COLPRODECAM lideró la creación de un grupo de trabajo para fabricar dispositivos de uso hospitalario con impresoras 3D en el que colaboraron numerosos protésicos dentales de forma desinteresada.

En los primeros momentos de la pandemia del coronavirus, cuando se hizo patente la escasez de elementos de protección y respiradores para atender a los pacientes, desde el Ilustre Colegio Profesional de Protésicos Dentales de la Comunidad de Madrid (COLPRODECAM) se promovió la creación de un grupo de trabajo al que se podía unir cualquier profesional interesado, con el fin de fabricar dispositivos para atender esta escasez mediante impresoras 3D.

Muchos fueron los protésicos dentales, incluso de otras provincias, que se unieron a dicho grupo respondiendo a un llamamiento que COLPRODECAM hizo desde la redes sociales, mostrando así estos profesionales su lado más humano y solidario. De esta manera, desde los laboratorios y haciendo uso de las nuevas tecnologías, como las impresoras 3D, se dio una rápida y eficaz respuesta a la gran demanda de dispositivos para la fabricación de piezas necesarias para uso hospitalario y equipos de protección individual, poniéndolos a disposición de hospitales, residencias y, en definitiva, de toda la sociedad.

Tal y como aseguran desde el COLPRODECAM, su ayuda desinteresada fue clave en el tratamiento de enfermos y en la mejora de las condiciones de trabajo de los sanitarios con el objetivo primordial de salvar vidas en un momento crítico. Por ello, y una vez finalizado el estado de alarma, “sirvan las siguientes imágenes de homenaje y recuerdo de aquella iniciativa tan necesaria que tan buena respuesta obtuvo así como de todos profesionales los que participaron en ella”.

Imágenes cedidas: Imágenes cedidas por Juan Carlos Megía y Ángel Luis Romero, vicepresidente y secretario de la Junta de Gobierno de COLPRODECAM, respectivamente.