En la primera sesión, se mostró como la cavidad oral no solo es una de las puertas de entrada y transmisión del SARS-Cov-2, discutiéndose los efectos que pueden desempañar algunos componentes de algunos colutorios o enjuagues dentales.

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) junto a la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), en colaboración con otras sociedades afines, han organizado, dentro del Congreso Nacional Multidisciplinar COVID-19, dos charlas donde se ha reflexionado sobre el papel de la salud bucal y el uso de colutorios con actividad viricida en la reducción del riesgo de transmisión y la severidad de la COVID-19, y el efecto que tiene la periodontitis y/o una peor salud bucodental en el agravamiento de la enfermedad por SARS-CoV-2.

En el congreso, organizado por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) en formato virtual, se desarrollan numerosas sesiones organizadas por 78 sociedades científicas españolas participantes, donde se intercambian experiencias y conocimientos en lo relativo a la repercusión que ha tenido la pandemia en sus respectivos ámbitos de actuación.

La Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) junto la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), en colaboración con otras sociedades afines y contando con el apoyo del Consejo de Dentistas de España y el patrocinio de DENTAID, han organizado dentro de este congreso una mesa redonda con doble enfoque, donde se ha reflexionado sobre dos aspectos de actualidad: el papel de la salud bucal y el uso de colutorios con actividad viricida en la reducción del riesgo de transmisión y la severidad de la COVID-19, y el efecto que tiene la periodontitis y/o una peor salud bucodental en el agravamiento de la enfermedad por SARS-CoV-2.

Para la Dra. Paula Matesanz, secretaria de la Junta Directiva de SEPA y co-moderadora de esta sesión, “la crisis provocada por la COVID-19 ha hecho que muchas personas tomen conciencia de su salud por primera vez, y es importante que la Odontología esté presente y sea tenida muy en cuenta en este nuevo escenario; de esta forma, asegura, “se destaca de la importancia de lo que significan las enfermedades bucodentales y su prevención dentro del conjunto de la salud global”.

Según han demostrado diversos estudios, la boca no es un sistema aislado dentro del conjunto del cuerpo humano, sino que hay una relación entre las patologías periodontales y diversas enfermedades como las cardiovasculares, las infecciones respiratorias como la neumonía o exacerbaciones infecciosas de la EPOC, la diabetes o hasta los efectos adversos durante el embarazo. De hecho, la boca se considera una de las principales vías de entrada y salida de distintos microorganismos en nuestro cuerpo que pueden multiplicarse y producir infecciones in situ y a nivel sistémico. Tal y como indica el Dr. Miguel Carasol, co-moderador de esta sesión y coordinador científico de los Grupos de Trabajo de SEPA, “la periodontitis no diagnosticada o no tratada supone un riesgo conocido para agravar la condición sistémica de los pacientes con COVID-19, sobre todo en los que presentan mayor gravedad, y más aún en los pacientes ingresados en UCIs con ventilación asistida. Se ha demostrado que la aspiración de patógenos periodontales al árbol respiratorio y la respuesta inflamatoria propia de la periodontitis pueden justificar este agravamiento, que se asocia aún con un mayor riesgo en pacientes con diabetes mellitus, obesidad o patología respiratoria previa, ya que la periodontitis puede afectar a la evolución de estos cuadros”.

En la segunda mesa se presentaron recientes estudios y evidencias que ponen de manifiesto como la periodontitis agrava la condición sistémica de los pacientes COVID-19 y eleva el riesgo de complicaciones.

El Dr. David de la Rosa, presidente del Comité Científico del Congreso, destaca la importancia de mantener siempre una buena salud bucal para cuidar la salud general. “Se ha revelado que mejorar las medidas preventivas de higiene bucal y tratar la enfermedad periodontal puede asociarse a una disminución del riesgo de desarrollar neumonías, exacerbaciones de la EPOC u otras enfermedades víricas, así como la gravedad de las mismas. Es muy importante, por lo tanto, formular campañas de prevención en salud bucal, en especial, dirigidas a pacientes con enfermedades respiratorias o con tendencia a desarrollarlas, así como establecer protocolos de tratamiento integral al paciente con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que incluyan una adecuada prevención y/o tratamiento de la enfermedad periodontal”, concluye.

Los expertos también han hecho hincapié en los resultados de los últimos estudios de laboratorio que demuestran que algunos colutorios inactivan el virus SARS-CoV-2, sugiriendo que podrían disminuir la carga viral y el riesgo de transmisión del virus, reforzando el importante papel que jugaría la boca en la pandemia.

En definitiva, los participantes en la mesa redonda del congreso han insistido en la necesidad de tener una buena salud bucal, porque puede ayudar a evitar el desarrollo de patologías infecciosas, como la COVID-19. En este sentido, destacan la importancia de una buena higiene bucal como medida preventiva, y apuntan a la necesidad de incluirla en el paquete de medidas básicas de prevención recomendadas actualmente, junto a la higiene de manos o el distanciamiento social.