Miguel Carrero recibe el premio Victoriano Reinoso a su trayectoria profesional de manos de la Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid

Miguel Carrero, presidente de Previsión Sanitaria Nacional (PSN), recibió el pasado 6 de abril el XV Premio Victoriano Reinoso, que otorga la Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid (Aegama) en reconocimiento a su trayectoria profesional.

Recogió este reconocimiento “que tan feliz y orgulloso me hace”, tal y como reconoció en su discurso, de manos de Julio Lage, presidente de Aegama, en un evento que contó con la presencia de distintas personalidades de la política nacional, madrileña y gallega y en el que estuvo arropado por numerosos representantes del mundo empresarial, de PSN y de su círculo más personal y familiar.

En su intervención, Carrero puso de manifiesto el gran orgullo que para él representa formar parte de Galicia, su tierra natal y el lugar de donde proceden muchas de las personas más importantes en su vida; región en la que ha desarrollado algunos de los momentos más relevantes de su trayectoria y de su vida.

Igualmente, destacó la importancia que para él tiene PSN y su labor, en la que lleva inmerso más de dos décadas, aludiendo a “esa gran organización sin ánimo de lucro, inspirada en la solidaridad, que protege y contribuye a la felicidad de tantos miles de compañeros y de sus familias. Liderada por un equipo de lujo que la ha catapultado a cotas impensables”.

El discurso de presentación de Miguel Carrero corrió a cargo de Julio Ancochea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital La Princesa de Madrid, presidente de la Asociación de Médicos Gallegos en Madrid (Asomega) y consejero de PSN. En él destacó la faceta de médico del homenajeado, haciendo hincapié en que “la filosofía médica de Miguel es el humanismo, el involucrarse con los enfermos, conocer su problemática, recibir sus confidencias y ayudarles de forma integral”. Algo que ha sabido compaginar a la perfección durante todos estos años con los necesarios “balances, reuniones de dirección, estrategias de gestión, iniciativas, presupuestos…” propios del cargo al frente de PSN.

Por su parte, Julio Lage, presidente de Aegama, subrayó la doble faceta del galardonado, la médica y la empresarial, y recordó con emoción a los miembros de la Asociación tristemente desaparecidos durante la pandemia.

La trayectoria de Miguel Carrero

Nacido en Santiago de Compostela en 1941, Miguel José Carrero López es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela, y especializado en Cirugía General y del Aparato Digestivo, así como en Traumatología y Cirugía Ortopédica en el Gran Hospital Real de Santiago, centro en el que creó y dirigió durante muchos años la primera unidad especializada en Cirugía Vertebral de Galicia. También es diplomado en Medicina Escolar y en Medicina de Empresa.

En lo que respecta a su labor asistencial, la ha desarrollado en el citado Gran Hospital Real de Santiago y en el Juan Canalejo de La Coruña, y también ha ejercido durante años la profesión libre como especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica.

En el ámbito institucional, fue presidente del Colegio de Médicos de La Coruña durante más de veinte años y es uno de los miembros fundadores de Unión Profesional de Galicia, institución que presidió hasta 2008.

Miguel Carrero está al frente de Previsión Sanitaria Nacional desde 1998, más de dos décadas en las que el Grupo asegurador ha experimentado un amplio desarrollo, materializado en la exponencial evolución en distintas magnitudes económicas, alcanzando más de 1.600 millones de euros de volumen de ahorro gestionado o superando los 300 millones en facturación en diversos ejercicios, además del crecimiento y adaptación experimentados en la cartera integral de productos y servicios que PSN ofrece a su colectivo protegido.

Sobre los premios Victoriano Reinoso

Estos galardones toman su nombre en recuerdo del fallecido presidente de Unión Fenosa, también importante figura del panorama empresarial gallego. Reinoso nació en Negreira, La Coruña, en 1948 y desarrolló prácticamente toda su trayectoria profesional en Unión Fenosa, iniciándose en Unión Eléctrica Madrileña, empresa que más adelante su fusionó con la ya citada, como ingeniero especializado en Hidráulica y Energética y especialista en el área financiera. Su buen hacer en la compañía durante más de 30 años hizo que pasara por diferentes puestos hasta llegar a ser director general, consejero delegado y vicepresidente primero.

Su repentina muerte, dos meses después de alcanzar la presidencia y a la temprana edad de 53 años, frustró su carrera profesional encaminada en esos momentos a la entrada en el sector gasista tras cerrar un importante contrato de suministro con Egipto. Unión Fenosa le nombró presidente de honor a título póstumo.