Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura 2010, publica su última novela “El Sueño del Celta” basada en un personaje real: el irlandés Roger Casement, cuya aventura empieza en el Congo en 1903 y termina en una cárcel de Londres, una mañana de 1916. Casement es héroe y villano, traidor y libertario, moral e inmoral y uno de los primeros europeos en denunciar los horrores del colonialismo.

De sus viajes al Congo Belga y a la Amazonía peruana quedaron dos informes memorables que conmocionaron a la sociedad de su tiempo, pues tras ellos se revelaba una verdad dolorosa: no era la barbarie africana ni amazónica la que volvía bárbaros a los civilizados europeos; eran ellos, en nombre del comercio, la civilización y el cristianismo, quienes cometían los actos más bárbaros. Estos dos viajes, y lo que allí vio, cambiarían a Casement para siempre, haciéndole emprender una travesía intelectual que lo llevó a enfrentarse a una Inglaterra que admiraba y a militar activamente en la causa del nacionalismo irlandés.

El autor ha dedicado tres años a reconstruir la vida de este defensor de los derechos humanos.

Editorial Alfaguara. Primera edición, 2010