De izda. a dcha. Nuria Vallcorba, presidenta de SEPA; Manuel Escolano, director general de Investigació y Salut Pública de la Conselleria de Sanitat de la Generatitat Valenciana, Manuel Escolano; y Bernat Soria, presidente de la Fundación SED y exministro de Sanidad en el acto de presentación del informe.

La Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) y la Fundación de la Sociedad Española de Diabetes (Fundación SED) han puesto en marcha una campaña de concienciación sobre la estrecha interacción entre la diabetes y las enfermedades periodontales.

Dentro de la misma, el 11 de noviembre presentaron en Valencia un documento en el que se subrayan y resumen las principales evidencias científicas y clínicas que confirman esta asociación.

Como ponen de manifiesto los firmantes de este documento, los doctores David Herrera y Héctor Juan Rodríguez-Casanovas (por parte de SEPA) y José Luis Herrera Pombo (en representación de la Fundación SED), hay suficientes evidencias que confirman cómo la diabetes afecta a la salud bucal y, más concretamente, a la salud de las encías. «En los últimos años se está constatando que la asociación entre estas dos enfermedades es bidireccional: no sólo la diabetes aumenta el riesgo de sufrir enfermedades periodontales, sino que las enfermedades periodontales pueden afectar a la diabetes, perjudicando el control de la glucemia», resume el Dr. Héctor Juan Rodríguez-Casanovas, odontólogo especialista en periodoncia por la Universidad de Texas-Houston.

Como muestra de esta vinculación, el Dr. David Herrera, Profesor Titular de Periodoncia en la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidente de SEPA, asegura que «un gran número de estudios han demostrado que las enfermedades periodontales son más frecuentes y suelen estar más avanzadas en diabéticos (tanto de tipo 1 como tipo 2) respecto a no diabéticos». De igual manera, se ha apuntado que «estos trastornos de las encías progresan más rápidamente en los pacientes diabéticos y que el mal control de la glucemia en pacientes con diabetes también se asocia con un incremento significativo del riesgo de pérdida de nivel de inserción y hueso alveolar».

La mayor susceptibilidad de los diabéticos a sufrir trastornos bucales no sólo se objetiva en las encías. Así, como informa el Dr. José Luis Herrera Pombo, vocal de la Fundación de la SED y consultor jefe de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid), «se suelen encontrar con más frecuencia y relevancia clínica otras afectaciones bucales en los individuos diabéticos: infecciones oportunistas, boca seca asociada a los tratamientos farmacológicos, síndrome de ardor bucal, agrandamiento de las glándulas salivales, alteraciones en la percepción del gusto, etc.».

Entre las conclusiones del informe se insiste en varios aspectos como que la salud bucal y periodontal debe ser parte integrante en el manejo de la diabetes; un tratamiento periodontal adecuado podría mejorar el control de la glucemia en pacientes diabéticos o que las periodontitis pueden iniciar o aumentar la resistencia a la insulina de una manera similar a como lo hace la obesidad. Asimismo, se apuntan datos como que los diabéticos mal controlados tienen tres veces más riesgo de sufrir periodontitis o que en España, en adultos entre 35-44 años sólo el 14,8% tendría las encías sanas, el 59,8% presenta gingivitis y el 25,4% periodontitis.