Los niños cuyos padres acuden regularmente al dentista tienen más probabilidades de recibir atención dental, o, lo que viene a ser lo mismo, quienes desatienden su salud bucodental es menos probable que lleven a sus hijos a la consulta del odontólogo.

Esta es la deducción que hacen un equipo de pediatras de Chicago en el estudio que publica la edición digital de la revista Pediatrics. El objetivo de la investigación era buscar patrones similares entre padres e hijos en lo que se refiere a conducta relativa al cuidado oral en los Estados Unidos.

Los investigadores analizaron una muestra de 6.107 niños con edades comprendidas entre los 2 y los 17 años contrastando los resultados con uno de sus progenitores.

El 77% de los niños y el 64% de sus padres habían acudido a revisión dental en los últimos doce meses. Se comprobó que los niños tienen más posibilidades de acudir regularmente al odontólogo cuando sus padres tienen esa costumbre, al descubrirse que cerca del 86 por ciento de los niños cuyos padres habían acudido al odontólogo durante el año anterior habían pasado un examen dental, en comparación con el 63 por ciento de los niños cuyos padres no lo habían hecho.

Al mismo tiempo, el 27% de los adultos que aplazaban su asistencia a la consulta por motivos económicos retrasaron igualmente la visita de sus hijos por el mismo motivo.

La Dra. Mary Hayes, odontopediatra de Chicago y portavoz de la American Dental Association está convencida de que, puesto que los niños aprenden del comportamiento de sus padres, por lo que, “para que los niños puedan disfrutar de una buena salud dental, es preciso que los padres también le concedan valor”.
(Referencia artículo: Inyang A. Isong, Katharine E. Zuckerman, Sowmya R. Rao, Karen A. Kuhlthau, Jonathan P. Winickoff, and James M. Perrin.Association Between Parents' and Children's Use of Oral Health Services Pediatrics, Feb 2010;oi:10.1542/peds.2009-1417)