Stephen Buchanan. D.D.S. Santa Bárbara California. (Estados Unidos). Revisión y adaptación: Rafael Miñana Endodoncista. Profesor Asociado de la Facultad de medicina y Odontología Universidad de Valencia. Madrid

La aparición de las limas rotatorias de Niquel Titanio Profile, de Ben Johnson y posteriormente, las GT de Buchanan, cambiarían la filosofía en el tratamiento de los conductos radiculares.

Si recordamos las características de las GT, vemos que se desarrollaron a partir de la Profile NiTi, por Tulsa-Dentsply-Maillefer; están fabricadas en niquel-titanio superflexible y presentan una sección en forma de U y punta modificada no cortante (Figura 1).

La Serie Estandarizada está compuesta por cuatro limas de 0,06, 0,08, 0,10, y 0,12 mm/mm de conicidad (Figura 2). Todas tienen el mismo diámetro en la punta, de 0,20 mm, el mismo diámetro mayor de la parte activa y la misma estructura de las estrías. (Figura 2). Gracias a su variable conicidad, el mismo diámetro en la punta y del mismo diámetro de la parte activa, ésta se reduce a medida que aumenta la conicidad o “taper”.

Las Limas Accesorias tienen una conicidad de 0,12 mm/mm y el mismo MDF de 1,5 mm, pero varían en el diámetro de la punta que es de 0,35, 0,50 y 0,70 mm, (Figura 3) consiguiendo, si el conducto tiene un diámetro mayor de 0,30 mm, una forma mayor de resistencia y una gran conicidad que favorece la obturación.

Las Series de las Nuevas GT
Las Limas rotatorias GT de NiTi, desarrolladas por Buchanan, no han sufrido grandes cambios, sino que han aumentado en número, pero no para complicarlo, sino para conseguir una mayor racionalidad en la preparación de los conductos radiculares. Gracias a una gama más amplia de instrumentos podemos escogerlos en función de los objetivos, aunque el Dr. Buchanan dice que vamos a emplear, como máximo, cuatro limas para preparar un conducto, ya sea tortuoso o tenga un gran diámetro apical.

El mango que se ajusta a la pieza de mano ha cambiado para identificarlas mejor. Presenta unos anillos que indican la conicidad o “taper” y una banda de color, que se ajusta a la normativa ISO en cuanto a color/tamaño, nos indicará el tamaño del diámetro de la punta de la lima. El color del anillo (amarillo en este caso), nos indica el diámetro de la punta (amarillo: 20).

Como se puede apreciar en el dibujo, el doble del número de anillos nos indica la conicidad; por tanto, si como vemos en la figura 4, hay cuatro anillos, la conicidad será del 0,8; si fueran tres, la conicidad sería del 0,6, lo que es fácil de recordar.

Los cambios son:
La lima 20 -.04
La lima 20 -.04 es nueva, para conductos finos en los cuales se han empleado los 20 -.10 y el 20 -.08, pero el 20 -.06 no avanza hasta el largo de trabajo. La lima 20 -.04 puede emplearse como lima final y dejar el conducto en condiciones para obturar (Figura 5).

Y luego están las Series 30 y 40, ¿Como son?
La Serie 30 está compuesta por limas similares a las anteriores, tanto en conicidad .04, .06, .08, .10 como en el diámetro mayor de las estrías de 1 mm. Sin embargo, el diámetro de la punta es de 0,3 mm, por lo que la parte activa es más corta, para conseguir preparar a más anchura la parte apical del conducto. Son ideales para preparar conductos de tamaño medio. El color del anillo es por tanto azul.

La serie 40, pensada para aquellos casos en los que queremos conseguir una preparación apical mayor, sin embargo, dice Buchanan, en aquellos casos en los que el conducto es mayor de 0,3 mm éstos se pueden preparar con las series .20 GT hasta ápice y si es necesario tomaremos la serie 30 GT o una lima accesoria GT para completar la preparación. Son usables en conductos anchos: anteriores maxilares; caninos mandibulares; premolares mandibulares de un solo conducto; palatinos de molares maxilares y distales de molares mandibulares.

Las limas accesorias de conicidad .12 y de grosor en ápice de .35, .50 y .70 han variado ligeramente, ya que el diámetro mayor que era de 1.50 mm de máximo se ha reducido a1 1.25 mm Presentan un mango mas corto; seis anillos en dos grupos de tres, lo que les diferencia de todas las otras GT. Y, al ser las estrías más abiertas y en proporción más anchas y el ángulo más cerrado de las estrías en la punta, ello les da una mayor seguridad en su uso.

Conceptos b‡sicos en el empleo de las GT

A. Selección de la Lima de Conformación
Llamada por Buchanan “Shaping Objetive File” (SOF) es la lima que corta hasta el largo de trabajo. Por la forma y conicidad se crea una preparación predefinida, la misma en todos los casos, pero siempre habrá que elegir dicha lima dependiendo de la anchura del conducto y sin olvidar que pueden presentar curvaturas.

A mayor conicidad, como ya dijimos, mayor resistencia de la preparación y mayor profundidad, lo que favorecerá la acción de la irrigación y la calidad de la obturación.

Tal como se aprecia en el esquema, en conductos finos escogeremos la lima GT 20 – 08, pero si el conducto es mediano o grueso, será una lima GT 20 -10, GT 30 -10 o una del GT 35 – 12. Pero si los conductos son más curvos, con diámetros apicales pequeños, se necesitará una menor forma de resistencia. Será correcto, la “SOF” o lima de conformación final, una GT del 20 .06 o del 20 .04. Las gruesas no podrán usarse al ser menos flexibles.

B. Técnica escalonada o “Step Back” con limas K
Inicialmente, es la técnica a emplear antes de usar limas GT. Tiene por objetivo el confirmar el camino suave, hasta o más allá del término del conducto, eliminar el tejido pulpar del conducto principal y determinar el largo del conducto con una aproximación de 1 mm.

Buchanan le llama negociar, traduciéndolo literalmente, pero no es más que ver la permeabilidad del conducto y ensancharlo lo necesario para facilitar el empleo de las GT
Como vemos en la imagen adjunta, puede ser muy sencillo, requiriendo uno o dos instrumentos, llegando al nº 15 o mayor, sin dificultad hasta que se ajusta al largo de trabajo. Pero si es difícil, será necesario hacer varias recapitulaciones. En uno u otro caso, en esta fase inicial es recomendable usar un lubricante RC Prep, Glyde, ProLube, reduciéndose las posibilidades de bloquear el conducto, hasta que la lima K nº 15 o mayor, llegue al largo de trabajo

C.Técnica básica
Corono–Apical o “Crown–Down”
Actualmente, todas las técnicas tienden a ensanchar la parte coronaria del conducto cuanto antes. Las GT han reemplazado a las fresas Gates Gliden y el Profile a las limas anuales.

Una vez conocida la permeabilidad del conducto y la pulpa eliminada, comenzamos con una lima GT 20 – .10 a una velocidad de 300 RPM, al entrar y al salir del conducto.

La velocidad será constante. Introducimos la lima en el conducto en dirección apical y con un ligero toque hasta que la lima comienza a tallar dentina. La retiramos a los cuatro segundos, pero sin introducirla de nuevo, pues la estrías pueden estar llenas de restos y la lima deja de cortar y se favorece su fractura.

Mientras, pensamos en cuál será la lima apical maestra o como llama Buchanan (SOF) “Shaping Objective File”. Introducimos la lima en el conducto hasta que se siente que tropieza en un punto. Entonces aplicamos una ligera presión y observamos que la lima avanza en el interior del conducto. En general, a los 3-4 segundos, la lima deja de cortar en dirección apical.

Quitamos la lima y la observamos. Si las estrías están llenas de restos, la limpiamos y la volvemos a introducir en el conducto. Pero si las estrías no tienen restos, pasamos a la lima siguiente más pequeña, es posible que haya una curvatura y no pueda pasarla por ser más gruesa. Pero si las estrías están desorganizadas cambiaremos la lima.

En conductos anchos, con frecuencia la lima GT 20 – .10, es suficiente para terminar, después de varios ciclos de limpieza y tallado. En conductos tortuosos y finos pueden necesitarse varias recapitulaciones con cuatro limas GT para llegar con la lima de conformación al largo de trabajo.

Será más pequeña si el conducto presenta dificultades, pero si no hay gran resistencia aumentaremos la conicidad de la lima de conformación, lo que favorece la irrigación y la obturación.

En resumen, como ya es conocido, la Técnica de “Crown-Down” es una secuencia de instrumentos de mayor a menor conicidad ”taper”, con lo que la parte activa o de trabajo de la lima es mínima y evita que se agarre a las paredes del conducto. Así, la lima GT 20 –0,12 se empleará en la parte más coronal del conducto; la lima GT 20 – 0,10, al tener menor conicidad y al estar ensanchado con la GT 0,12, penetrará un poco más apicalmente en el conducto, hasta llegar a la Profile 20 – 0,06, con menor conicidad y el mismo diámetro en la punta.

Hay autores que comienzan haciendo un ensanchamiento previo parecido al ya dicho con Limas Manuales, n.º 10, n.º 15, n.º 20, n.º25, n.º 30, n.º35, y sucesivamente, haciendo una técnica telescópica o escalonada, intercalando una lima fina como el n.º 8 o n.º 10, para mantener la permeabilidad del foramen. También se le conoce como, “Preflaring”. El largo de trabajo será aproximado, tomado de la radiografía preoperatoria.

A continuación, empleamos las Limas Rotatorias GT: 20 – 0,12, 20 – 0,10, 20 – 0,08 y 20 – 0,06. De manera suave y sin forzar, llegamos lo más lejos posible en el conducto.

Quizá sea preciso hacer recapitulaciones, y repetir las últimas GT 20 – 0,8, 20 – 0,6, las veces que sea preciso, hasta llegar al tercio apical.

Por medios radiográficos o con localizadores eléctricos, se toma la conductometría y se prepara el tercio apical con los Profile 0,4 y 0,6, según el diámetro del foramen. Sin embargo, personalmente prefiero emplear limas manuales , ¡ es tan difícil cambiar ! Y realizamos la preparación apical con el stop consiguiente, manteniendo la permeabilidad del foramen con limas K, finas, con el fin de eliminar restos, que flotarán en el liquido irrigador o saldrán al exterior, al periápice, donde serán fagocitados por los macrófagos.

Si el conducto es ancho, realizamos la preparación inicial con limas manuales,n.º 20, n.º 25 n.º30, n.º 35, según la técnica telescópica y después las GT 20 – 0,12, 20 – 0,10, 20 – 0,08 o el 20 – 0,06, según el tamaño del foramen, para terminar con Profile n.º 20 – 0,6, números 40, 35 y 30.

En ambas circunstancias, hasta llegar a la Lima Apical Maestra o como la llama el Dr. Buchanan, Shaping Objetive File (SOF).

D. Calibrado Apical
Tiene por objetivo medir el diámetro apical del conducto, después de llegar con la lima de conformación (SOF) al largo de trabajo. Con ello confirmamos la conicidad del conducto hasta su término. Para ello, introducimos las limas K a partir del nº 15 en el conducto, sin rotarlas; aumentamos el grosor de la lima hasta que se ajuste al conducto, pero puede quedar corta, justa o al término del conducto.

De manera indirecta conocemos la geometría del conducto. Las limas hacen de calibrador. Es conveniente usar EDTAC para a la vez eliminar el ”smear layer”. Y dejar el conducto preparado para obturar.

Resumiendo, se obtienen buenos resultados como podemos apreciar en los casos siguientes. (Figuras 5, 6, 7 y 8).

Podemos decir que las limas GT son fáciles de usar por su diseño. Menor cansancio para el paciente y el operador. Las fracturas son mínimas si se emplean racionalmente.