El Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas colaboró de forma intensa el pasado mes de agosto en la identificación de los fallecidos en el trágico accidente aéreo ocurrido en el aeropuerto de Barajas en el que fallecieron 154 personas.

Entre las víctimas que resultaron muertas en el fatídico vuelo JK2055 de la compañía Spanair se encontraban cerca de 80 canarios o foráneos residentes en la isla de Gran Canaria.

Debido a la dificultad existente para poder identificar con corrección los cadáveres, la colaboración del Colegio de Dentistas de Las Palmas fue importantísima para certificar los datos personales de muchas de las víctimas y acortar un doloroso plazo de espera de los familiares, que aguardaban entre la conmoción y el agotamiento en Madrid para poder trasladar los restos mortales a Canarias con el fin de darles sepultura y poner fin a este traumático capítulo.

El Colegio de Dentistas de Las Palmas facilitó desde un primer momento una línea directa de teléfono para que llamaran los familiares de las víctimas del accidente aéreo que necesitaban recabar datos dentales a requerimiento de la Guardia Civil. Así lo afirmó el presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas, Héctor Rodríguez, quien explicó que varios familiares llamaron pidiendo ayuda para encontrar el dentista de su familiar, así como la Guardia Civil, que también solicitó la colaboración de la organización profesional.

Las dos vías para identificar cuerpos son el ADN y la identificación dental, que es la primera parte del procedimiento y si se tienen los datos permite un rápido cotejo, explicó Rodríguez.

El responsable colegial se trasladó a Madrid en los días posteriores al incidente para ayudar en las investigaciones realizadas por un departamento especial montado por el cuerpo de la Benemérita, al que se sumaron muchos forenses llegados desde toda España. Héctor Rodríguez, presidente del Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas, informó de que la institución colegial tomó los datos que facilitaron los familiares y trabajó en la localización del especialista que tienen los datos de cada víctima.

En algunos casos no pudieron ser identificados los cadáveres por falta de referencia en el ADN de los allegados y el reconocimiento de los restos mortales se llevó a cabo por la ficha dental. El mal estado de los cuerpos imposibilitó el reconocimiento de éstos, por lo que la localización de la ficha dental fue fundamental en la identificación de los fallecidos.

La Guardia Civil reconoció la eficaz movilización desarrollada por el Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas y elogió sus servicios para poder obtener los datos personales de los fallecidos en el accidente del avión de Spanair, que debía hacer el trayecto Madrid-Gran Canaria.