En esta entrevista, concedida a “Gaceta Dental”con motivo de la organización de la nueva sede del Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña (COEC), su presidente, el doctor Luis Navarro Majó, destaca la ilusión despertada por el proyecto entre los colegiados. Admite que este entusiamo ha alcanzado también a la industria y a las sociedades científicas, que están deseando organizar todo tipo de eventos en las recién estrenadas instalaciones, y añade que “Tenemos que ser ambiciosos y estar a la altura. Nuestra pretensión es aglutinar a toda la profesión alrededor de las actividades que podremos poner en marcha a partir de ahora”.

Pregunta. ¿Cuándo tuvo lugar el traslado a la nueva sede? ¿Se encuentra ya operativa? ¿Qué remates les quedan?
Respuesta. El traslado se produjo durante la primera semana de enero: archivos, museo, biblioteca… Actualmente ya estamos totalmente operativos. Solamente tuvimos que cerrar las oficinas durante diez días para facilitar todo el proceso. Poner en marcha y equipar un edificio de estas magnitudes no es fácil. El tiempo y las actividades que se irán poniendo en marcha acabarán de completar todo lo que necesitamos, fundamentalmente medios audiovisuales.
P. Las obras del edificio nuevo han experimentado una demora bastante considerable. ¿Qué trabas o dificultades les han dificultado o retrasado la finalización del proyecto?
R. En esta fase final, nos hemos demorado unos doce meses. Las causas han sido exclusivamente técnicas y la obtención de los permisos finales. También hemos tenido que acordar las fechas con los responsables de protocolo de la administración.
P. Incluso se ha producido el caso concreto de alguna sociedad que ha debido retrasar las fechas de su congreso por el deseo de celebrarlo en la sede del COEC.
R. La nueva sede ha generado mucha ilusión. Todo el mundo quería ser el primero en organizar una actividad: la Junta de Gobierno, sociedades científicas, colegiados… Esas prisas y esa ilusión han hecho que hayamos dado fechas y, posteriormente, hayamos tenido que retrasarlo.
P. Es sorprendente la cantidad de solicitudes que tienen, incluso desde mucho tiempo antes de que se anunciara la finalización de las obras para celebrar cursos, congresos y otros eventos relacionados con el sector dental. Todo el mundo quiere estrenar las instalaciones del COEC, a pesar de la cantidad de hoteles y lugares especialmente diseñados para este tipo de reuniones con que cuenta la Ciudad Condal.
R. El edificio es muy moderno, muy funcional. Muy cómodo. Está situado en el centro de Barcelona. Muy bien comunicado.

Además, cuenta, entre otras, con una sala con capacidad para trescientas personas dotada con los medios audiovisuales más modernos. Salas más pequeñas. Un laboratorio con capacidad para treinta personas. Dos sillones quirúrgicos plenamente operativos. Ocho sillones dentales…
La industria ha acogido esta nueva sede como lo que es: la casa y el lugar común de la odontología catalana. Ahí es donde se concentrarán la mayoría de actividades dirigidas a los profesionales.
P. Hablemos del diseño, actual y funcional. ¿Cuánto tardaron en decidir qué era lo que querían hacer, lo que la entidad colegial precisaba?
R. La sede actual es el fruto de una reflexión de todos los que han querido participar. El consenso ha sido muy amplio. Todo el mundo ha opinado…
Cuando decidimos lo que queríamos, lo buscamos y lo diseñamos con los técnicos. Ese es el resultado.
P. ¿A qué empresa le encargaron el proyecto?
R. El concurso de ideas para desarrollar el proyecto lo encargamos al Colegio de Arquitectos. Una vez escogido, iniciamos un nuevo concurso para escoger la empresa constructora, después otro concurso para adjudicar el párking, otro para las instalaciones… Ha sido todo muy lento porque hemos pedido muchas ofertas y presupuestos.
P. ¿En qué medida se han dejado asesorar y en qué no hicieron concesiones, qué es lo que tenían muy claro?
R. Lo que hemos tenido muy claro desde el principio es lo que queríamos: una sede con capacidad para todas las modalidades de formación continuada y puesta al día del profesional, y con los medios audiovisuales acordes: salas grandes y pequeñas, laboratorio, sillones dentales y área quirúrgica… todo interconectado. Edificio moderno. Secretaría funcional…
Queríamos un edificio útil para todos los colegiados. Simplemente eso. Ni más ni menos.
P. Tres mil metros cuadrados construidos, seis plantas… ¿En ningún momento les asaltaron dudas o se plantearon si realmente tenían necesidad de tanto espacio?
R. El espacio está al servicio de las actividades. Nuestro Colegio es muy activo y en los próximos meses crecerá el número de actos: sociales, científicos, políticos…
Además, también tenemos un planta para alquilar a empresas del sector: gestoría, correduría de seguros, legalizaciones… El colegiado cada día nos exige más y más servicios.

Tenemos que ser ambiciosos y estar a la altura. Nuestra pretensión es aglutinar a toda la profesión alrededor de las actividades que podremos poner en marcha a partir de ahora.
P. ¿Puede resumirnos cómo está estructurado el edificio, cuántas salas de conferencias, quirófanos y demás instalaciones?
R. Hay 100 plazas de parking bajo rasante. En la planta baja hay un hall de entrada y la sala de actos para 300 personas. En la planta primera, un altillo, que se utilizará para exposiciones industriales, y una terraza. La segunda planta es la clínica dental (8 sillones, mas 2 quirúrgicos). La tercera planta tiene tres salas con capacidad de 15-30 personas y un laboratorio para 30 personas. La cuarta planta es para alquilar a empresas del sector que tengan convenio de colaboración con el Colegio. En la quinta están los órganos de gobierno y la secretaría colegial y en la sexta, biblioteca y museo.
P. El coste de la obra —unos quince millones de euros— es casi tan impresionante como el resultado. No debió ser fácil decidir tal desembolso de dinero. ¿Ha asumido el gasto el COEC por sí solo? ¿Han recibido algún tipo de ayuda o subvención? ¿Qué ideas tienen para rentabilizar este ambicioso proyecto?
R. La sede se ha financiado exclusivamente con las aportaciones de los colegiados. Actualmente cada colegiado aporta 12 euros en concepto de la construcción de esa nueva sede.

Hemos conseguido una muy buena financiación y, cuando la sede esté en marcha, generará los recursos suficientes para autofinanciarse a medio plazo.

Pero la sede es fruto exclusivamente del esfuerzo de todos los colegiados de Cataluña.
P. Ahora que cuentan con un edificio amplio, moderno y dotado con las últimas tecnologías, la comisión docente del COEC va a tener mucho más trabajo. ¿Hay mucha diferencia entre el programa de cursos previstos para 2008, con respecto a años anteriores?
R. Por supuesto. Tenemos muchos proyectos, que debemos ir concretando. Lo primero es inaugurar el día 24 de enero. Después ya empiezan las actividades: un congreso de Integrada, uno de Odontología Mínimamente Invasiva, conferencias…
P. De todas las actividades que el COEC organiza para los próximos meses. ¿Cuál o cuáles destacaría por su novedad o interés?
R. Hay muchas actividades previstas de empresas y de la industria. Vamos a priorizar que el edificio sea utilizado sólo por los colegiados y empresas de nuestro sector.

Todo es destacable, aunque la próxima edición del Barcelona Orthodontic Meeting es un acto importante para nosotros. Hay muchas sociedades científicas que están reservando salas. También muchas empresas.
P. ¿Desea añadir alguno más?
R. Sí. Invitar a todos los dentistas de España. Esa también es su casa. Y animar a todos a sumar esfuerzos a través de los colegios, que son las instituciones más capaces al servicio de la salud dental de los ciudadanos y de promoción y defensa de la profesión.