Elegir el mejor curso

Recomendaciones para la decisión correcta

Son muchos los criterios que, tanto el graduado como el profesional, deben analizar para identificar la mejor opción formativa. Entre los más destacados se encuentran el profesorado, prestigio del centro, número de créditos o que el contenido del programa cumplan con sus expectativas de futuro profesional.

Shutterstock- Pathdoc
Shutterstock- Pathdoc

Lidiar con la excesiva información e identificar la opción formativa más adecuada a las necesidades particulares de cada profesional puede resultar un verdadero quebradero de cabeza. Por ello, merece la pena tomarse el tiempo suficiente para decidir con seguridad el centro u organismo de formación al que acudir, así como el curso concreto por el que, finalmente, decantarnos.

ANTE TODO, EL CURSO ELEGIDO DEBE CUBRIR LOS OBJETIVOS Y NECESIDADES DE CADA UNO DE LOS PROFESIONALES

Y es que son muchos los aspectos a tener en cuenta a la hora de tomar una decisión correcta y evitar riesgos que puedan afectar al futuro profesional. Ante todo, el curso elegido debe cubrir los objetivos y necesidades de cada uno de los profesionales, por lo que es necesario bucear de forma exhaustiva por las múltiples oportunidades que la oferta de estudio proporciona en la actualidad.

Para empezar, conviene analizar previamente el abanico de centros u organismos formativos existentes, indagar en todos los aspectos del curso concreto y pedir opiniones personales a aquellos que hayan realizado la formación que se pretende.

Antes de dar un paso en falso, el titulado debe dar respuesta también a varios interrogantes como: ¿cuáles son sus prioridades? ¿qué necesita aprender o mejorar para ser más competente? y ¿en qué área concreta de la Odontología?

Conviene procesar la información de manera crítica y racional para ordenar los criterios que servirán de asesoramiento, tales como: el contenido del curso, su nivel de especialización, el porcentaje correspondiente a la teoría y a la práctica, las instalaciones del centro, los materiales empleados, la metodología y evaluación de trabajo, el nivel del profesorado, el prestigio de la institución, sus acreditaciones, la posibilidad de hacer networking y expandir la red de contactos profesionales, los requisitos de admisión y precio, etc.

Contenido del curso

Shutterstock- Elnur
Shutterstock- Elnur

Existen numerosos cursos para cada una de las disciplinas odontológicas, por lo que conviene tener una idea lo más clara posible de cuáles son los campos que deben estar contemplados en cada uno de ellos. Esto facilitará la tarea del alumno de realizar una criba de aquellas formaciones que no le interesen y dirigirse de manera más certera al que responda exactamente a sus expectativas.

LA OFERTA FORMATIVA EXISTENTE CONTEMPLA PROGRAMAS DE TODOS LOS ÁMBITOS DE LA ODONTOLOGÍA

La oferta existente contempla programas de todos los ámbitos de la Odontología, desde cursos de Ortodoncia, Odontopediatría, Periodoncia, Odontología Conservadora, Endodoncia, Cirugía, Implantología, Oclusión, Rehabilitación Oral, Gerodontología, Estética Dental, Prótesis, Odontología Legal y Forense, Higiene Dental o prevención de la salud oral, entre otras ramas y materias.

No conviene olvidar otras facetas en las que la oferta de formación es también elevada y que son de gran importancia para el buen desarrollo de la profesión. Estos son los cursos de apoyo al  profesional dental, riesgos laborales, gestión de la clínica, fidelización de pacientes, estrategias de marketing o fotografía, entre otros.

Una recomendación es no dejarse llevar por un atractivo apelativo del curso, ya que éste puede tratarse únicamente de un reclamo y no corresponderse en el fondo con las necesidades que el alumno pretendía cubrir a la hora de decantarse por dicho programa.

Por eso es necesario profundizar en el contenido formativo e identificar los temas que se tratarán y la forma en la que se abordarán.

Necesidades concretas

Otro de los principales criterios de elección del curso es la necesidad concreta que cada estudiante pretenda cubrir, junto con el nivel de conocimientos ya adquiridos. Los intereses varían según el perfil del alumno. No es lo mismo un recién graduado que un profesional que ya lleva algún tiempo ejerciendo su profesión. Este último seguramente escogerá aquellos cursos centrados en aspectos que le sirvan de utilidad para el día a día de su consulta, mientras que el alumno recién salido de la facultad preferirá contenidos que le aporten un conocimiento del área en la que le gustaría especializarse y que sirvan de complemento a la cualificación ofrecida por la formación reglada. En este sentido, conocer cómo se reparte el tiempo entre la parte teórica y práctica de un curso es fundamental para conocer su grado de especialización.

Una buena vía para identificar los objetivos de un programa es hablando directamente con los docentes del mismo, quienes podrán orientar sobre las aplicaciones profesionales de la formación de dicho curso.

Además, observar el perfil de los alumnos que acuden a un determinado programa puede proporcionar información muy beneficiosa. Por ejemplo, la edad media de los asistentes, el número de participantes en cada promoción o su nivel de estudios, entre otros aspectos, aporta pistas para identificar el grado de profesionalidad de un centro de formación y los objetivos de un determinado curso.

La elección del centro

shutterstock_AshT productions
Shutterstock- AshT productions

Junto con el contenido del programa a cursar, el prestigio del organismo o centro que va a impartirlo es uno de los aspectos más significativos para acabar de tomar una decisión lo más acertada posible. Sobre todo, para los jóvenes odontólogos que pretenden abrirse puertas con su currículo.

Pero, ¿cómo detectar el prestigio de una institución? Algunos factores claves suelen ser su trayectoria, el número de promociones que ha formado, así como el desarrollo profesional de sus alumnos. Una buen fuente de información para recabar y compartir datos útiles sobre el centro y los programas que se imparten en él son las asociaciones de antiguos alumnos, en especial en las universidades.

Por otro lado, y como garantía de formación de calidad, algunos centros, si bien carecen de un reconocimiento oficial, sí cuentan con programas avalados por instituciones de prestigio o con la valoración positiva por parte del sector profesional.

También conviene prestar atención a la relación numérica profesor-alumno, ya que la dedicación del docente al aprendizaje será mayor cuantos menos alumnos tenga.

Finalmente y antes de elegir definitivamente un centro es conveniente darse una vuelta por él para conocer las instalaciones y los medios de los que disponen al servicio de sus alumnos. Así, se podrán comprobar las aulas, gabinetes, quirófanos, laboratorios y el estado de los medios informáticos e instrumentos de trabajo para ver si se corresponden adecuadamente con el número de alumnos que constan por curso. Especial importancia tiene verificar que el centro utilice las tecnologías más modernas, dejando atrás herramientas ya obsoletas.

LA REPUTACIÓN DE LA INSTITUCIÓN QUE IMPARTE UN CURSO ES UNO DE LOS ASPECTOS MÁS SIGNIFICATIVOS A VALORAR

Cursos acreditados

Los programas de formación postgraduada pueden estar acreditados por universidades, instituciones sanitarias públicas, la Comisión de Formación Continuada (CFC) del Sistema Nacional de Salud y otra serie de agentes que tengan reconocida la capacidad de organizar, impartir y acreditar actividades formativas dentro del área dental. El hecho de que un centro esté vinculado a organismos que puedan acreditar la excelencia de sus programas formativos es un valor importante, ya que garantiza que se cumplen unos determinados estándares de calidad.

Por ejemplo, en el caso concreto de Madrid, la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de la Comunidad de Madrid es el organismo competente para la acreditación de la Formación Continuada de la región. Este organismo está formado por representantes de la Administración sanitaria y educativa de la Comunidad de Madrid, colegios profesionales sanitarios, universidades y sociedades científicas autonómicas.

Por su parte, en Cataluña, la acreditación de actividades, programas y centros de formación continuada en el ámbito sanitario se vehicula mediante el Consejo Catalán de la Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias. Su finalidad es la regulación de la formación continuada de las profesiones sanitarias estableciendo mecanismos que garanticen la coordinación y la homogeneidad de las estructuras de acreditación y la gestión de las instituciones de formación continuada en Cataluña, así como los programas y las actividades de las diferentes profesiones sanitarias.

En el proceso de acreditación, por tanto, dichos organismos evalúan los programas que deben cumplir una serie de requisitos (calidad, contenidos, número de horas lectivas, etc.) y, posteriormente, se puntúan, asignándoles un número de créditos formativos que cuentan con carácter oficial. Es decir, que además de la actualización de conocimientos, los cursos acreditados permiten la obtención de créditos válidos para la promoción profesional en concursos- oposiciones, bolsas de contratación o concursos de traslados.

QUE UN CENTRO ESTÉ VINCULADO A ORGANISMOS QUE PUEDAN ACREDITAR LA EXCELENCIA DE SUS PROGRAMAS FORMATIVOS ES UN VALOR IMPORTANTE

Otros servicios

Shutterstock- Fotoinfot
Shutterstock- Fotoinfot

Junto con todos los aspectos de selección analizados hasta el momento, las grandes instituciones cuentan con otros servicios que sirven de apoyo al alumnado en el momento de inclinarse en uno u otro sentido a la hora de elegir un determinado curso de formación. Entre ellos, la gestión de ayudas y becas, biblioteca, sala de estudio, acceso a los laboratorios, apoyo a la investigación, asistencia por parte del profesorado posterior al curso, etc.

En conclusión, y a la vista de todas las reflexiones que hay que atender para elegir el curso que más se adapte a nuestras necesidades, es imprescindible dedicarle todo el tiempo que sea necesario para tomar la mejor decisión.

Aspectos a tener en cuenta

Son muchos los criterios de selección a los que prestar atención en el momento de elegir el curso y centro más adecuado para la formación. Destacan los siguientes:

  • Contenido y objetivos del curso
  • Programa, estructura y modalidad
  • Metodología y evaluación del trabajo
  • Porcentaje práctico y teórico
  • Nivel de especialización
  • Perfil del alumnado
  • Reputación del centro
  • Experiencia del equipo docente
  • Instalaciones y materiales empleados
  • Acreditaciones
  • Relaciones institucionales
  • Posibilidad de hacer networking
  • Requisitos de admisión
  • Coste y financiación

Experiencia del profesorado

Shutterstock_Fizkes
Shutterstock- Fizkes

Uno de los criterios que resulta siempre fundamental a la hora de decidirse por un curso es fijar el punto de mira en el prestigio del profesorado que lo imparte. El equipo docente debe contar con profesionales de excelente nivel académico y profesional, que dispongan de publicaciones científicas en las materias odontológicas que imparten y que participen activamente en congresos o jornadas como ponentes o como dictantes de cursos de colegios, asociaciones profesionales o empresas.

También conviene estar alerta de que si los profesores de un determinado curso son docentes universitarios, esto nos garantizará la calidad de la formación, ya que estos profesionales han tenido que superar toda una serie de procesos de selección para acceder a esa plaza universitaria.

Por otro lado, y al margen del ámbito universitario, también encontramos destacados profesionales que no siempre pueden compatibilizar la docencia a tiempo completo con su verdadera vocación, que es la investigación, por lo que pueden participar en los programas formativos de forma puntual, como colaboradores externos o bien como profesores visitantes. También tienen un valor muy destacable las experiencias internacionales.

LA INDUSTRIA TAMBIÉN COLABORA EN LA TRANSMISIÓN DE CONOCIMIENTOS A LOS PROFESIONALES DEL SECTOR

Participación de la industria

La industria juega un papel importante en la formación odontológica siendo, en muchas ocasiones, la encargada de transmitir a los profesionales los últimos avances que se producen en el sector, en cuanto a nuevas técnicas, productos y materiales. Por ello, conocer cuáles son los acuerdos de colaboración con instituciones, asociaciones, sociedades científicas o empresas del sector puede orientar a los alumnos para saber la perspectiva que e mercado tiene de los programas que imparte. La forma en que dichos acuerdos toman cuerpo suele ser mediante la celebración de acciones formativas y de investigación conjuntas o la organización de estancia en clínicas y hospitales. En ocasiones, este tipo de colaboraciones tiene como único objetivo la cesión de material de trabajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario, realizar análisis de navegación de los usuarios, mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que rechaza el uso de cookies, pudiendo producirse errores de navegación o problemas de visualización de determinados contenidos. Para más información, consulte previamente nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies