326_Formacion
Shutterstock / DonPablo.

Un aprendizaje clave para los profesionales

La innovación y el desarrollo tecnológico siguen marcando la continua evolución en la que se encuentra inmersa la Odontología. Y es que conceptos como flujo digital, cirugía guiada o impresión 3D forman parte ya de la rutina diaria de cada vez más profesionales del sector dental, tanto clínicos como técnicos. De ahí que subirse al tren de lo digital y atender al reto que supone una adecuada y prolongada curva de aprendizaje sea una prioridad ineludible para los profesionales.

La Odontología Digital es algo más que el presente y en ello coinciden la mayoría de los profesionales del sector dental familiarizados con la tecnología. A pesar de su progresiva implantación y, si bien todavía puede darse cierta reticencia a su adaptación, la mayor parte de los profesionales se sienten atraídos por el mundo digital. Así se puso de manifiesto en el último Congreso de la Sociedad Española de Odontología Digital (SOCE) celebrado en Málaga. En él, el presidente de la cita, el Dr. Bruno Pereira, confirmó que «vivimos en una era de profunda transformación. Nunca el mundo ha cambiado tanto y tan deprisa. Algunos le llaman la cuarta revolución industrial, la de la digitalización y la inteligencia artificial. Muchos se sienten amenazados, otros se sienten entusiasmados. Y es que, en momentos de gran cambio, unos ven las dificultades y otros ven las oportunidades. Debemos prepararnos para los nuevos desafíos y oportunidades que se nos presentan. Tenemos que estar orgullosos como colectivo, ya que la Odontología es una de las especialidades médicas que más ha evolucionado digitalmente y España, dentro de Europa, es una de las pioneras en este campo».

La formación en Odontología digital es, por tanto, primordial para los profesionales del sector. Así lo constata el presidente de SOCE, el Dr. Imanol Donnay, al afirmar que «la transformación digital de la Odontología es una manera de pasar a la acción, es el presente, un nuevo futuro». Y es que para el Dr. Donnay, el nuevo escenario digital no puede entenderse sin la tecnología que facilita el trabajo del dentista y la atención a los pacientes y asegura rotundo que «quien no se adapte a la transformación digital quedará apartado, no por el sector, sino por el mercado».

Cambio de mentalidad

Las razones por las que muchos odontólogos aún no incluyen en sus clínicas la tecnología digital son diversas. Por un lado, la alta inversión necesaria limita a muchos de ellos, ya que el acceso a determinadas herramientas supone un esfuerzo económico. No obstante, para el Dr. Alberto Ortiz-Vigón, de la Clínica Ortiz-Vigón (PerioCentrum Bilbao),
invertir en tecnología no es suficiente para una correcta transformación digital de la clínica. También es necesario un cambio de mentalidad en el que tienen que intervenir todos los profesionales que trabajan en el centro en cuestión. «El verdadero éxito de la implementación digital reside en la alineación de todo el equipo hacia un objetivo común, la mejora de la calidad asistencial de los pacientes. Desde el principio de mi carrera comprendí que las nuevas herramientas digitales tendrían un impacto en el ámbito de la clínica odontológica. La Odontología digital comienza antes de la aparición de los escáneres intraorales, con la implementación de software de gestión de clínica, radiología digital, planificación de cirugía guiada, etc».

326_Formacion
Tan importante es la aparatología digital como el familiarizarse con un uso correcto de la misma. Shutterstock_Feelgoodstudio.

Con respecto a las citadas reticencias de algunos profesionales en acercarse a las nuevas tecnologías, desde el punto de vista del laboratorio, Miguel Arroyo, vocal de SOCE y director de LAB dental creative, afirma que «me sigue sorprendiendo que haya gente que todavía no haya empezado a dar el paso de digitalizarse. Bien es cierto que se sienten seguros con lo que hacen, con su práctica diaria, pero lo seguro no es atractivo, lo atractivo está en el riesgo».

Curva de aprendizaje

Por otro lado, la necesidad de completar una curva de aprendizaje imprescindible para la optimización del uso de la tecnología es crucial. En este sentido, desde la Clínica Dental Ramírez, el Dr. Pablo Ramírez asegura que «de la mano de la aparatología va la necesidad de familiarizarse con un uso adecuado de la misma. Para lograr un dominio de dichas herramientas hemos leído mucho, practicado e informado antes de incorporar tecnología, siempre en contacto con compañeros nacionales e internacionales que nos aportan su realidad clínica que muchas veces es la más importante. Todo tiene una curva de aprendizaje y cuando nosotros empezamos la formación, esta no estaba muy definida. Las casas comerciales ayudan y han mejorado mucho en este aspecto, ya que en el pasado ellos mismos sufrían el no dar un servicio que cumpliera las expectativas de la inversión realizada. Creemos que es muy importante tener una formación digital básica y que el dentista pueda entender conceptos sencillos para ir escalando la complejidad de sus tratamientos. Muchas veces vemos casos y formación demasiado avanzada que desmotiva o frustra la incorporación del flujo digital».

No obstante, en opinión del Dr. Ramírez, la formación digital debe contar con bases analógicas. En la misma línea se muestra el Dr. Andrés Sánchez Monescillo para quien «últimamente la gente tiene cierta obsesión por lo digital. Lo digital no sustituye el trabajo bien hecho. Es una herramienta, digamos que es un medio para conseguir un fin. No el hecho de hacerlo digital significa que esté bien hecho. Se trata de dar el mejor resultado al paciente, da igual si es digital o convencional. Lo digital nos añade, en algunos casos, precisión, rapidez y calidad, cierto, pero no hay que obsesionarse. En algunos casos puede ir en detrimento del paciente».

Subirse al tren digital

Sin olvidar, por tanto, la importancia del “conocimiento analógico” es evidente que todos los profesionales se inclinan por una decidida apuesta por lo digital. Entre ellos se encuentra también el Dr. Ricardo López-Carmona, médico-odontólogo y especialista en Odontología Digital, quien se muestra convencido de que «tenemos que entrar absolutamente todos en lo digital si no queremos perder el tren. Su uso y aplicación profesional contribuirá a generalizar la excelencia. Los pacientes lo piden, están necesitados de que los traten al máximo nivel».

326_Formacion
Los conocimientos digitales deben convivir con unas adecuadas bases analógicas.

Y es que España cuenta con profesionales referentes en el ámbito de la Odontología Digital. Para todos ellos, la formación es fundamental a la hora de perfeccionar sus clínicas o laboratorios. Otro ejemplo es el doctor Antonio Bowen, que encabeza un equipo multidisciplinar que se distingue por un denominador común: la pasión por lo digital.

Prueba de ello es su apuesta por este tipo de Odontología desde 1999: «la actualización de conocimientos y la formación continuada fue indispensable. Siempre tenemos sobre la mesa información de las novedades y de los nuevos materiales que se presentan al mercado y valoramos su posible aplicación, así como su impacto y beneficios sobre los pacientes».

Industria y sociedades científicas

El objetivo es integrar de manera transversal a todos los equipos de clínica y laboratorio en el flujo digital. La formación es imprescindible ante la constante actualización de las nuevas necesidades y aplicaciones de la tecnología utilizadas en este tipo de procesos digitales.
Para ello, la industria dental también juega un papel destacado en las tareas de formación y transmisión a los profesionales de los conocimientos sobre los avances que se producen en el sector, sobre todo, en los aspectos relacionados con nuevas técnicas, productos y materiales.

Las sociedades científicas son también relevantes en la formación en Odontología Digital. En opinión del Dr. David González, vocal de SOCE, estas «organizan congresos globales donde encontrar y comparar, en un foro común, qué beneficios puede tener un sistema u otro. Aquí el objetivo ya no es tanto capacitante, sino de especialización. Son profesionales que lo que quieren es mejorar su práctica por medio, en este caso, de la digitalización».