El Dr. Napal, Sor Pilar y la Dra. Lahoz en el momento de la entrega del dinero recogido por el Colegio de Dentistas de Navarra

El día de Santa Apolonia, el Colegio de Dentistas de Navarra celebró una subasta benéfica con destino a Haití. El 1 de mayo su presidenta entregó el dinero recaudado, a Sor Pilar Pascual, misionera navarra en Puerto Príncipe. El día 9 de febrero se celebró en Pamplona, como en todos los Colegios de Dentistas de España, la festividad de su patrona, Santa Apolonia. Pero este año la festividad tenía algo de solidario que otros años no ha tenido. Teniendo muy presente el terremoto que sacudió la tierra en Haití el pasado 12 de enero, se procedió a subastar todos los regalos brindados por casas comerciales y laboratorios con el fin de ayudar a los más necesitados. Los dentistas de Navarra demostraron su solidaridad y el Colegio recaudó 2.600€. Ese

Dinero fue entregado directa y personalmente, el pasado 1 de mayo, a Sor Pilar Pascual, única misionera navarra en Haití.

La presidenta del Colegio, Beatriz Lahoz, y el Vicepresidente, José Ángel Napal, se trasladaron hasta Falces, lugar donde hasta el día 20 de mayo permanecerá Sor Pilar, como allí se la conoce, para hacerle entrega del dinero. Esta religiosa de 65 años sobrevivió milagrosamente al terremoto que, hace casi 4 meses, asoló Haití y que con 7,1 grados Ritcher dejó cifras oficiales de 214.000 muertos. Hija de la Caridad y enfermera, lleva 33 años en Haití y atendía a 300 pacientes diarios en un dispensario médico, que cayó tras el terremoto. Cuenta que, tras el seísmo, atendieron a las víctimas durante “tres días y tres noches sin dormir, trabajando… no sé cómo el Señor nos dio fuerzas” y que por eso tardó tres días en llamar a su casa, a su Falces natal, para comunicar a su hermana que se encontraba bien.

Tanto la Presidenta como el Vicepresidente se interesaron por el trabajo diario en el dispensario médico y preguntaron si tenían en marcha algún tipo de atención dental. Sor Pilar explicó que, como consecuencia del terremoto, un pequeño edificio donde realizaban análisis clínicos se había derrumbado. El gobierno de Brasil ha brindado ayuda para reconstruirlo y Sor Pilar pensó que al hacer esta obra se podría añadir un dispensario dental. El Colegio de Dentistas de Navarra ofreció inmediatamente su apoyo para poner en marcha este proyecto. La Dra. Lahoz se comprometió a enviarle un sillón y material así como a intentar que diversas ONGs dentales lleguen hasta allí. Ahora el dispensario está derruido y atienden a los pacientes en la calle, en tiendas de campaña; “la gente tiene miedo, no acude a los edificios” y todo el dinero que ha llegado lo han invertido en alimentos, prioridad actualmente. Comenta que en el dispensario, una vez han tratado al paciente, le entregan una bolsita de comida con arroz, alubias, macarrones, latas de carne… “repartimos unas 300 diarias”. Seguramente por eso esta congregación es tan querida y respetada en Puerto Príncipe.

Sor Pilar también trabajó en Cité Soleil, la barriada más pobre y marginal de Puerto Príncipe; “los únicos coches que entraban en el barrio eran los tanques blindados de la ONU, los que robaban los mafiosos y mi furgoneta. Hacía siete viajes diarios con ella, entrando y saliendo de Cité Soleil a por comida” por eso son tan queridas, e incluso añade que “protegidas” ya que los bandidos, para que no les pasara nada les advertían: “hermanas entren en casa, va a empezar el tiroteo”.

Lo cierto es que últimamente en Navarra está sonando mucho el nombre de Sor Pilar. La población de la Comunidad Foral se ha volcado con Haití, más aún sabiendo que ella está en ese país y que las Hijas de la Caridad llevan trabajando en Haití en sanidad, educación y ayuda a los más necesitados desde 1973. Por estas razones su nombre ha sido presentado como uno de los candidatos a recibir el Premio Príncipe de Viana a la Solidaridad, un premio avalado por el Ayuntamiento de Falces y dotado con 40.000€ que sería, en palabras de la propia Sor Pilar “un empujón de esperanza para los pobres”. El Colegio de Dentistas de Navarra apoya la iniciativa del Ayuntamiento de Falces puesto que considera a Sor Pilar merecedora de este galardón por el apoyo a los más necesitados y su labor desinteresada durante estos 33 años. Sor Pilar, siempre con un gesto que le caracteriza agradece la respuesta solidaria de los dentistas y de toda la población navarra “Gracias por saber compartir en estos tiempos de crisis, difíciles aquí también”.