación de seno y siempre que puedo poner un implante corto lo hago, no me lo pienso, y siempre que considere que el paciente requiere un cigomático lo remito. Hay que marcar unos límites y yo creo que siempre buscaré lo más sencillo para el paciente.

En la elevación hay dos líneas de complicación: una, las propias inherentes a la técnica de perforación de una membrana, que pueden producirse al abrir la ventana o al elevar el seno transcrestal o, incluso, al colocar el implante, es decir, que están dentro de la propia cirugía; pero para las que para mí tienen muchísima importancia son las que pueden surgir a posterori, como la sinusitis. La introducción de materiales dentro de la cavidad sinusal. Esos pacientes que vienen a la consulta porque están notando piedrecitas en la nariz.

Opciones de tratamiento en el maxilar posterior atróficoPara prevenir posibles complicaciones, nosotros hacemos un estudio sinusal, trabajamos conjuntamente con otorrinos. Si finalmente se produce la sinusitis hay que tratar, primero la patología producida por esa comunicación y, a posteriori, hay que ver si se resuelve esa complicación, a lo mejor hay que hacer un drenaje, porque se puede producir una obstrucción completa.

En la literatura se habla de unas tasas de complicaciones sinusales del 3%, por tanto, son muy pequeñas, aunque, eso sí, algunas son importantes».

Implantes cortos (Dr. Alberto Salgado). «La principal complicación es la posible pérdida del implante que realmente es la misma complicación que con el implante convencional».

Conclusiones

El Dr. Juan López-Quiles, moderador del primer «Enfoque» Dentalnet para GACETA DENTAL, resume en cuatro puntos las conclusiones del encuentro:

1. Hoy en día es posible conseguir la rehabilitación con prótesis fijas sobre implantes en el sector posterior del maxilar atrófico sea cual sea su intensidad, salvo por contraindicaciones por patología local o general evidentes.
2. Hay que partir de la base de que el mejor tratamiento es siempre el más sencillo. Por tanto, en reabsorciones de hasta 6 o más mm. de altura y una anchura adecuada, el uso de implantes cortos, normales y angulados son opciones contrastadas.
3. En atrofias de menos de 6 mm. la elevación de seno con biomateriales y el uso de implantes cigomáticos son soluciones con evidencia científica.
4. La elección de estas dos últimas técnicas va a depender de la experiencia del cirujano, del caso a tratar y de la valoración riesgo/coste contra beneficio.

¿Quieres saber más?

Opciones de tratamiento en el maxilar posterior atróficoImplantes cortos: qué se considera implante corto, cuál es su pronóstico a largo plazo, si optar por solo ferulizados o también por coronas unitarias, etc.

Implantes cigomáticos: consideraciones anatómicas, indicaciones, contraindicaciones, técnica quirúrgica, restauración protésica…

Regeneración ósea del suelo sinusal con biomaterial: Indicaciones, selección del material del injerto, resultados…

Si quieres conocer en profundidad cada una de estas técnicas, accede al seminario, firmado por el Dr. Juan López-Quiles, que está disponible en nuestra web (https://gacetadental.com/producto/alternativas-de-tratamiento-en-el-maxilar-posterior-atrofico/). Una completa radiografía de cada una de las alternativas de tratamiento seleccionadas, acompañadas de una amplia bibliografía. Un documento de valor para solucionar todas las dudas que se plantean en la clínica en relación al maxilar posterior atrófico.

www.dentalnetworking.es

Con el patrocinio de:

Dentsply ImplantsKlockner Implants SystemLOGO_NOBEL_BAJA

 

2 COMENTARIOS