Dr. José M.ª Martínez González Presidente de la SECIB

El presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal, doctor José M.ª Martínez González, hace balance del primer año y medio de mandato de los tres para los que fue elegida su Junta Directiva.

A lo largo de estos meses, el objetivo prioritario ha sido “posicionar y dar a conocer la figura del cirujano bucal, tanto a nivel odontológico como médico”. Actualmente, la SECIB cuenta con casi un millar y medio de socios con un perfil muy variado, que incluye, no sólo cirujanos, sino generalistas y profesionales de otras especialidades.

De todas las actividades organizadas por la Sociedad, el Congreso SECIB es la más importante y “procuramos, tras un análisis minucioso, desarrollar un programa que contemple todos los avances que se están produciendo dentro de la Cirugía Bucal, contando para ello con la presencia de destacados ponentes nacionales e internacionales”.

Pregunta. La Junta Directiva de la SECIB que usted preside resultó elegida en noviembre de 2006. ¿Cuál es el balance hasta el momento actual? ¿Se están cumpliendo los objetivos?
Respuesta. Estamos en pleno ecuador de nuestro mandato y el balance de la actual Junta es altamente positivo. Lo primero que deseo recalcar es el ambiente y la colaboración, ambos excelentes, que hay dentro de la propia Junta Directiva. Es un equipo paritario y joven, pero con experiencia y sobre todo con una ilusión que hace que nuestras reuniones propicien casi de inmediato los próximos encuentros. Cada uno de ellos colabora en las responsabilidades que se les han atribuido y al final del mandato, cuando hagamos el balance final de nuestra gestión, ésta será altamente positiva.

En mi toma de posesión, ante los asambleístas propuse unos objetivos muy concretos y prioritarios que fueron el de continuar con el crecimiento de la SECIB, tanto en número de socios como de patrocinadores, desarrollar congresos a un coste muy inferior al que habitualmente estamos acostumbrados, reeditar el Boletín de la Sociedad y seguir luchando por el reconocimiento de la especialidad en Odontología de la Cirugía Bucal.
P. ¿Cuántos socios integran SECIB en este momento y de qué manera ha evolucionado esta cifra en los últimos años? ¿Son casi todos cirujanos o integran un elevado número de profesionales de otras especialidades?
R. Como ya le he comentado anteriormente, uno de los objetivos fue continuar con el crecimiento de nuestra Sociedad. La propuesta inicial que hice fue de dejar el cargo de presidente teniendo más de 1.500 socios. En el momento actual estamos muy próximos a esta cifra, contabilizando únicamente a aquellos miembros que abonan sus cuotas anuales. Durante este periodo, hemos tenido la suerte de firmar un convenio con el anterior presidente de ANEO (Héctor Tafalla), creando la figura de miembro SECIB-joven, categoría que agrupa a los estudiantes de 5º curso de Odontología que no abonan cantidad alguna pero que disfrutan de la mayoría de los beneficios que aporta nuestra Sociedad al resto de sus miembros. Desde aquí quiero expresar mi gratitud a esta asociación y en especial a su presidente por la gran acogida y entusiasmo que han puesto en el desarrollo de las negociaciones.

El perfil de los miembros de SECIB es variado. Hay un predominio de cirujanos bucales, compuesto predominantemente por profesionales de dilatada experiencia y por otros más jóvenes que han recibido formación especializada a través de diferentes universidades, hospitales e instituciones y que constituyen el relevo generacional para nuestra Sociedad. Asimismo, contamos con otros odontólogos especialistas y también generalistas, que se encuentran perfectamente integrados. La SECIB viene enfocando con un carácter multidisciplinar todas sus reuniones científicas, de ahí que exista cabida para todos los profesionales. Si a esto añadimos la importancia que concedemos a los actos sociales, donde la cordialidad y el compañerismo es el objetivo fundamental, es comprensible que los congresos de SECIB se estén convirtiendo en un referente nacional.
P. ¿Qué papel desarrollan dentro de la SECIB los patrocinadores?
R. El papel es, sin duda, fundamental. Cuando tomé el relevo presidencial, la SECIB contaba con trece patrocinadores, y en la actualidad son 18. Creo que en este momento somos la Sociedad que mayor número de patrocinadores tiene.

Son muchos años los que llevo en la profesión y he asistido a la incesante proliferación de sociedades, congresos, cursos, etc. que solo se han podido realizar gracias a la ayuda del sector industrial odontológico. Sin embargo, también soy consciente de la dificultad que para ellos representa el apoyo económico que de forma creciente se les viene solicitando. Por ello, hemos entendido que para encontrar una respuesta positiva debíamos marcar una estrategia muy clara y ofrecer a nuestros patrocinadores unas expectativas atrayentes. La SECIB realiza dos encuentros durante el año con todos ellos, donde se analiza y se intercambian opiniones para una mejora de los intereses de ambas partes. Asimismo, hemos procurado que en nuestros congresos su participación no sólo sea puramente comercial sino también social, haciendo que se sientan, como nosotros deseamos y los vemos, miembros de la SECIB. También desde aquí, si me lo permite, deseo transmitirles a todos ellos mi agradecimiento personal y del resto de miembros de la Junta.
P. Uno de los objetivos fundamentales de la Sociedad Española de Cirugía Bucal es el de contribuir a la formación continuada de todos sus afiliados y promover el desarrollo científico de la cirugía bucal. ¿De qué manera están impulsando este desarrollo?
R. Básicamente, podría resumirlo en dos grandes bloques de actuación. Un primero en forma de Congresos, Reuniones y cursos modulares, que obviamente son de presencia física y un segundo que le llega al socio a través de la revista, el boletín y la página web.

El Congreso de la SECIB es nuestro buque insignia, y procuramos, tras un análisis minucioso, desarrollar un programa que contemple todos los avances que se están produciendo dentro de la Cirugía Bucal, contando para ello con la presencia de destacados ponentes nacionales e internacionales. Paralelamente, hemos desarrollado reuniones específicas como ha ocurrido recientemente en León, donde se ha celebrado el III Encuentro Universitario de Implantología y que ha permitido reunir a cuatro Sociedades Científcas. La experiencia compartida con los presidentes Eugenio Velasco- SIOLA (Sociedad de Implantología Oral Latinoamericana), Araceli Morales-SEI (Sociedad Española de Implantología) y Andrés Blanco-SEGER (Sociedad Española de Gerodontología), ha sido muy positiva, y fruto de ella es la continuidad con un IV Encuentro Internacional de Implantología que tendrá lugar en Faro (Portugal) el 15 y 16 de mayo de 2009, al que se unirá la Sociedad Portuguesa de Estomatología y Medicina Dentaria.

También, dentro de unos meses, comenzará en diferentes Colegios de Odontólogos el desarrollo de cursos modulares específicos de cirugía e implantología, impartidos por ponentes nacionales, miembros de la SECIB, que estarán subvencionados por nuestros patrocinadores oficiales.

Con respecto al segundo bloque, debo decirle que nuestra revista, la cual reciben todos los miembros de la SECIB, Revista de Medicina Oral, Patología Bucal y Cirugía Bucal, sigue siendo el gran referente nacional y poco a poco, entre todos los autores y a través de las gestiones y el entusiasmo del Profesor Bagán, estamos contribuyendo a la consecución del índice de impacto que tanta importancia se le concede actualmente.

El Boletín de la SECIB es también una forma de llevar a nuestros socios la información de todo lo que acontece social y científicamente en la especialidad. La reedición durante este mandato, con una tirada de 3.000 ejemplares por cada número, ha tenido una respuesta satisfactoria, no sólo para nuestros socios, sino también para los patrocinadores que han visto en este nuevo formato un medio de comunicación óptimo y bastante directo.

Por último, quisiera destacar la labor del presidente electo, José Mª Suárez Quintanilla, en la renovación de la página web. Gracias a su trabajo, el nuevo formato ha tenido una acogida excelente

P. En octubre tendrá lugar el VI Congreso de la SECIB. ¿Qué novedades presentará esta edición con respecto a las anteriores?
R. Nada más finalizar el V Congreso celebrado en Oviedo, nos hemos tenido que poner a trabajar porque el listón que dejó este último ha sido altísimo. Afortunadamente el presidente del Congreso de Oviedo es también el vicepresidente de la SECIB (Silverio Blanco) y eso nos permite un análisis profundo de los aspectos positivos y de aquellos otros, que aunque mínimos, conviene mejorar. También tenemos la suerte que el presidente del VI Congreso será el mismo que el del I Congreso de la SECIB (José M.ª Suárez Quintanilla), por lo que la experiencia de ambos, unida al resto de miembros de la Junta Directiva, ha facilitado enormemente esta labor.

En líneas generales, le puedo decir que el atractivo del VI Congreso se basa fundamentalmente en el mimetismo que tiene la ciudad de Santiago de Compostela para cualquiera; las cuotas de inscripción, acorde a la situación económica actual y teniendo siempre muy en cuenta que un perfil importante de asistentes son jóvenes profesionales con un poder adquisitivo limitado; un programa científico con las últimas novedades diagnósticas y terapéuticas y un programa social del que esperamos quede guardado en la memoria de todos los asistentes.

En resumen, podría decirle que esperamos una respuesta importante de inscritos, adelantándole que la de expositores está alcanzando un número considerable, por lo que la Junta Directiva y el Comité Organizador, una vez más, nos hemos comprometido con este reto del que estamos convencidos que saldremos satisfechos.
P. ¿Qué opinión tiene la SECIB en el tema de las especialidades odontológicas?
R. La SECIB tiene muy claro que la Cirugía Bucal debe reconocerse como especialidad en Odontología. Ha sido así y seguirá siendo del mismo modo hasta alcanzar este objetivo. Todos los presidentes que me han precedido participaron de la misma opinión, pero por circunstancias de momento y lugar no se pudieron ver grandes avances. En este momento, tenemos grandes expectativas y pensamos que estamos muy próximos a este reconocimiento. Desde el propio Consejo, que ha mostrado una actitud encomiable para abordar las especialidades, se nos ha instado a realizar un documento para la solicitud de este reconocimiento. A finales de marzo, la SECIB presentó y desarrolló ante el Consejo el documento por el cual considera que se debe de reconocer a la Cirugía Bucal como especialidad odontológica. Los argumentos expuestos no obedecen a personalismos, como en algún caso se ha manifestado; tampoco se habla de especialidades excluyentes, motivo éste que ha confundido a numerosos profesionales. Las razones son de tipo social e institucional, existiendo un agravio comparativo con otros especialistas de la Unión Europea. Nuestra información es que para junio-julio, tendremos una primera respuesta.
P. ¿Tienen la cirugía bucal que se realiza en España y nuestros profesionales el reconocimiento que merecen fuera de nuestras fronteras?
R. Recuerdo que una entrevista anterior que ustedes mismos me hicieron contesté que el nivel de los cirujanos bucales en España era muy alto. Sigo con el mismo criterio y una vez más deseo resaltar el papel que hasta ahora han tenido las Universidades y algunas Instituciones en la formación de los cirujanos bucales españoles. Sin embargo, y paradójicamente, mientas que algunos odontólogos-cirujanos bucales que han salido de nuestras fronteras a otros países europeos han sido acogidos y valorados por sus conocimientos, en España, salvo en las consultas privadas, los cirujanos bucales no son contemplados en otras Instituciones como hospitales o sociedades de asistencia sanitaria, por lo que su trabajo es en vano.
P. ¿Cómo son las relaciones de SECIB con otras sociedades científicas, tanto a nivel nacional como internacional? ¿Con cuáles de ellas colaboran y en que se traduce esta colaboración?
R. La SECIB tiene un carácter abierto y pluralista. El mandato de tres años de presidente parece largo pero cuando se ocupan estos cargos uno se da cuenta que el tiempo pasa demasiado deprisa y aunque existen muchos proyectos, debemos ser conscientes que todos no se pueden realizar. Un resumen de todos los objetivos que hemos desarrollado durante esta entrevista sería el de posicionar y dar a conocer la figura del cirujano bucal, tanto a nivel odontológico como médico. Para ello, hemos tratado de estrechar lazos con las sociedades odontológicas afines y así un año más hemos participado en la Reunión de invierno con SEPA y SEPES, como he comentado anteriormente, y recientemente en León con SIOLA, SEGER y SEI. Si observamos el panorama, diría que casi con todas, a excepción de la Sociedad Española de Medicina Oral, a la cual pertenezco como miembro y no me gustaría acabar el mandato sin haber tenido algún simposium con ellos.

También me encantaría reunir a sociedades médicas que confluyen en procedimientos terapéuticos con los cirujanos bucales. Aunque ha habido un primer intento con la SECOM, el programa no se pudo desarrollar, pero espero y deseo que más adelante podamos compartir las experiencias de ambas sociedades. Estoy convencido firmemente de que cirujanos bucales y cirujanos maxilofaciales deben y pueden coexistir en pro de la sociedad.

A nivel internacional, y dentro del contexto europeo, la SECIB pertenece a la EFOSS- Federación Europea, en la que participa de forma activa en su desarrollo y mantenimiento. Próximamente, en Portugal, se celebrará el Congreso de EFOSS, en el que participaremos con ponentes nacionales y existirá la posibilidad de examinarse del Board Europeo en Cirugía Bucal.

Asimismo, deseamos incrementar nuestras relaciones con otras sociedades latinoamericanas pudiendo mantener una relación más estrecha. Recientemente, he tenido la oportunidad de estar en Perú con el profesor Eugenio Velasco de la Universidad de Sevilla junto a otros profesionales, impartiendo unos seminarios de implantología. Este encuentro me ha permitido hablar con los responsables de cirugía y darles a conocer nuestra sociedad. Creo que este primer contacto ha sido muy bien acogido y puede ayudar para internacionalizar más a la SECIB.
P. Háganos un balance final. Desde su creación en 1999, la SECIB se ha visto inmersa en un proceso constante de renovación, modernización y ampliación. ¿Cree que este esfuerzo está dando los frutos deseados?
R. Honestamente creo que sí. La SECIB se inició tras un periodo de gestación, nacimiento, desarrollo, consolidación y madurez.

La gestación de la SECIB, a través de sus miembros fundadores, fue dirigida por el profesor Miguel Peñarrocha Diago, presidente de la Comisión Gestora, dando paso a su nacimiento con el primer presidente, el profesor Manuel Donado. La gran acogida entre los profesionales permitió un desarrollo rápido durante este mandato y el siguiente con el segundo presidente, el profesor Cosme Gay Escoda.

La consolidación vino con el tercer presidente, el profesor José Luís Gutiérrez Pérez, y la Junta actual se ha beneficiado del esfuerzo de los predecesores y estamos en un gran momento en la que, tras casi diez años, somos una sociedad madura, a la vez que joven y dinámica. No podemos pensar que todo se ha alcanzado, y por ello trabajaremos hasta finalizar el mandato, sabiendo que el próximo presidente y los siguientes se enfrentarán a nuevos retos, porque es la única forma que entendemos que hace que las cosas se mantengan vivas.
P. ¿Desea añadir algún comentario más a esta entrevista?
R. Gracias. En primer lugar, pedir disculpas a todos los compañeros que, cercanos a mi ejercicio profesional, han podido ver un distanciamiento de mi persona como consecuencia de la responsabilidad que he adquirido durante este periodo. Agradecer por el trato dispensado a las juntas directivas anteriores, en las cuales estuve presente, pero muy especialmente a mi maestro y Jefe de Universidad, el profesor Donado, quien decidió que durante su mandato fuese su secretario, primer cargo que asumí dentro de la Sociedad.

También quiero hacer extensible este agradecimiento al resto de los miembros de la actual Junta Directiva y a la Secretaría Técnica. Gracias a ellos, nuestras reuniones de trabajo son productivas y tremendamente atractivas.

Por último, me gustaría que la gran familia que componen la Sociedad Española de Cirugía Bucal, recordasen a esta Junta como un gran equipo que ha intentando no solo potenciar sino hacer que la sociedad reconozca y respete a los cirujanos bucales.