Los Dres. Juan Arias Romero, David García Baeza, Ricardo Fdez González e Ignacio Sanz, ponentes del Aula Europea de Odontología organizada por la UEM.

La periodontitis es una infección progresiva que puede empezar con una gingivitis y después llegar a ocasionar una pérdida de hueso que, si no se trata, puede dejar sin soporte óseo al diente. Se estima que esta enfermedad afecta al 40 por 100 de la población española mayor de 45 años. Por este motivo, el objetivo de los tratamientos actuales de la periodontitis es frenar el avance de la enfermedad para así aumentar la supervivencia de los dientes en estos pacientes y proporcionar una salud bucal lo más duradera posible, además de un resultado estético satisfactorio.

Con un carácter teórico-práctico, los pasados días 13 y 14 de abril tuvo lugar el curso «Exodonciar e implantar o mantener los dientes con periodontitis avanzada», organizado por la facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Europea de Madrid, en el marco del Aula Europea de Odontología. Las conferencias se desarrollaron en la jornada del 13 de abril, en el Colegio de Odontólogos de Madrid, con las ponencias de cuatro expertos que basaron sus discursos en la cirugía restauradora y sus diferentes metodologías: desde conseguir estética en dientes periodontalmente afectados a cómo recuperar los tejidos duros y blandos de la zona.

Las características de esta infección implican que los implantes realizados en pacientes periodontales tengan un 5% menos de supervivencia que en aquellos que no la sufren. Por éste y otros motivos el objetivo de los tratamientos actuales es frenar el avance de la enfermedad para favorecer la supervivencia de los dientes en estos pacientes y proporcionar una salud bucal lo más duradera posible, además de un resultado estético satisfactorio.

En este sentido, se incidió en que las periodontitis avanzadas plantean una duda a la hora de decidir entre la conservación de algunos dientes o su exodoncia y la colocación de un implante dental, ya que tanto los factores estéticos como los pronósticos –funcionales y económicos–, son claves a la hora de tomar estas decisiones, que siempre deben apoyarse en la evidencia disponible.

No obstante, en cuanto al tipo de implante óptimo, existe un debate en la literatura implantológica acerca de los implantes inmediatos y los diferidos, sobre el que el Dr. Ignacio Sanz Martín, profesor de la Universidad Europea de Madrid, concluyó que los resultados son similares, si bien los implantes inmediatos cuentan con una gran ventaja como es la «reducción del número de cirugías necesarias».

Asimismo, existen numerosos procedimientos y técnicas quirúrgicas cuyos resultados no son conocidos por muchos profesionales, que permiten que el paciente periodontal recupere sus funciones y que, por lo tanto, también deben ser valorados en la toma de decisiones. Según el Dr. Sanz , «la Odontología basada en la evidencia se fundamenta en tres pilares que han de ir unidos: la habilidad clínica del dentista y su juicio; las preferencias y necesidades de cada paciente y la evidencia científica más actual».

Factores de riesgo

Por su parte, el Dr. Ricardo Fernández González, director del Máster Universitario en Periodoncia Avanzada de la Universidad Europea de Madrid, señaló que «la decisión de mantener dientes o no se tomará una vez controlados los factores de riesgo. Los tratamientos sólo funcionan si el paciente se cuida bien y si mantiene una buena higiene bucal. En este sentido, el tabaco es el gran problema de pacientes con periodontitis. Fumar implica menos posibilidades de éxito del implante y el objetivo es, precisamente, que el tratamiento perdure en el tiempo».

Los factores que más influyen a la hora de valorar si se puede perder un diente con afectación periodontal son, principalmente: ser hombre, mayor de 60 años, fumador, tener un pronóstico inicial desfavorable y el tipo de diente y su localización. «Los molares superiores son los que tienen el peor pronóstico y los caninos inferiores el mejor», apuntó el Dr. Fernández.

Regeneración ósea

Desde el punto de vista de la cirugía, se recalcó que la técnica de regeneración ósea cuenta con tres enfoques quirúrgicos de abordaje: la regeneración tisular guiada, los bloques autógenos y la distracción ósea. «Sea cual sea el enfoque quirúrgico escogido, el profesional se va a encontrar con limitaciones y problemas relacionados con la predictibilidad y complicaciones», indicó el Dr. Sanz, subrayando que «la regeneración tisular mejora los niveles de inserción de los dientes afectados, favorece unos resultados estables a largo plazo y es posible preservar la estética minimizando la recesión postquirúrgica».

Implantes dentales

El Dr. Juan Arias, profesor del Máster Universitario en Periodoncia Avanzada de la Universidad Europea de Madrid puntualizó que «la estética que se consiga en los tejidos blandos que rodean al implante es fundamental para el éxito de los tratamientos con implantes». Este objetivo de conseguir que los tejidos blandos que rodean al implante imiten a los que rodean al diente obliga a realizar injertos de tejidos blandos y duros que en ocasiones pueden ser complejos.

El uso de materiales adecuados como el zirconio y algunas porcelanas, el modelado cuidadoso de los tejidos blandos en ocasiones acompañado de injertos de tejido conectivo y la paciencia permiten conseguir que la corona que se coloca sobre un implante imite a la perfección la de un diente natural. A esta conclusión llegó el Dr. Garcia Baeza del Máster Universitario en Periodoncia Avanzada de la Universidad Europea de Madrid.

Por otro lado, para completar la formación técnica que la UEM ofrece en este Aula Europea de Odontología, el 14 de abril se desarrolló un taller en el Campus de Villaviciosa de Odón para los futuros profesionales. En esta práctica, realizada sobre cabezas de cerdo, los participantes realizaron diversos procedimientos quirúrgicos, incluyendo la colocación de implantes dentales y se dieron a conocer los factores, criterios, procedimientos, técnicas quirúrgicas, ventajas e inconvenientes que deben ser valorados a la hora de decidir entre el mantenimiento o exodoncia de un diente seriamente comprometido por la periodontitis.