Consejos para elegir el nombre de tu clínica dental
Consejos para elegir el nombre de tu clínica dental. Imagen: Pixelvario. Shutterstock

Elegir nombre para una consulta dental no es algo que se pueda hacer a la ligera. Siempre surgen dudas:

¿Utilizas tu propio nombre? ¿Incluyes de alguna manera el nombre de la zona en la que se situará la clínica? ¿Algún término que permita a la gente saber qué tipo de odontología se practica? Hay tantos enfoques diferentes como posibles nombres, lo que a veces puede hacer que sea abrumador decidirse por uno.

Por eso te facilitamos 10 factores a tener en cuenta a la hora de elegir nombre para una clínica dental, recopilados desde Jameson por Marisa Porter (Jefa de estrategia creativa) y Mindy Schoenema (redactora jefe).

El nombre de la clínica va a estar en todas partes

A veces pasa que ves un nombre en un cartel o rótulo y da la sensación de que no se podían decidir, así que optaron por usar tres nombres a la vez: el del odontólogo, el de la clínica en sí y el “nombre SEO» que alguien les aconsejó tener.

Hacer esto no es una buena idea. Ni queda bien en el rótulo, ni en las tarjetas de la clínica, o incluso en el caso de que en el futuro se acuda a eventos y haya que ponerlo en diapositivas, por poner otro ejemplo.

Hay que decantarse firmemente por una opción. Por eso es importante tener en cuenta todos los consejos que se van a ir indicando a continuación.

Los pacientes potenciales deben identificarlo fácilmente como consultorio dental

Uno de los consejos que nos dan es que no hay que ser críptico ni ingenioso con el nombre.

En la mayoría de los casos, este punto se cumple y casi todos los nombres de clínicas dentales contienen alguna variación de las palabras «dental», «dentista», «dientes» o «sonrisa». Porque la gente debe saber inmediatamente lo que eres.

De media, una persona dedica unas dos horas de su vida al año a pensar en la odontología, la mayoría de las cuales se producen mientras está sentada en el sillón de la consulta. Es decir, es una ventana de tiempo increíblemente corta, por lo que es necesario asegurarse que el nombre (y logotipo) de tu clínica dental les permite entender quién eres de un solo vistazo.

Este consejo se aplica también al aspecto del sitio web.

El nombre debe transmitir profesionalidad, seguridad y confianza. Los pacientes potenciales necesitan sentirse seguros del odontólogo o dentista que están eligiendo, ya que van a dejar su salud bucodental en sus manos.

El tono debe coincidir con el público al que te vas a dirigir

Las consultas dentales pediátricas deben ser divertidas y amables. Una buena manera de conseguirlo es utilizando animales y superhéroes, ya que los niños no van allí por su salud bucal, sino que deben asociarlo de alguna manera a la diversión. En general, piensa en lo que más les gusta a tus pacientes para jugar o mirar, hay más opciones fuera de los animales y superhéroes.

Si hablamos de consultas de odontología estética sofisticadas, su presencia debe ser discreta y tranquila. Sin demasiado glamour, porque eso puede llevar a tu paciente a preguntarse si estás intentando ganar dinero a costa de su deseo de tener unos dientes bonitos, por ejemplo. Lo mejor es optar por transmitir calma y serenidad con un toque de elegancia. El consejo es que el aspecto de la clínica se adapte más bien al tono de un hospital que sea conocido y respetado. Los pacientes saben que deben pagar precios elevados por servicios odontológicos de primera calidad. Por eso, hay que asegurarse de que el nombre y el aspecto de la marca dental sean tan premium y sofisticados como los complejos servicios que presta.

En el caso por ejemplo de una clínica de odontología familiar, sería un punto intermedio. Debe inspirar confianza y solidez, pero al mismo tiempo ser cálida. Resultar amigable y transmitir tranquilidad, pero claramente adulta. Es decir, lo suficientemente cálida para recibir a los niños, pero lo suficientemente adulta para los padres. En cualquier caso, la confianza es la palabra clave.

Hay que elegir un logotipo para la clínica dental

Toda marca tiene un logotipo, y el caso de un dentista no es una excepción. Así que también hay que pensar en ello cuando estás eligiendo el nombre para tu clínica dental.

Si el nombre de la clínica se centra en la ciudad en la que ejerces, ¿vas a poder transmitir lo que haces en el logotipo? ¿O es preferible representar algo relacionado con la salud bucodental? Si optamos por esta opción, ¿se puede conseguir si se usa un nombre basado en la ciudad? ¿Y las dos cosas? Por ejemplo, ¿se puede decir Madrid Dental y tener en el logo un diente con el skyline de Madrid (o cualquier otra ciudad) de fondo?

La respuesta es “sí”.

En cualquier caso, no es necesario elegir el logotipo al momento de decidir el nombre, pero sí hay que tener en cuenta que vas a necesitar un diseño tarde o temprano, antes de abrir la clínica.

El tipo de odontología que vas a practicar debe estar en el nombre

Hemos hablado de clínicas de odontología estética, familiar y pediátrica, pero hay muchas más. Y sí, el término adecuado debe formar parte del nombre de la clínica, sin duda. Porque poner el enfoque principal en el tipo de práctica dental va a diferenciarte de la gran cantidad de dentistas que cualquier ciudad de tamaño medio suele tener.

Es cierto que te limita a ejercer dentro de ese enfoque, pero siempre es posible un cambio de marca en el futuro, ya que tus objetivos pueden cambiar con el tiempo. No cada año, claro, pero sí tras haber hecho crecer al equipo de profesionales que trabajan en tu clínica, por ejemplo. Aun así, es aconsejable incluir la rama de la práctica porque, como en la mayoría de los negocios, empezar por un nicho concreto suele ser mejor que ser demasiado general.

Además, una de las primeras formas en las que los posibles pacientes filtran a los dentistas es desechando a aquellos que consideran que no les sirven y decantándose por aquellos que les dicen claramente que son lo que necesitan. Por eso, si necesitan una ayuda cosmética importante, van a buscar dentistas que incluyan ese término en su nombre y su logotipo.

El nombre del médico no tiene por qué figurar en el nombre de la consulta

Se puede incluir, pero no tiene por qué. Lo mejor es escoger algo que represente los valores y la visión de la consulta y que no sea largo o difícil de entender.

Si se prevé incorporar algún día a otros odontólogos a la consulta, lo más beneficioso sería elegir un nombre para la clínica que no sea estrictamente el personal. Otro punto a tener en cuenta es que si planeas jubilarte algún día y vender tu consulta a otro dentista que busque una consulta establecida para hacerse cargo de ella, no tiene sentido que se haga cargo de la consulta con el nombre de otra persona, o que tenga que cambiarlo cuando ya todo el mundo conoce esa clínica.

A no ser que se trate de una consulta que se va a heredar

Es decir, ¿estás construyendo un legado? ¿Llevas a cabo la práctica con tu hijo o hija? En ese caso sí hay una buena razón para incluir no el nombre de pila, si no el apellido familiar en el nombre de la consulta.

A considerar si el apellido es especialmente difícil de pronunciar y/o deletrear. En este caso puede no ser la mejor opción, porque la gente necesita poder leer y “oír” el nombre en su mente para retenerlo. Y si es demasiado difícil para ellos y en la zona hay otros dentistas con nombres más fáciles, serán esos los que recuerden. (Y si no los hay, quién sabe si no los habrá en el futuro).

Necesitas un nombre que resuene con el tipo de paciente que vas a atender

La elección de un nombre para la clínica dental te hará pensar en la visión que tienes para el futuro de tu consulta. Estás lleno de esperanzas y con mucha energía pensando en todo ello, es normal que quieras compartirlo y pedir consejo para posibles nombres.

Pero no necesitas un nombre que le guste a la gente que te conoce. Necesitas un nombre que sea capaz de llegar hasta tus potenciales pacientes. Por lo que la mejor opción es realizar un estudio de mercado para así decidir sobre nombre y logotipo.

El nombre no se debe parecer al de ninguna otra consulta dental en la zona
Por ejemplo, la palabra «sonrisa» o «sonrisas» se utiliza a menudo en los nombres de las consultas. Esto hace que sea más difícil para estas consultas diferenciarse de las que tienen nombres similares.

Así que procura no caer en ese sesgo. Antes de poner un nombre, busca por la zona donde quieras abrir tu consulta y asegúrate de que no hay ninguna que se llame parecido. Y si con el tiempo planeas trasladarte a otro lugar dentro de la ciudad (pero ahora por ejemplo estás en una determinada zona porque es más fácil o económico encontrar local), busca en la ciudad en general.

No hay que tener miedo de cambiar el nombre

Desde el artículo original, hablan de un caso de estudio de rebranding dental como es el de GSO Dentist, que se terminó convirtiendo en Farless Dental Group, ya que el Dr. Farless quería alinearse mejor con la experiencia de paciente que su consulta ofrecía

De hecho, los términos que los pacientes asociaban con su consulta eran: Fresco. Progresista. Limpio. Confiable. Honesto. Actual.

El color actual en principio era el verde y el negro era un color secundario. Si bien los bloques daban una sensación de integridad, los colores y la «f» cursiva con serifa daban a la marca una sensación más anticuada que no reflejaba la nueva dirección que engloba los adjetivos fresco, progresivo, limpio y actual.

Para crear el logotipo final se consideraron formas y elementos sólidos y minimalistas, con líneas limpias y rectas. Se consideraron los cuadrados, pero también otras formas. Se estudió el origami, una manera moderna de dar profundidad a las formas geométricas pero sin crear los contornos típicos de finales de los 90.

El resultado fue un nuevo nombre que reflejaba la nueva posición de la consulta en la comunidad y un logotipo actualizado que respetaba el logotipo existente.

Aquí están los ejemplos del antes y después del que habla el artículo.

Ejemplo de cambiar nombre y logo a una clínica dental
Ejemplo de cambiar nombre y logo a una clínica dental. Captura del artículo original.

Y como bonus track, te dejamos el factor número 11, la respuesta a una de las preguntas mencionadas al principio del artículo.

¿Puedo usar la ubicación de la clínica en el nombre?

Es un poco ejemplo del “nombre SEO” que se mencionaba en el primer punto, pero bien hecho. Es decir, ¿por qué no puede ser una opción “Clínica de Estética Dental Legazpi”?

Estás indicando claramente que es una clínica dental de estética y está en la zona de Legazpi, por lo que te ayudará a mejorar el SEO local de tu clínica. Y muchos pacientes potenciales se pueden decantar por ella si es la primera que aparece en sus resultados, ya que le estás diciendo claramente que estás situado en la zona que buscan.