Peticiones Dentistas

“Las clínicas dentales son servicios esenciales, si bien la apertura al público únicamente sería obligatoria en aquellos casos en que la asistencia sanitaria que presten sea necesaria para resolver aquellos problemas de salud que pudieran tener una evolución desfavorable si se demorase su tratamiento. En otro caso, se debería suspender la apertura al público”. Esta es la respuesta del director general de Ordenación Profesional, Rodrigo Gutiérrez, a la carta del presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro.

El director general de Ordenación Profesional, Rodrigo Gutiérrez Fernández, ha dado respuesta a la carta enviada el pasado 19 de marzo, por el presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro, donde exigía el cierre temporal de las clínicas dentales, habilitando una red de clínicas para atender casos de urgencias, siempre con las debidas medidas de protección.

Según el director general de Ordenación Profesional, órgano perteneciente al Ministerio de Sanidad, “la solicitud de suspensión de la apertura de las clínicas dentales, restringiendo la actividad a las urgencias y emergencias odontológicas está contemplada en la normativa vigente”.

Rodrigo Gutiérrez fundamenta esta respuesta en el Real Decreto Ley 9/2020, de 27 de marzo, según el cual “los centros, servicios y establecimientos sanitarios, que determine el Ministerio de Sanidad, están obligados a mantener su actividad, pudiendo únicamente reducir o suspender la misma parcialmente en los términos en que así lo permitan las autoridades competentes”.

Por otro lado, el escrito hace referencia a la Orden SND/310/2020, de 31 de marzo, donde queda recogida la relación de centros, servicios y establecimientos sanitarios que se determinan como esenciales, “entre ellos se encuentran las clínicas dentales, ante situaciones de urgencia”.

Con relación a la apertura de las clínicas dentales, Rodrigo Gutiérrez concluye manifestando que “las clínicas dentales son servicios esenciales, si bien la apertura al público únicamente sería obligatoria en aquellos casos en que la asistencia sanitaria que presten sea necesaria para resolver aquellos problemas de salud que pudieran tener una evolución desfavorable si se demorase su tratamiento. En otro caso, se debería suspender la apertura al público”.

Asimismo, el director general de Ordenación Profesional reconoce la disponibilidad del Dr. Castro para poder dar respuesta a esta crisis sanitaria y manifiesta la necesidad de seguir contando con la colaboración del Consejo General de Dentistas.

El Dr. Castro agradece la contestación, una vez más, del Gobierno, pero exige que se adopten urgentemente decisiones claras y concretas sobre las medidas económicas que pueden recibir los dentistas, ya que en las cartas emitidas por los órganos competentes no queda claro a qué medidas se pueden acoger los más de 40.000 dentistas colegiados que hay en nuestro país: “La mayoría de los dentistas son profesionales autónomos con personal asalariado y tienen que continuar con las clínicas abiertas y abonando nóminas, seguros sociales e impuestos. Además, sus trabajadores no pueden acogerse al permiso retribuido recuperable previsto en el Real Decreto-ley 10/2020 de 29 de marzo. Sin embargo, debido a las medidas de confinamiento, nuestras clínicas han visto muy reducido el número de pacientes, prácticamente en su totalidad, sin percibir apenas ingresos, lo cual agrava la cuestión económica a la que nos enfrentamos”, concluye el presidente del Consejo General de Dentistas.

Imágenes cedidas: Shutterstock / Yakobchuk Viacheslav

1 COMENTARIO

  1. Se debería tomar en cuenta, que ademas de ser una profesión, autónoma, que si no atentemos a nuestros clientes no tenemos ingresos, como pues se puede pagar al personal auxiliar y de limpieza, también es una profesión donde estamos potencialmente expuestos a cualquier tipo de contagio y peor aun, como lo es el virus covid 19, ya que estamos trabajando directamente en el foco de infección. Y cuando pase esta pandemia nosotros no podemos regresar fácilmente a desenvolvernos como antes por las razones expuestas, por lo que el estado debería adoptar medidas económicas a favor del gremio odontología por ser diferente al resto de profesiones.