La Clínica Universitaria de la Universidad Rey Juan Carlos retomó desde ayer la atención presencial a sus pacientes que, a consecuencia del estado de alarma, había quedado limitaba a la atención de urgencias.

El proceso de vuelta a la normalidad, así como los protocolos de seguridad y limpieza, se han planificado de acuerdo a las recomendaciones de las autoridades y de los colegios profesionales correspondientes. En este sentido, las instalaciones se han adaptado para respetar los límites máximos de aforo permitidos y las medidas de distancia social, se han establecido horarios diferenciados para niños y personas mayores, se han instalado mamparas de seguridad en varios puntos de la clínica y se realizan periódicamente procesos de limpieza y desinfección de todos los espacios. Además, tanto los profesionales como los pacientes deben utilizar equipos de protección individual y respetar unas estrictas normas de seguridad durante su permanencia en la clínica.

La asistencia en la Clínica Universitaria se realiza únicamente con cita previa y, durante las primeras semanas, se dará prioridad a la finalización de los tratamientos que quedaron suspendidos por el estado de alarma.