Implantes orales de circonio
Aplicación clínica de los implantes de circonio de dos piezas. Foto: cedida por ESCI.

Los implantes cerámicos de dióxido de circonio se están postulando como un importante complemento a los implantes de titanio, ampliando de esta manera el abanico de tratamientos en Implantología.

Con el objetivo de ofrecer una mayor información sobre este tipo de implantes, la Sociedad Europea de Implantología Cerámica (ESCI) ha realizado un estudio basándose en toda la literatura preclínica publicada hasta la fecha.

Tras este análisis, y teniendo en cuenta la experiencia clínica, el Consejo Asesor Científico y la Junta Directiva de ESCI han publicado un trabajo («La aplicación clínica de los implantes de circonio de dos piezas») que recoge los antecedentes de los implantes cerámicos de dos piezas, su situación actual y una serie de conclusiones sobre su aplicación.

Antecedentes de los implantes orales de circonio

Según la Declaración de la ESIC, gracias a sus propiedades biomecánicas y biocompatibles, el dióxido de circonio (ZrO2) ha prevalecido sobre otras cerámicas de óxido y se viene utilizando en Odontología desde hace unos 25 años.

En comparación con otras cerámicas de óxido, el óxido de circonio presenta unas propiedades biomecánicas superiores, como una elevada resistencia a la fractura y a la flexión, propiedades que confieren a estos implantes la capacidad de soportar las fuerzas oclusales orales.

Para que el óxido de circonio sea una alternativa fiable al titanio en la Implantología oral, se han desarrollado implantes de este material con superficies microrrugosas que muestran una capacidad segura y predecible de integración ósea.

Así, en 2004 se establecieron en el mercado los primeros implantes orales de circonio de una sola pieza. Y, en la actualidad, existen en el mercado implantes de circonio de una y dos piezas con diferentes diseños y diámetros que permiten el tratamiento de pacientes parcial y totalmente desdentados.

Implantes de circonio de dos piezas

Los estudios científicos no solo han examinado el rendimiento clínico de los sistemas de implantes de circonio de dos piezas, sino que también han evaluado la fiabilidad y la estabilidad de las conexiones atornilladas entre el implante y el pilar.

Recientemente, se ha comparado la estabilidad de una conexión atornillada de titanio y circonio con una conexión convencional de titanio en un estudio in vitro. Los resultados no mostraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos investigados.

En consecuencia, los autores llegaron a la conclusión de que «la conexión de las coronas de óxido de circonio atornilladas probadas en implantes de óxido de circonio de dos piezas es comparable a la de los implantes de titanio estándar en las pruebas in vitro específicas» y «basándose en los resultados del presente estudio, la conexión entre la corona y el implante de óxido de circonio de dos piezas parece ser adecuada para la aplicación clínica».

Es especialmente importante evaluar los estudios y los sistemas de implantes individualmente según el material y el tipo de conexión. Por ejemplo, la estabilidad y la resistencia a la fractura de los sistemas de implantes cerámicos se probó in vitro de acuerdo con la norma ISO y la DIN 14801 en varios estudios. Estos demostraron que los sistemas de implantes cerámicos de dos piezas probados pueden soportar las fuerzas fisiológicas de la masticación a largo plazo y la estabilidad se considera suficiente para la aplicación clínica.

Situación clínica individual

Independientemente de los estudios científicos disponibles, la cuestión de si se utilizan implantes de óxido de circonio de una o dos piezas no solo depende de la preferencia del odontólogo o del cirujano, sino principalmente de la situación clínica individual.

Hay indicaciones específicas en las que el uso de un implante de circonio de dos piezas ofrece un resultado clínico más fiable en comparación con un diseño de implante de una pieza. Por ejemplo, en mandíbulas completamente desdentadas, en condiciones de hueso blando, cuando se realizan aumentos óseos simultáneamente a la colocación del implante o cuando es difícil conseguir la estabilidad primaria del implante.

En el caso de los implantes de una sola pieza, la supraestructura protésica debe ser cementada sobre el implante. Y no todas las situaciones clínicas permiten colocar el implante en una angulación protésica correcta y el implante debe insertarse en un eje angulado.

En lo que respecta a las correcciones del eje protésico del implante, los conceptos de implante de circonio de dos piezas ofrecen más opciones que los conceptos de una pieza debido a que se pueden fabricar pilares de diseño individual.

Además, se puede evitar la cementación de las supraestructuras protésicas, ya que los implantes de circonio de dos piezas permiten la fabricación de reconstrucciones protésicas reversiblemente atornilladas.

Por lo tanto, la «flexibilidad» y la «reversibilidad» de la prótesis deben destacarse en muchas situaciones clínicas.

Puntos destacados de «La aplicación clínica de los implantes de circonio de dos piezas»

En resumen, el estudio de la ESCI destaca los siguientes puntos:

– El concepto de implante de circonio de dos piezas ofrece ventajas sobre el concepto de una pieza en cuanto a flexibilidad protésica e indicaciones clínicas.
– Los implantes de circonio de dos piezas pueden resistir las fuerzas masticatorias clínicas.
– La resistencia a la fractura y la estabilidad mecánica de los implantes de circonio de dos piezas pueden variar en función de los diferentes procesos de fabricación, las propiedades de los materiales, las geometrías de los implantes y los conceptos de conexión protésica.
– Los implantes de circonio de una y dos piezas demuestran el mismo nivel de osteointegración e integridad biológica.
– Para el éxito clínico, deben seguirse las directrices de cada fabricante.

Accede al estudio completo a través de este link.