343_Reportaje
Una vez que el profesional ha conseguido que el niño coopere y termina la atención clínica, aún tiene un último aspecto que cuidar en la despedida: reforzar su buena conducta y felicitar al niño por lo bien que lo han hecho. Shutterstock/Hedgehog94.

Aún son muchos los padres que llevan a sus hijos al mismo odontólogo general que les atiende a ellos. Al fin y al cabo, le conocen, les ha tratado bien y confían en él, así que ¿qué más se puede pedir?

Pues lo cierto es que sí se puede pedir mucho más. A pesar de que no existen las especialidades en Odontología, desde hace décadas se imparten ofertas de formación en Odontopediatría en todas las universidades. Además de esta formación especializada en problemas dentales infantiles, los odontopediatras aúnan vocación y experiencia en el cuidado exclusivo de la salud oral de los más pequeños de la casa. Y entre las muchas cuestiones que desarrollan los odontopediatras en su día a día destacan las técnicas de manejo de la conducta infantil. Estas técnicas son imprescindibles para lograr que el niño tenga una experiencia más que agradable en el gabinete dental. Porque, como pacientes, los niños no son precisamente adultos en pequeño.

Sonsoles García Garrido

10 consejos esenciales para el manejo de la conducta infantil

¿Qué podemos hacer cuando el niño se impacienta, se bloquea, siente miedo o no coopera durante una revisión dental? ¿Cómo lograr que una situación potencialmente estresante para el niño y los padres, y también para el odontólogo, se convierta en una experiencia grata?

Para responder a estas preguntas, hemos preparado esta lista de consejos claves de la mano de las doctoras Asunción Mendoza Mendoza, presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP) y catedrática de Odontopediatría de la Universidad de Sevilla; Paloma Planells del Pozo, profesora titular de Odontopediatría en la Universidad Complutense de Madrid; y Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología y especialista en Psicología Educativa.

La preparación desde casa

«La preparación es un aspecto esencial», explica la Dra. Silvia Álava. «Hay que indicar a los padres cómo proceder porque a veces somos los adultos los que podemos complicar las cosas al decir frases como «si no te portas bien, te van a tener que sedar». Es necesario hablar con los padres para explicarles qué le vamos a hacer y qué es lo que le tienen que decir al niño antes de entrar en la consulta. Ellos son el modelo para su hijo y tienen que transmitir seguridad y confianza. Por el contrario, cuando los padres vienen con dudas o miedos, sin querer, se lo van a transmitir al niño».

ANTES DE TRATAR UN NIÑO DEBEMOS DE PENSAR SI ESTAMOS CAPACITADOS. LA MAYORÍA DE LAS FOBIAS DEL ADULTO RESPONDEN A UNA MALA PRAXIS DURANTE LA INFANCIA; SI NO NOS SENTIMOS COMPETENTES, DEBEMOS DERIVAR AL NIÑO A OTRO PROFESIONAL MÁS ESPECIALIZADO

DRA. ASUNCIÓN MENDOZA MENDOZA

Ganarse la confianza del niño

Al llegar a la clínica «es fundamental ganarse la confianza del niño», comenta la Dra. Silvia Álava. «En lugar de pensar que es una pérdida de tiempo, pensemos que lo estamos empleando en ganarnos su confianza y, de esta forma, el niño estará más receptivo».
Para la Dra. Paloma Planells, «hay que pensar siempre que el niño o niña tiene que ver delante a una persona que está de su parte, que siente cariño por los pacientes infantiles y que desea entrar en sintonía con ellos».

La comunicación no verbal también importa

343_Reportaje
Dra. Asunción Mendoza Mendoza, presidenta de la SEOP y catedrática de Odontopediatría de la Universidad de Sevilla. Imagen cedida por la Dra. Asunción Mendoza Mendoza.

«Es cierto que ahora con la mascarilla no vemos la sonrisa, pero se nota mucho en esa comunicación no verbal», aconseja la Dra. Silvia Álava, para quien resulta esencial recibir al niño con una sonrisa para ganarnos su confianza.

La Dra. Asunción Mendoza advierte que es tarea de todo el equipo lograr un ambiente óptimo para fomentar la confianza. «Desde la recepcionista hasta la auxiliar debe conocer su papel y saber desarrollar sus habilidades tanto a nivel verbal como paraverbal, sonreír, dar la mano, interesarnos por sus gustos y hacer sentir al niño que es único y especial».

Por su parte, la Dra. Paloma Planells aconseja «evitar, en nuestro primer encuentro con el paciente, recibirlo ya en el propio sillón dental. Por el contrario, resulta muy beneficioso crear un ambiente propicio para hacer la historia clínica y de antecedentes odontológicos en una zona acogedora que nos facilite conocer las relaciones entre el paciente y los familiares o acompañantes. Estudiar sus comportamientos, movimientos… Todo ello nos dará claves fundamentales para el futuro acercamiento al tratamiento dental».

Utilizar un tono conciliador con el ñino

«Esto no quiere decir que tengas que hacer bromas o contar chistes», apunta Silvia Álava. «Simplemente hay que utilizar un tono conciliador, le podemos preguntar su nombre y a qué viene a la consulta».

También la Dra. Paloma Planells apuesta por hacer al niño «preguntas directas buscando la respuesta personal de ellos, para así darles importancia y seguridad en sí mismos. Una buena parte de la motivación, la estaremos comenzando en esos primeros momentos. Igualmente, los padres saben apreciar en nuestras acciones la profesionalidad y esto aumenta la confianza en nuestro trabajo posterior».

TRATAR CON LOS PADRES ES NUESTRO CABALLO DE BATALLA CONTINUO. CADA PROGENITOR TIENE SU PROPIO BAGAJE Y ELLO REQUIERE DE NOSOTROS UN ESFUERZO EXTRA PARA RESPONDER A LAS EXPECTATIVAS PROFESIONALES Y HUMANAS QUE LOS PROGENITORES ESPERAN

DRA. PALOMA PLANELLS DEL POZO

Entender las emociones

Es cierto que muchas veces los adultos solemos quitarle importancia a lo que los niños sienten. Pero esto no es correcto porque parece que estamos menospreciando sus emociones. «Debemos entender que en un determinado momento el niño puede tener un poco de miedo. Entonces podemos preguntarle si está preocupado, en lugar de decirle ‘no te preocupes’ porque parece que le estamos diciendo que está equivocado y que no debe sentirse así. Es más adecuado explicarle que es normal que esté preocupado, más aún si es la primera vez que viene», aconseja Silvia Álava.

Explicar los procedimientos con lenguaje simple

Los niños también son curiosos por naturaleza, así que los odontopediatras deben tener un extra de paciencia y los conocimientos necesarios para responder a preguntas de todo tipo siempre en un lenguaje lo más simple posible.

343_Reportaje
Dra. Paloma Planells del Pozo, profesora titular de Odontopediatría en la Universidad Complutense de Madrid. Imagen cedida por la Dra. Paloma Planells del Pozo.

«Conviene explicar los tratamientos muy por encima y sin tecnicismos, que sea de forma clara y sencilla para que el niño lo pueda entender. Es muy importante explicarles lo que ellos tienen que hacer: ‘tienes que estar muy quieto, tienes que abrir la boca grande, aprieta fuerte, etc.’. Durante el tratamiento hay que darle algún respiro y decirle que lo ha hecho muy bien para continuar», argumenta la Dra. Silvia Álava.

Cada niño tiene sus tiempos

Ajustar la agenda de pacientes infantiles es realmente complicado porque «cada niño marca su ritmo y siempre hay que respetarlo. Nunca debemos forzarle a hacer algo que no quiere ni comprende», explica la Dra. Asunción Mendoza.

Y es que «nunca debemos olvidar que cada edad requiere un trato y acercamiento diferente. Es frecuente tender a minimizar la edad del paciente y este hecho nos hace perder de forma inmediata la confianza de ellos», argumenta la Dra. Planells.

Mobiliario y ambiente adecuado para el niño

¿Hasta qué punto es indispensable que la clínica tenga un mobiliario infantil? Y es que hoy en día a nadie se le escapa la importancia de una primera impresión.

Es por eso que para la Dra. Paloma Planells «nuestro equipo de recepción debe saber tratar con corrección tanto al paciente infantil como a los progenitores, y desde el mismo momento en que se da la primera cita. Comprendemos que es algo ciertamente complejo, sin embargo, es crucial. En cuanto al mobiliario hay que cuidarlo, pero es fundamental prestar atención a que un paciente de dos años no tiene los mismos gustos que uno de cuatro, seis…, y no digamos a partir de la adolescencia. Por tanto, debemos considerar que ‘el paisaje’ de la sala de espera debe albergar a todas las edades y, por tanto, si tomamos la decisión de poner motivos infantiles, quizá habrá que separar los ambientes para que nadie se encuentre incomodado».

Para la psicóloga Silvia Álava el hecho de «conseguir que haya un ambiente agradable para los niños, les tranquiliza mucho. Pero también tranquiliza que haya más niños en la consulta y pueda comprobar que los demás no lloran y salen bien».

ES FUNDAMENTAL QUE EL NIÑO ENTRE CON CONFIANZA. Y PARA ELLO HAY QUE RECIBIRLO CON UNA SONRISA, PRESENTARNOS Y EXPLICARLE DE FORMA COMPRENSIBLE QUÉ ES LO QUE VAMOS A HACER. ESTA PREPARACIÓN NO ES UNA PÉRDIDA DE TIEMPO, SINO QUE ESTAMOS INVIRTIENDO PARA QUE EL TRATAMIENTO SEA MÁS RÁPIDO Y GRATO

DRA. SILVIA ÁLAVA SORDO

Educar a los padres

Lidiar con los padres «es nuestro caballo de batalla continuo como odontopediatras», explica la Dra. Paloma Planells. «Cada progenitor tiene su propio bagaje y esto requiere de nosotros un esfuerzo extra. El paciente infantil nunca toma la decisión final de ser atendido por un profesional u otro. Nosotros debemos responder a las expectativas profesionales y humanas que los progenitores esperan. Debemos contemplar, tanto la situación familiar, como el tipo de educación que reciben los niños y niñas (progenitores helicóptero, tigre, secretario…). Es fundamental conocer de antemano estas situaciones para poder entablar una buena relación tanto con los progenitores como con sus hijos y, a partir de ello, podremos conseguir crear una correcta salud oral y su posterior mantenimiento a lo largo del crecimiento y desarrollo del menor».

343_Reportaje
Dra. Silvia Álava Sordo, doctora en Psicología y especialista en Psicología Educativa. Imagen cedida por la Dra. Silvia Álava Sordo.

Educar a los padres es esencial para tratar de evitar que entren en la consulta, porque, en ese caso, «es muy probable que haya que atender al niño y también a su padre o madre. Pero no solo porque hay que centrar la atención en el niño, sino porque, además, los niños se portan mejor cuando no están sus padres delante», argumenta la psicóloga Silvia Álava. «A no ser que sean casos especiales (niños con necesidades especiales) es mejor que entre el niño solo para procurar mejor atención».

En cuanto a la permanencia de acompañantes durante el tratamiento dental, la Dra. Paloma Planells opina que «debe ser manejado de forma individual en cada caso. En pacientes de corta edad, en muchas ocasiones preferimos que los progenitores permanezcan con sus hijos, pues el niño está acostumbrado a su presencia y ello nos facilitará el control y motivación durante los procedimientos. Del mismo modo, los progenitores suelen ser fundamentales en el tratamiento de pacientes con necesidades especiales, menores con desconocimiento de nuestro idioma y otras circunstancias individualizadas. En general, y salvo lo citado anteriormente, preferimos dar confianza al paciente y fomentamos la seguridad en ellos mismos mediante el tratamiento en el gabinete, rodeado de las personas que conforman el equipo clínico en Odontopediatría”.

Reforzar la buena conducta

Una vez que ya hemos conseguido que el niño coopere y termina la atención clínica, aún tenemos un último aspecto que cuidar en la despedida: reforzar su buena conducta y felicitar al niño por lo bien que lo han hecho. «Funciona mucho mejor la motivación intrínseca que el premio material. Frases como ‘qué bien lo has hecho’, ‘has sido muy valiente’, ‘nos has ayudado muchísimo’, son importantes para motivarles, más aún si se las decimos también delante de los padres. Al finalizar la consulta también los padres deben reforzar el buen comportamiento del niño con mensajes como ‘qué bien lo has hecho’, ‘qué valiente has sido’, ‘estoy muy orgulloso’,» aconseja la Dra. Silvia Álava.

La Dra. Asunción Mendoza enfatiza en la importancia de «hacer sentir a cada paciente que es único, y una forma puede ser alabarle y darle una recompensa al final del tratamiento, aunque su comportamiento no haya sido totalmente de nuestro agrado»

Qué hacer ante un comportamiento complicado

Estos 10 consejos que hemos explicado ayudan y favorecen una experiencia grata para el niño, pero esto no siempre es posible, sobre todo, si el niño ha vivido una experiencia previa negativa. ¿Qué hacer entonces? Para la psicóloga Silvia Álava es necesario «valorar cada caso y ver qué podemos hacer. Lo ideal es que el niño no se vaya sin hacer el tratamiento porque al final el pequeño se queda con la sensación de no haber sido capaz de hacerlo y, además, aprende que si se pone muy bruto consigue evitar aquello que le da tanto miedo. Por lo tanto, hay que intentar hablar con los padres y dedicar más tiempo en la preparación de la consulta, en lugar de ir directamente al gabinete».

343_Reportaje
Los niños son curiosos por naturaleza, así que los odontopediatras deben tener un extra de paciencia y los conocimientos necesarios para responder a sus preguntas. Shutterstock/Evgeniy Kalinovskiy.

«Son varias las técnicas que nos ayudan a controlar conductas difíciles y problemas de ansiedad», argumenta la Dra. Asunción Mendoza. «Por ello, desde el primer contacto con el niño durante la primera visita, el odontopediatra utiliza en todo momento las técnicas básicas del control de la conducta. Así, es frecuente que, a veces, los padres se queden asombrados y digan que es la primera vez que el niño se ha dejado explorar». Pero en ocasiones, la Dra. Mendoza sí que ha tenido que retrasar un tratamiento para dedicar más tiempo a la preparación del niño. «En casos donde el niño necesite romper con su esquema mental y superar el miedo creado por una mala experiencia anterior, puede programarse una visita preliminar que le proporcione una familiarización progresiva y coger confianza para la siguiente cita».


«Niños rebotados» con una mala experiencia en el dentista

Es, sin duda, uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los odontólogos infantiles en sus consultas. Se trata de aquellos pacientes que llegan derivados por otros colegas con problemas creados en consultas previas. Muchos padres recurren entonces al odontopediatra como último recurso para atender a un niño que llega a la consulta muy alterado.

«Durante la primera visita, después de la presentación, suelo preguntar el motivo de consulta y si es la primera vez que acude al odontopediatra. La mayoría de los padres responden que han sido diferidos ante la imposibilidad de ser tratados», explica la presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría, la Dra. Asunción Mendoza. «Lo que es totalmente lamentable es que generalmente comentan que el niño acudió sin desconfianza a la primera cita, pero que, por desgracia, tuvo una mala experiencia y, a partir de ese momento, fue imposible volver a tratarlo; siendo nosotros la última opción antes de la anestesia general. Lo que nos obliga a reconducir una situación que fácilmente se hubiese podido evitar con las técnicas adecuadas y la práctica especializada».

Por eso, argumenta la Dra. Mendoza, «antes de tratar un niño debemos de pensar si estamos capacitados. La mayoría de los casos de fobia del adulto al dentista se deben a una mala praxis durante la infancia; si no nos sentimos competentes, debemos derivar al niño a otro profesional más especializado. Por tanto, el mejor consejo que podría darle a los dentistas que quieren tratar niños es que inviertan en formación. Puedes conseguir una buena formación a través de cursos especializados en centros de formación con una duración mínima de un año y prácticas clínicas, o como sería lo ideal, un máster propio universitario de tres años. Considero que al elegir uno de estos cursos es importante, no solo el contenido del temario, sino la formación y currículum vitae del profesorado, así como la posibilidad de prácticas clínicas con pacientes. Por otro lado, además de que es fundamental una formación especializada antes de comenzar a tratar un niño, es igualmente importante una formación continuada, mantenerse siempre informado haciéndose miembro de nuestra sociedad (SEOP) y asistir a nuestros congresos. Para un odontopediatra es difícil de entender cómo en las consultas se buscan diferentes especialistas (ortodontistas, periodoncistas, etc.) y se prescinde de un odontopediatra porque entienden que el niño puede ser tratado por generalistas, dado que lo toman como un adulto pequeño. Nada más lejos de la realidad cuando comprenden que una atención especializada en Odontopediatría proporciona a estas clínicas un crecimiento sostenible de pacientes, no solo infantiles, sino de toda la familia», concluye la Dra. Mendoza.