Ángel Laviada Herrero. Director comercial de Medinter, S.L. (Importación y distribución de material médico y dental). Madrid

Este material, creado a base de nylon termoplástico es usado en Estados Unidos desde la década de los cincuenta, por lo que cuenta con un gran prestigio dentro del mercado actual, ya que a día de hoy, se utiliza en gran parte de los cinco continentes.

Valplast®, nos proporciona unas propiedades físicas y estéticas exclusivas además de una funcionalidad perfectamente demostrada, por lo que es ideal siempre que se esté considerando prótesis removibles como parciales, unilaterales y completas, tanto superior como inferior.
Dos de los puntos más importantes que conseguimos al utilizar este material es, la funcionalidad, que más preocupa al Odontólogo, y la estética, lo que realmente demanda el paciente. La adherencia , proporciona mayor confort y estabilidad en boca, su delgadez, de dos milímetros, compite contra los cuatro o cinco del acrílico convencional, no se altera con fluidos, siendo estable con el paso del tiempo, ya que, ni se rompe, ni se fisura, hipoalérgico y no tóxico, nos permite utilizarlo para todos los pacientes en los casos ya conocidos. Esto sumado a su irrompibilidad y flexibilidad, hace que Valplast® cumpla con los requisitos que demanda el Odontólogo exigente, a medida que su mínima visibilidad, ligereza y traslucidez, hacen que el paciente obtenga una prótesis estética, con la que no tenga reparo en sonreír y aparecer en público, proporcionándole además, gran confianza al comer.
Valplast®, utiliza la técnica Retento-Grip® Tissu-Bearing (gancho retentivo y descanso en el tejido). Gracias a dicha técnica no se necesita del doloroso trabajo de preparación de dientes naturales o de tejidos. El Laboratorio Procesador Autorizado, requiere sólo, un modelo de una toma de impresión en alginato, un modelo antagonista y su respectiva mordida. Cubetas de impresión no son necesarias y rodete de mordida y prueba en boca pueden ser tomados para mayor precisión en los casos de clasificación 1 de Kennedy.
Por tanto consideramos indicados de la utilización de Valplast® a aquellos pacientes con alergia al poli metacrilato, prótesis pediátricas (mantenedores de espacio… ), pacientes con enfermedad periodontal, férulas oclusales, obturadores palatinos, pacientes con torus palatinos o mandibulares, así como cualquier tipo de exostosis óseas en las que no sea aconsejable su tratamiento quirúrgico preprotésico y de forma genérica, siempre que se indique la realización de prótesis removibles.
Como cabe suponer, Valplast®, no deja de ser una solución más para aquellas personas que carecen de todas sus piezas dentarias, por lo que debemos destacar los diferentes inconvenientes que presenta al utilizar dicho material, como la dificultad durante el retocado en clínica, ya que no tendríamos costumbre de manipular este producto, y la necesidad de la maquinaria y materiales específicos para la fabricación de este en el Laboratorio. Además de las contraindicaciones que presentan aquellos pacientes con intolerancia a bases palatinas extensas, con rebordes alveolares muy resilentes y en los que se considere la realización de una prótesis fija.

Proceso de laboratorio
Tratamos un material exclusivo que requiere maquinaria determinada para su elaboración, por otra parte es imprescindible que sea un experimentado técnico el que lleve a cabo su ejecución, éste ha de haberse formado mediante un curso teórico y práctico intensivo, dominando así los aspectos referentes al conocimiento y manipulación del material.
Al recibir lo necesario, previamente remitido por el Clínico, el Laboratorio Procesador Autorizado aliviará con cera, aquellas zonas en las que se puedan producir pequeñas rozaduras, incómodas para el paciente, una vez realizado este proceso, duplicará el modelo y empezará a modelar en el duplicado, utilizando las ceras específicas, suministradas con el Sistema.
Seguidamente y después de enmuflar lo que será la restauración, se colocarán bebederos, indicando así la entrada del nylon termoplástico. Este material viene presentado en granalla y es inyectado desde un cilindro de fino aluminio, disponible en diferentes tamaños y colores, dependiendo de la restauración o placa que se diseñe, colores como el estándar, el cual simula la mucosa y blanco utilizado para férulas de descarga y placas de relajación, disponible tanto en blando como en rígido.
El cilindro se precalienta durante once minutos a una temperatura oscilante entre 565º C y 580º C, con el fin de hacerlo pasar a un estado líquido para proceder a su inyectado en la mufla ya que es esta, la que contiene el molde a reproducir. El material entrará por los bebederos y fluirá por el interior de la escayola, agarrando mecánicamente los dientes que previamente se prepararon con tal fin.
Estando en este estado líquido el material abrazará a las piezas dentales, de acrílico o porcelana, siendo muy difícil que se lleguen a desprender. Una vez concluido este proceso, dejaremos enfriar la mufla, permitiendo así que el material pase a estar en estado sólido.
Posteriormente se extraerá para poder limpiarlo con vapor, repasarlo con fresas, piedras, gomas y pulirlo con piedra pómez o pulimento para acrílico específico, quedando completamente terminado con la aplicación de la pasta especial de dar brillo.
La diferencia de Valplast® con las resinas convencionales está en el diseño, preparado, repasado y pulido ya que son específicos por ser un material sin diseño de ganchos y características disímiles.
La entrega a la consulta se hace en un medio húmedo, utilizando para ello unas bolsas de plástico con cierre hermético (suministradas con cada cilindro de material), acompañadas además, de certificados de autenticidad del producto.


Técnicas de inserción en boca
Una vez se entregue el producto, proveniente del Laboratorio, sumergiremos este en agua caliente durante un minuto aproximadamente y lo dejaremos enfriar hasta que sea tolerado por el paciente, causando así su inserción en boca del mismo. El tratamiento utilizado, permite una suave inserción y una buena adaptación con el tejido natural en la boca, además de poder activar o desactivar los ganchos en el supuesto caso en el que el paciente sienta una inconformidad con la restauración ya colocada.
Pequeños ajustes finales se podrían realizar con fresas apropiadas o ruedas de goma, y los filamentos sobrantes posteriores a este retoque, los retiraremos utilizando un instrumento cortante, ya que estos serían los que producirían las mayores molestias al paciente.


Recomendaciones para el cuidado del paciente
Como todas las prótesis removibles, con Valplast®, el paciente ha de ser instruido para seguir unas normas de higiene y mantener el aspecto adecuado a su restauración. Para ello existen en el mercado unos limpiadores especiales, en los que, la prótesis es sumergida como mínimo tres noches a la semana o todos los días durante quince minutos. Esto será más que suficiente para que su prótesis mantenga el aspecto original.v

1 COMENTARIO