Tecnología salud

El plan ha sido presentado a los ministerios de Sanidad, de Ciencia e Innovación y a varias comunidades autónomas. El objetivo es contribuir a transformar el Sistema Nacional de Salud.

La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), ha presentado a los Ministerios de Sanidad y de Ciencia e Innovación, así como a distintas comunidades autónomas un innovador proyecto cuyo objetivo es contribuir a transformar el Sistema Nacional de Salud, en línea con el Plan España Puede, elaborado por el Gobierno español, en el marco de los Fondos Europeos NEXT Generation EU.

El objetivo de la Federación es brindar su total cooperación institucional a los distintos organismos competentes para comenzar a materializar la necesaria modernización y digitalización del Sistema Nacional de Salud e iniciar el proceso de trasformación “hacia un nuevo sistema más moderno, inteligente, y sostenible, un modelo que aproveche los datos generados en la cadena de valor sanitaria y 100% alineado con las prioridades de Bruselas y con las recogidas por el propio Gobierno en el Plan España Puede”, según ha afirmado Mª Luz López-Carrasco, presidenta de Fenin.

De cara a la materialización de este proyecto, la presidenta de Fenin ha explicado que “estamos ante un momento decisivo ya que la pandemia ha acelerado varios años la necesidad de digitalizar la sanidad y nuestro país ha de estar preparado para abordar este enorme reto. En el actual escenario, la colaboración público-privada es más importante que nunca, porque ha de ser el eje para la transformación y por ello desde el Sector brindaremos toda nuestra cooperación, conocimiento y capacidades para contribuir a este proceso”.

Fenin

Respecto al alcance del plan presentado a las distintas autoridades, Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, ha señalado que “su puesta en marcha permitiría convertir a España en un referente en la transformación hacia una economía del dato y esto conllevaría enormes beneficios para el sistema y para el conjunto de la sociedad. Nuestra propuesta hace posible optimizar los resultados en salud, mejorar la experiencia del paciente promoviendo su implicación activa en el cuidado de la salud, potenciar un buen uso y gestión de los recursos sanitarios e impulsar un sector industrial acompasado con las necesidades sanitarias”.

Y en relación con la viabilidad de este plan, Alfonsel matiza: “no es una propuesta más, sino un proyecto de objetivos compartidos, porque pone encima de la mesa de las Administraciones un conjunto de propuestas eficaces, eficientes y sobre todo realistas gracias a las oportunidades que brinda el marco de financiación de los Fondos Europeos”.

El Plan propuesto desde Fenin se compone de seis “proyectos articuladores” con enfoque multisectorial:

1. Modelo de interoperabilidad y gobernanza del dato sanitario: desarrollo de un modelo de intercambio de datos robusto como soporte a la digitalización de la sanidad.

2. Espacio de datos (Health Data Space) del Sistema Nacional de Salud: Un espacio común estatal de datos sanitarios que promueva un mejor intercambio y acceso a diferentes tipos de datos sanitarios, no solo para apoyar la prestación de asistencia sanitaria (uso primario), sino también para la investigación sanitaria y la elaboración de políticas en el ámbito de la salud (uso secundario).

3. Desarrollo de nuevos servicios digitales en salud: nuevas herramientas y servicios digitales dirigidos a pacientes y profesionales capaces de aportar valor añadido de cara a la transformación de los procesos asistenciales.

4. Potenciación de la I+D+i mediante entornos colaborativos y SandBox: colaboración entre los Servicios de Salud, los centros para la investigación, desarrollo e innovación nacional y las organizaciones del sector privado para facilitar el desarrollo proyectos en el ámbito de Smart Health e impulsar la “Estrategia España, Nación Emprendedora”.

5. Renovación del parque tecnológico del Sistema Nacional de Salud: para conseguir una mayor eficiencia y sostenibilidad medioambiental, una mejor capacidad diagnóstica y un mayor grado de digitalización que permita un mejor aprovechamiento del dato sanitario.

6. Modelo de industria 4.0: definición de un modelo de industria de Tecnología Sanitaria innovadora, basado en la producción inteligente, sostenible y exportadora, con gran capacidad de automatización en manufactura y una digitalización intensiva en sus procesos orientados a una mayor eficiencia mejorar la competitividad en los mercados globales.

Asimismo, el plan transformador planteado por la Federación recoge cuatro retos transversales críticos para la industria:

1. La capacitación profesional y la concienciación de la sociedad: revisar y actualizar los modelos existentes de enseñanza en salud mediante planes de capacitación y estrategias de concienciación en organizaciones sanitarias públicas y privadas.

2. La internacionalización: devolver la presencia internacional a las empresas del sector de Tecnología Sanitaria, mediante la exportación de nuevos productos, servicios y modelos de negocio que generen valor. La puesta en marcha de una marca para España como Nación Emprendedora (recogida en la Estrategia España Nación Emprendedora) se alinea con la prevista por Fenin de potenciación de la “Marca España de Tecnología Sanitaria”. Todo ello impactará positivamente en el desarrollo de la innovación, la fabricación de productos, la oferta de servicios, etc.

3. La transformación del sistema de compra pública: elaborar una nueva estrategia de contratación pública que armonice el valor clínico basado en resultados con el valor económico, de forma que se garantice el aprovechamiento efectivo de la financiación disponible. Articulación de nuevos modelos de contratación que permitan la valoración de las propuestas teniendo en cuenta los resultados en salud y la incorporación de innovación de forma ágil y sostenible en el tiempo.

4. La transición hacia una economía verde: hacia un modelo ecosostenible, mediante la mejora de procesos y servicios en materia de consumo energético de producción, logística y servicios, y una mejora tanto en políticas de gestión del residuo como en las propias operaciones que impliquen deshechos sanitarios y no sanitarios.

Imágenes cedidas: Shutterstock / Khakimullin Aleksandr