Riesgos de los Brackets falsos
Brackets falsos: riesgos de una moda peligrosa para los dientes. Imagen: Sujit Kantakat. Shutterstock

En estos últimos años se puede constatar un aumento de la conciencia de la importancia de una sonrisa bonita y saludable. Sin embargo, tal y como advierten desde la Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEdO), el auge de los tratamientos ortodóncicos ha inspirado en algunas ocasiones prácticas que escapan al control de los ortodoncistas que pueden suponer un riesgo para la salud. Es el caso de la peligrosa moda viral de los brackets falsos.

¿Qué son los brackets falsos y por qué están de moda?

Los brackets falsos son aquellos que o bien se fabrican en casa o bien se compran a través de Internet a fuentes no fiables. Todo tratamiento de ortodoncia, como son los brackets, debe llevar un riguroso control por parte del odontólogo ortodoncista, tanto para saber cómo mover las piezas dentales adecuadamente como para no causarles perjuicio.

Sin embargo, llevar estos brackets falsos con fines meramente estéticos se ha convertido en una moda a causa de su práctica viralizada a través de redes como TIK TOK.

¿Son seguros los brackets caseros?

La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEdO), como Sociedad Odontológica adscrita al Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, se ocupa de la promoción, fomento, desarrollo y divulgación del campo específico de la Ortodoncia y todas sus materias dentro de la odontología en España.

SEdO advierte de los riesgos y peligros para la salud general, y de forma específica para la salud oral, de esta práctica cada vez más común, puesto que los brackets falsos DIY en ningún caso son seguros y entrañan riesgos para la salud. Para SEdO es preocupante que en redes sociales como YouTube o TikTok se puedan encontrar tutoriales para hacer “brackets caseros” y vídeos sobre cómo colocar una ortodoncia falsa con objetos de uso cotidiano como tuercas de pendientes, gomas del pelo… así como otros sistemas que pueden comprarse por internet u otros establecimientos.

Los peligros de los brackets falsos

La SEdO quiere advertir a la población del grave riesgo que comportan, y recordar que, ante todo, la ortodoncia es una disciplina sanitaria y debe ser prescrita, planificada y colocada por un profesional cualificado.

En concreto, colocarse falsos brackets con materiales caseros comporta peligros generales como los siguientes:

Aspiración endotraqueal

Aspiración endotraqueal de algún componente, con las consiguientes consecuencias graves para la salud.

Hemorragia digestiva

También existe la posibilidad de ingestión al tracto digestivo de algún elemento punzante utilizado en la confección del falso bracket que genere una hemorragia digestiva.

Infecciones bucales

Por otra parte, introducirse elementos no específicamente preparados para ello en la boca sin la necesaria asepsia tiene un evidente riesgo de infecciones.

Daños bucales varios

Pero, además, esta moda de brackets falsos también implica unos riesgos orales más específicos como:

  • Daños irreversibles en el esmalte dental (que es un tejido que no tiene capacidad de regenerarse)
  • Posibles úlceras de los tejidos bucales
  • Y traumatismos dentarios en dientes antagonistas con el consecuente peligro de que se produzcan fracturas, etc.

Incluso la Asociación Americana de Ortodoncistas ha avisado ya de este problema, como indican desde Gorinorthodoncists, aportando además información sobre las señales que nos van a ayudar a saber si una persona – normalmente adolescente – está usando brackets hechos en casa:

  • Objetos extraños alrededor o entre los dientes, como son clips, gomas elásticas, hilo dental o tener la parte posterior de los pendientes pegada a los dientes.
  • Dientes frontales superiores extruidos, es decir, que han sido movidos en una dirección, distinta a la que tenían antes.
  • Dientes flojos, sobre todo los dientes frontales superiores.
  • Encías hinchadas o sangrantes.
  • Malestar oral o facial ‘sin motivo’ aparente.

Por último, la SEDO recuerda que la ortodoncia es, ante todo, salud, y nunca una moda o tendencia estética.