Los Consejos Generales de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios urgen a la Administración Pública a regular la publicidad sanitaria
Los Consejos Generales de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios urgen a la Administración Pública a regular la publicidad sanitaria. Imagen: Andrea Piacquadio. Pexels.

Los presidentes de los Consejos Generales de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios han redactado un manifiesto en el que alertan a la Administración pública sobre la urgente necesidad de regular la publicidad sanitaria. Insisten una vez más en que es necesario que sea una publicidad rigurosa, veraz, prudente y comprensible, basada en la ética y la evidencia científica para evitar confundir al ciudadano.

Para ello es necesario que exista una regulación adecuada que garantice que los mensajes y la información de índole sanitaria que se difunden cumplan con todos los criterios mencionados.

Dos situaciones a remediar en cuanto a la publicidad sanitaria

Los presidentes de los respectivos Consejos Profesionales destacan dos situaciones actuales sobre las que hay que aplicar la esperada ley de publicidad sanitaria.

Publicidad desde los medios de comunicación

Por un lado, el hecho de que los medios de comunicación promocionen empresas, centros sanitarios o establecimientos que carecen de las autorizaciones sanitarias correspondientes. Con anuncios que además no siempre son éticos ni objetivos, pudiendo llegar a crear falsas expectativas en los ciudadanos y que el resultado de los tratamientos no sea el esperado.

Publicidad de “influencers” en redes sociales

A lo enunciado anteriormente, hay que añadir la publicidad que determinados “influencers” hacen en las redes sociales sobre productos, medicamentos y tratamientos que requieren legalmente prescripción, ejecución, dispensación y seguimiento por parte de profesionales sanitarios, ya que pueden conllevar ciertos riesgos para la salud del paciente.

Declaraciones de los presidentes de los Consejos Generales

Ante esta situación, los Consejos Generales de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios vuelven a insistir en la necesidad de establecer una regulación adecuada de la publicidad sanitaria, algo que ya sucede en los países de nuestro entorno.

La publicidad sanitaria no puede distribuirse sin apenas control

Así lo afirma Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, quien insiste en que la Administración Pública y los diversos partidos políticos deben tomar conciencia de que la publicidad sanitaria es especialmente sensible y que, por tanto, debe estar regulada. “No es admisible que no exista prácticamente ninguna restricción legal en este tipo de publicidad, de tal forma que la publicidad, sea o no veraz y, en ocasiones, engañosa, pueda distribuirse libremente y apenas sin ningún control”.

Un plan nacional para la seguridad del paciente en Internet

Por su parte, Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, ha manifestado que “la seguridad del paciente en Internet es una batalla que los farmacéuticos españoles llevamos liderando muchos años. Integrar a la Farmacia en un Plan Nacional para la Seguridad del Paciente en Internet y el control de la publicidad en la red, aportaría mucha eficacia a las medidas tomadas, en este sentido, por las autoridades sanitarias. Proponemos la creación de un plan nacional para la seguridad del paciente en Internet que evite la venta ilegal de medicamentos, las falsificaciones y controle la publicidad engañosa, los bulos y la desinformación”.

Denunciar y concienciar a la población

Asimismo, Tomás Cobo, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, muestra “la preocupación que como Consejos Profesionales tenemos ante esta lacra” y manifiesta su postura beligerante para “luchar contra aquellos que jueguen con la esperanza y desesperanza de los pacientes. Debemos denunciar estos casos y concienciar a la población para que acuda a fuentes fiables basadas en evidencia científica, alejadas de quienes solo buscan la confusión y la desinformación”.

Luchar contra el intrusismo profesional

En sus declaraciones, Luis Alberto Calvo, presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios, añade que “la publicidad no regulada en cuestiones sanitarias a menudo corre pareja a las noticias falsas y a las creencias erróneas, por lo que debe existir un marco claro de regulación. Los veterinarios y veterinarias, como el resto de las corporaciones sanitarias, trabajamos sin tregua contra el intrusismo profesional, y recomendamos a todos los ciudadanos que conviven con animales de compañía que tengan prudencia ante cualquier mensaje sospechoso, ya que en muchas ocasiones se pone en riesgo la salud de las mascotas y de las personas, pues no existen líneas divisorias entre la sanidad animal y la salud pública”.

Por último, los Consejos de Dentistas, Farmacéuticos, Médicos y Veterinarios solicitan que esta regulación cuente con un procedimiento sancionador que pueda disuadir de estas prácticas comerciales que pueden poner en riesgo la salud de los ciudadanos, y que surgen especialmente cuando se antepone cualquier otro interés por encima de ella.

Así lo indican claramente en el manifiesto donde declaran que “la práctica de los profesionales sanitarios debe estar orientada a las necesidades de salud y bienestar de la población y no debe regirse por intereses exclusivamente mercantilistas, como lamentablemente así sucede en algunas ocasiones”

El manifiesto, firmado en Madrid el 17 de febrero, cierra con el ofrecimiento y compromiso de colaboración por parte de sus respectivos Consejos Profesionales: “Como Corporaciones de Derecho Público, representantes de nuestros respectivos colectivos de profesionales sanitarios, que entre sus principales fines se encuentra la salvaguarda del bien de la salud, reiteramos nuestro ofrecimiento y compromiso de colaboración permanente con el Gobierno nacional y los Ejecutivos autonómicos, para conseguir entre todos el objetivo deseado de proteger la salud, lo que revertirá en el beneficio de todos los ciudadanos y de los profesionales sanitarios”.