Laura Martínez Alonso. Primera Promoción del Programa de Capacitación Clínica de la UEM. Madrid
La Universidad Europea de Madrid ha puesto en marcha un interesante proyecto para facilitar la incorporación de los jóvenes licenciados en Odontología al mercado laboral.

Se trata de la primera residencia en Odontología que se ofrece en España bajo la forma de un Programa de Postgrado de Capacitación Clínica (PPC), de un año de duración concebido a la manera de un MIR, en el cual los participantes se enfrentan a sus primeros contactos con pacientes reales al tiempo que completan su formación. El Programa de Postgrado de Capacitación Clínica les ofrece un contrato laboral de 40 horas semanales, de las que cinco se dedican a formación.

Laura Martínez Alonso forma parte de la primera promoción de este PPC, privilegio que comparte con otros siete licenciados, todos ellos formados en la Universidad Europea de Madrid.

Pregunta. ¿Qué motivos le impulsaron a inscribirse en este Programa de Postgrado de Capacitación Clínica una vez obtenida su licenciatura?
Respuesta. En primer lugar, me garantizaron que podría ir avanzando a mi ritmo. Y, para una persona que se acaba de licenciar, es muy importante el hecho de que no le metan prisa. También me ayudó a decidir la posibilidad de contar con un profesorado de apoyo, que iban a estar siempre respaldándote con sus consejos. En definitiva, se trata de un periodo de formación continuada.

P. Para los lectores que no hayan oído hablar de este postgrado, ¿podría explicarnos brevemente en qué consiste?
R. En primer lugar, este postgrado consiste en un contrato laboral de cuarenta horas semanales y con una duración de un año. De esas cuarenta horas, treinta y cinco son de ejercicio profesional y las otras cinco de formación, las cuales pueden ser cursos a los que te inscribe la propia universidad o existe la posibilidad de asistir a las clases de los másters, así como de convalidar estas horas con otro tipo de cursos externos, realizados fuera de la universidad.

P. ¿Quién escoge los cursos a realizar dentro de estas horas destinadas a la formación, el alumno o la universidad?
R. Los profesores normalmente nos van asesorando acerca de los cursos que consideran más interesantes para completar nuestra formación. Tenemos un profesor por asignatura más una especie de tutor o coordinador que es el que tiene un contacto más personal con los PPCs.

P. ¿Cómo es un día dentro de este programa de postgrado?R. Normalmente venimos un poco antes de que se abra la clínica a los pacientes y repasamos las historias clínicas de los que vamos a recibir durante la jornada. Desde las ocho y media hasta la una de la tarde atendemos a los pacientes como lo haríamos en cualquier otra clínica. La única diferencia consiste en que tenemos una parte de la jornada de carácter formativo.

P. ¿Existe la posibilidad de compaginar este postgrado con otro tipo de cursos o másters ajenos a la Universidad Europea?
R. Sí, es posible, pero exige trabajar muy duro, porque aquí tenemos que cumplir una jornada de cuarenta horas semanales. De hecho, tengo compañeros que están estudiando otros másters y yo misma preparo el doctorado.

P. El salario que perciben por las horas de trabajo en la clínica, ¿está dentro de unos parámetros razonables?
R. Hay que tener en cuenta que es un contrato en prácticas y por ello no va a ser tan elevado como el que se pueda percibir ejerciendo en una consulta privada, pero después de hablar con compañeros que están trabajando en algunas cadenas de clínicas odontológicas, yo creo, sinceramente, que salimos ganando, porque no tiene nada que ver el ritmo con el que trabajamos ni la seguridad. Yo veo al cabo del día, bastantes menos pacientes que ellos.

P. ¿Qué media de pacientes suele ver un PPC cada día?
R. Aproximadamente vemos a un paciente cada tres cuartos de hora, pero, como ya he dicho antes, el ritmo te lo impones tú. Hay tratamientos para los que necesitas menos tiempo y otros que te llevan más. Cada uno dedica el tiempo con el que se siente a gusto.

P. Desde su experiencia de cuatro o cinco meses formando parte de este Programa de Postgrado de Capacitación Clínica, me gustaría que valorase la formación y experiencia recibidas hasta el momento.
R. Mi valoración es muy buena. Me considero afortunada de haber podido acceder a este postgrado. Vamos pasando de tratamientos básicos a los más complejos de una manera gradual.

P. Entonces, ¿recomendaría a otros jóvenes licenciados que solicitaran el acceso a este Programa?
R. Ojalá todo el mundo pudiera hacerlo, porque, aunque realizamos muchas prácticas a lo largo de la carrera, siempre son insuficientes porque cada persona es un mundo y con cada paciente te encuentras ante una situación clínica distinta. Muchas veces no se sale de la carrera con la suficiente seguridad para enfrentarte ante tanta diversidad de casos y tratamientos.

P. Este tipo de cursos, ¿qué ventajas ofrecen para acceder al complicado mercado laboral?R. Aquí aprendes a tener seguridad y a ofrecer garantías de tu tratamiento. Cuando sales de una carrera no tienes esa seguridad, esa soltura y el paciente se da cuenta. Además, suelen ser más críticos con los profesionales jóvenes.

P. ¿Hay que realizar alguna prueba de acceso para acceder al PPC?
R. Hasta ahora, revisaban el expediente académico y se nos hacía una entrevista personal. No obstante, dado el elevado número de solicitudes que, además, va en aumento, es posible que tengan que incluir alguna otra prueba o examen en el proceso de selección.

P. ¿Pueden solicitarlo odontólogos que hayan cursado sus estudios en otras universidades?
R. Creo que sí, porque al menos una de las personas que inicialmente acudieron al proceso de selección para acceder al postgrado se había licenciado en la Universidad Complutense.

P. Y, al terminar el periodo de formación, ¿deben realizar alguna prueba o examen de todo lo aprendido en el PPC?
R. Tendremos que entregar un trabajo fin de postgrado, también escribiremos algún artículo y elaboraremos algunas recopilaciones bibliográficas. Después, recibiremos un título de postgrado. v