El diario británico Daily Mail ha publicado la existencia de un caso único. Según la estadística, uno de cada 2.000 recién nacidos presentan brotes dentarios, pero este caso es diferente, ya que la recién nacida, no presentaba brotes, sino dientes completos. Además, a las dos semanas contaba también con dos molares.

La bebé, llamada Fiona Armstrong, nació en el hospital de Ormskirk, en el condado inglés de Lancashire, tres semanas antes de la fecha prevista para el parto. El bebé goza de buena salud y el único problema, según la madre, Patricia Caulfield, surge a la hora de darle el pecho. Según constatan los pediatras, los bebés comienzan la dentición entre los cuatro y los seis meses de edad, pero también hay niños que desarrollan su primer diente a los 12 meses.