La mala salud bucodental se relaciona con una mayor gravedad de la COVID-19
La mala salud bucodental se relaciona con una mayor gravedad de la COVID-19. Imagen: TippaPatt. Shutterstock

La salud bucodental puede ser un factor de riesgo adicional para la COVID-19 grave en pacientes cardíacos. Así se ha concluido en un estudio expuesto en una reunión híbrida celebrada en el Cairo del 14 al 15 de octubre entre el Colegio Americano de Cardiología (ACC), la Sociedad Egipcia de Cardiología y el capítulo egipcio del ACC.

En dicho estudio, los investigadores plantearon la hipótesis de que el aumento de la gravedad de la COVID-19 podría estar relacionado con un mal estado de salud bucodental, especialmente en pacientes con enfermedades cardiovasculares.

El doctor Ahmed Mustafa Basuoni, de la Universidad de El Cairo (Egipto), y sus colegas encuestaron a 308 pacientes egipcios con pruebas de reacción en cadena de la polimerasa positivas confirmadas para el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo 2 (SARS-CoV-2) para evaluar los vínculos entre la gravedad del COVID-19 y la salud oral. Se realizó un análisis de subgrupos por separado para un grupo adicional de 86 pacientes con enfermedades cardiovasculares que cumplían los criterios de exclusión del estudio.

Los investigadores encontraron una correlación inversa significativa (P < 0,001; r = -0,512) entre la salud bucodental y la gravedad de la COVID-19. La mala salud bucodental también se correlacionó con un aumento de los valores de la proteína C reactiva (P < 0,001) y un retraso en el período de recuperación (P < 0,001), especialmente en los pacientes con enfermedades cardíacas.

«Los tejidos orales podrían actuar como reservorio del SARS-CoV-2, desarrollando una alta carga viral en la cavidad oral», dijo el doctor Ahmed Mustafa Basuoni, consultor de cardiología de la Universidad de El Cairo y autor principal del estudio, en un comunicado. «Por lo tanto, recomendamos el mantenimiento de la salud oral y la mejora de las medidas de higiene oral, especialmente durante la infección por COVID-19».

Y es que la correlación entre la mala salud bucodental y la gravedad de la COVID-19, así como la correlación entre la salud bucodental y el retraso en la recuperación, demuestra la posible necesidad de considerar la salud bucodental como un factor de riesgo adicional para los pacientes cardíacos que pueden contraer la COVID-19. Ya que la cavidad bucal es un reservorio potencial de patógenos respiratorios.

«Medidas sencillas como la práctica de una higiene bucal adecuada, la concienciación sobre la importancia de la salud bucodental, ya sea en relación con la infección por COVID-19 o con las enfermedades sistémicas, utilizando los medios de comunicación y la medicina comunitaria, las visitas periódicas al dentista, especialmente en pacientes con ECV, y el uso de enjuagues bucales [antimicrobianos] [podrían ayudar a] prevenir o disminuir la gravedad de la enfermedad por COVID-19.» – comunicaba también Basuoni.

«La salud bucodental debería formar parte de la anamnesis y la exploración rutinarias de los pacientes cardíacos. Hay que instruir a todos los pacientes cardiacos sobre el estilo de vida en lo que respecta a una buena higiene bucal con visitas periódicas al dentista. Tenemos que dar más espacio en la investigación a estos factores de riesgo que pueden modificarse fácilmente.»

Para saber más sobre salud bucodental y COVID, en abril del 2021 y en el marco del Congreso Nacional Multidisciplinar COVID-19, se realizó una reunión entre La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), a la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), en colaboración con otras sociedades afines, donde se exponía que la boca no es un sistema aislado dentro del conjunto del cuerpo humano, sino que hay una relación entre las patologías periodontales y diversas enfermedades como las cardiovasculares.